Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Entrevista a Anna Vázquez, Directora Trade de Alfaguara Infantil y Juvenil, Altea

Entrevistas  · 

Entrevista a Anna Vázquez, Directora Trade de Alfaguara Infantil y Juvenil, Altea



Las ediciones infantiles y juveniles del Grupo Santillana se publican, en España y Latinoamérica, bajo los sellos de Alfaguara Infantil y Juvenil y de Altea. Sus premisas: la calidad literaria de sus publicaciones y el servicio a sus usuarios, ambos fundamentados en el principio universal de que la creación de buenos lectores es indispensable para la formación integral del individuo, tanto académica como personal.

Su catálogo se configura teniendo como primer criterio la incorporación de todos aquellos autores y obras que han alcanzado relevancia nacional e internacional en el campo de la literatura para niños y jóvenes, avalados muchos de ellos por los premios de mayor prestigio, desde el Andersen hasta el Nacional de Literatura o el Lazarillo. Actualmente lo componen más de 200 títulos, distribuidos por franja de edad que van desde los primeros lectores (4 años) hasta los 14 años.

Dentro del catálogo figuran personajes que merecen un capítulo aparte: El pequeño Nicolás, El pequeño vampiro, Matilda, Guillermo el travieso, Los Lagartijos y, cómo no, Manolito Gafotas.

Alfaguara en el ámbito de la literatura infantil y juvenil es un referente tanto en España como en Latinoamérica, manteniendo intacto el nivel de calidad y de compromiso con la buena literatura infantil ¿Cuál es el secreto? ¿Cómo se consigue ser un referente en este sector?

Alfaguara ha realizado un trabajo excepcional. Apostó por el cambio y supo relanzar la literatura infantil después de la fuerte censura que había impuesto el franquismo. Entendió que el lector debe participar en la lectura, que no necesita que se le dé todo servido, que quiere sentir, construir y dejarse llevar. Entendió que podían tratarse temas que antes se consideraban inapropiados, introdujo el humor, la complejidad en las relaciones personales y los conflictos vitales, y el derecho a la libertad y al placer. Contó con grandes profesionales que aportaron a su catálogo infantil autores que habían revolucionado el género, muchos de los cuales siguen emocionando a los lectores de hoy.

Basándote en tu amplia experiencia en el mundo editorial infantil, ¿cómo se detecta la magia que puede contener un libro para decidir si se publica o no?

Desafortunadamente, dejamos por publicar muchos libros mágicos... Dicho esto, en la selección de nuestro programa nos dejamos guiar siempre por nuestro instinto. El libro tiene que hacernos disfrutar, tener una buena historia, estar bien escrito y, a ser posible, tener un punto de originalidad. Posteriormente, hacemos una segunda reflexión donde valoramos otros aspectos importantes relacionados con su adecuación a nuestro mercado, su nivel de interés para el target al que se dirige...

¿A quién le debes tu amor por los libros?

Mucha culpa la tuvieron mis padres, que tenían la casa llena de ellos. Mi hermana mayor también fue un gran referente para mí. Pasábamos muchas horas leyendo juntas, especialmente las mañanas de los sábados y domingos. Cuando crecimos, ella se decidió por estudiar filología hispánica y me recomendó algunas lecturas que me fascinaron, tanto de autores españoles como de autores latinoamericanos

¿Cuáles fueron tus primeros pasos como lectora? ¿Qué lecturas fueron más decisivas en tu infancia?

Pues como muchas niñas de mi generación, marcaron mi infancia las series de Enid Blyton, especialmente las de internados. Y los cómics de Tintin, los tenía todos y todavía los conservo. También recuerdo con muchísimo cariño unos bonitos volúmenes de cuentos de Andersen y Grimm.

¿Cómo definirías el oficio de editor?

Como un oficio complicado (ja, ja, ja). Debes ser capaz de mantener un difícil equilibrio entre las lecturas que te apasionan personalmente y las lecturas que crees que llegarán al público. En el área infantil, es doblemente complicado porque tienes que ponerte en la piel de niños y jóvenes. Por otra parte, actualmente, este oficio exige cada vez más conocimientos relacionados con áreas técnicas, estar al día de los gustos y tendencias de los jóvenes…

¿Necesita la literatura infantil más espacio en los medios de comunicación tradicionales? ¿Los nuevos canales y espacios públicos que construyen las redes sociales e internet han ayudado al libro infantil?

Los medios de comunicación tradicionales a penas nos dedican espacio. Hay un par de momentos al año donde reseñan las últimas novedades (verano y, especialmente, Navidad) pero el resto del tiempo pasamos totalmente desapercibidos. La literatura infantil se considera todavía un género menor y no se invierte en su promoción.

Internet y las redes sociales abren buenísimas posibilidades al género, tanto para su difusión en general (hábitos lectores, recomendaciones para padres y maestros…) como para la promoción de libros concretos.

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Como en todos los valores que quieres transmitir a tus hijos, educar con el ejemplo suele ser la vía más efectiva. Si tus hijos ven que disfrutas con los libros, si le hablas de las historias que estás leyendo, si le comentas lo que te ha gustado de un personaje, de una trama o de su ambientación, seguro que le estás transmitiendo que leer es una actividad apasionante que no debe perderse. Mi opinión es que deberíamos dar más valor a la lectura, confiar más en su capacidad de entretener y divertir, y que jamás deberíamos imponerla ni compararla a otras actividades de ocio. Se puede pasar un buen rato viendo la televisión, jugando a un videojuego, haciendo deporte y leyendo un libro. Ninguna actividad es excluyente. Si se realizan con medida y buenos hábitos, todas enriquecen a la persona.

¿Y qué les dirías a los padres que no están preocupados por si sus hijos leen o no, y están más tranquilos mientras les dejan ver la televisión, o jugando con las consolas?

Creo que todos los padres son conscientes de los beneficios de la lectura. Simplemente, algunos padres no tienen hábito lector y les puede resultar más complicado transmitir esta inquietud a sus hijos. En estos casos, les recomendaría que llevaran a sus hijos a bibliotecas infantiles donde hay grandes profesionales que pueden ayudarles. Y también les recomendaría que les regalen libros, no como un castigo o una obligación, sino con la idea de convertir la lectura en un espacio de ocio normalizado dentro del ámbito familiar.

¿Crees que despertar la conciencia crítica y divertir es conciliable cuando hablamos de literatura infantil y juvenil?

Naturalmente que sí. Los libros de Roald Dahl, Manolito Gafotas o El pequeño Nicolás, entre otros, son buenas muestras de ello. El humor y la ironía son excelentes maneras de introducir un tema complejo a niños y jóvenes.

En un mundo en que la tecnología está avanzando a una velocidad de vértigo, ¿cómo te imaginas el mundo del libro en unos años? ¿Y el del libro infantil para pre-lectores y primeros lectores?

Bueno, el cambio está empezando ya. Muchos niños estudian con libros de texto electrónicos y el avance de los ebooks es evidente. Mi opinión personal es que los formatos electrónicos avanzarán muchísimo más pero que es un tipo de formato absolutamente compatible con los libros tradicionales. Por otra parte, tal como comentáis, en el mundo de los pre-lectores, el libro de formato “tradicional” es, hoy por hoy, insustituible. 

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pedirte que nos recomiendes algunos de vuestros libros (no todos…) para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura.

Para los más pequeños, recomiendo nuestros álbumes clásicos, entre los que destaco mis preferidos, Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak y El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, de Werner Holzwarth y Wolf Erlbruch. Para los ya lectores recomendaría los libros de Roald Dahl y la colección Flambus Green.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.

También te puede interesar:

Comentar post

brian

excelente entrevista!