Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Diario de una mamá: Cuentos infantiles para devoradores de libros

Educación  · 

Diario de una mamá: Cuentos infantiles para devoradores de libros


Con este artículo inauguramos otra de las series de boolino, Diario de una mamá, donde diferentes personas nos explicarán qué hacen y cómo logran trabajar el fomento de la lectura infantil. 

Gracias a Walewska de www.mamisybebes.com por ser la valiente primera colaboradora en explicar su experiencia personal y compartirla con el resto de amig@s de boolino. Todas las iniciativas son buenas si en el trasfondo está el fomento de la lectura infantil.

Walewska y su experiencia con sus hijas, no os podéis perder su bonita aventura para hacerlas grandes lectoras de libros y cuentos infantiles. 

 

Por Walewska.

¿Cómo convertir a tus hijos en lectores?

En mi casa siempre hemos leído mucho. Mi marido y yo somos dos ávidos lectores y podemos deciros que, hasta la invención del ebook, eso de que “el saber no ocupa lugar” es falso. Total, rematada y absolutamente. En nuestra casa el saber ocupa exactamente cinco metros de estanterías de arriba abajo y porque ya no hay más sitio. Mi marido amenaza con echarme de casa si no me paso al ebook.

Que vuestros hijos lean es lo mejor que puede pasarles. Un niño que disfruta de los libros y cuentos para niños adecuados a su edad es tremendamente afortunado porque leer, además de los beneficios lógicos para sus estudios, le va a estimular su imaginación. ¿Y qué hay mejor que imaginar, soñar, crear con la mente, viajar a sitios lejanos, disfrutar de aventuras y un montón de cosas más? Todo de una manera muy barata y sin movernos del sofá.

Pero un niño no se hace lector de un día para otro. Leer es un hábito. No podemos pretender que un niño que no ha visto libros más que por obligación y con cuentagotas de un día para otro lea mucho y bien. Las cosas no suelen ir así.
La cuestión de la lectura es como una carrera de fondo. No sé cuando empecé a leer libros con mis hijas, que tienen cinco y dos años y medio, pero tengo fotos de la mayor leyendo ávidamente con un año, cuando casi ni andaba. Y es que leer en mi casa es como respirar… los libros y cuentos infantiles están y nosotros los usamo: cuentos de aventuras, cuentos de terror, cuentos de hadas, cuentos de princesas,...

Creo que lo primero que hay que hacer es ponerles a su disposición libros infantiles. Que los puedan coger, que puedan mirarlos cuando quieran. Algunas veces se limitarán a esparcirlos por el suelo, otras los cambiarán de sitios, otras harán montañas… pero alguna vez los abrirán y empezarán a mirarlos. Cuando mis hijas tenían ganas nos sentábamos, empezábamos a ver las fotos o las ilustraciones y a leer los textos sencillos. Sin prisa y hasta que ellas se cansaban. Unas veces era muy pronto y otras más tarde.

Para mí esta fase es importante. Pretendemos que nuestros hijos tengan un vocabulario complejo pero no perdemos el tiempo con ellos para enseñarles palabras complicadas. Tratar a los niños como a idiotas no lleva a ninguna parte. Cuando mirábamos las imágenes yo les iba introduciendo conceptos, palabras, jugábamos con la lectura. Todo deja su poso. A veces tenía la sensación de que no me entendían (cuando hacíamos esto ellas no hablaban), pero yo seguía ahí, como si lo hiciesen.

En algún momento comenzamos a leer cuentos infantiles por la noche. Raro es el día en el que no leemos aunque sea un poquito. Por la noche nos ponemos en la cama, como un ritual y cada una escoge el libro que quiere leer. Nos gustan mucho los álbumes ilustrados y hemos leído muchísimos.

A Mencía, la pequeña, le leo yo el cuento de su colección de cuentos infantiles. Suelo simplificarlo porque a veces elige cuentos de su hermana que son muy largos y complicados, y nos centramos mucho en las ilustraciones porque con las historias todavía no aguanta bien. Con Aldara estamos en un momento de transición. Puede leer cosas ella “para adentro”, pero también nos gusta disfrutar de la lectura en voz alta. Unas veces leo yo, otras ella, a veces lo leemos a medias… todo depende de la hora que sea.

El año que viene Aldara va a tener que leer por obligación en el colegio. Ahora cursa 3º de Infantil y todavía están aprendiendo. Mi principal afán es que nunca perciba la lectura como una obligación. Lógicamente le tocará leer cosas que no sean el súmmum de la diversión, pero no quiero que pierda la emoción de sentarse a disfrutar de un buen libro. ¡Espero conseguirlo!

Leer puede ser el más divertido de todos los juegos. En el colegio intentan, además, ayudarles a que experimenten el amor por la lectura. Tienen una biblioteca de clase y todos los viernes los niños se llevan un libro a casa. Hace unos meses fuimos de excursión a una biblioteca pública y los peques se lo pasaron bomba. También las madres vamos con frecuencia a la clase a hacer actividades relacionadas con la lectura. ¡Y sus profes les leen muchísimas historias!

De momento yo me siento feliz cuando veo la emoción de las niñas al comprar un libro  nuevo y sé que un día sin sus cuentos es un día triste.


¡Espero que dure!

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libros y cuentos infantiles y juveniles, mamisybebes, fomento de la lectura infantil, ebook, cuentos de aventuras, cuentos de terror, cuentos de hadas, cuentos de princesas, libros infantiles, cuentos

Comentar post

Toni

Walewska, muchísimas gracias por compartir con nosotros "tus trucos" personales para convertir a tus hijas en lectoras¡¡¡ A tomar buena nota¡¡¡