Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Cuentos infantiles: La mariquita sin manchas

La hora del cuento  · 

Cuentos infantiles: La mariquita sin manchas

Por Ainhoa Ibarguren y Laura de Antón

Hoy en "La hora del cuento" compartimos el cuento infantil "La mariquita sin manchas" de Ainhoa Ibarguren y Laura de Antón de El baúl de los cuentos, un cuento, en el cual una mariquita aprenderá a aceptarse tal y como es, y se dará cuenta de que ser como la mayoría no le gusta tanto como ella imaginaba...

Ternura y aceptación en este cuento infantil que nos regalan hoy desde El baúl de los cuentos:

"A veces a las mamás no se les ocurren más historias. A veces los peques se aburren cuando viajan o esperan en el pediatra y les gustaría disfrutar de un cuento en el móvil. Para ayudar a las mamás con historias bonitas nació El baúl de los cuentos.

Laura de Antón y Ainhoa Ibarguren escriben las historias que ilustra Ana del Arenal. “A las tres nos gustaba inventar historias para nuestros hijos”, señala Ainhoa, “así que pensamos: ¿por qué no compartirlas?”. Se nos ocurrió la idea en una cena y, lo que parecía una ocurrencia loca del momento, se convirtió en www.elbauldeloscuentos.es."

La mariquita sin manchas era muy conocida en el jardín, aunque a veces los animales se equivocaban y decían que era un escarabajo rojo. Ella tenía que repetir una y otra vez: “¡No soy un escarabajo! ¡Soy una mariquita sin manchas! ¡Pero mariquita como el resto de las mariquitas!”. Y mientras lo decía, pensaba “¡cómo me gustaría tener manchas para que no dijeran que parezco un escarabajo rojo!”.

Y la verdad es que esta mariquita había realizado numerosos intentos para ponerse unas manchas. Pero ninguno había funcionado: si se las pintaba, cuando llovía se borraban; si se las pegaba, cuando se bañaba en el río se despegaban; si se ponía una camiseta con manchas, pasaba demasiado calor…

Un día ocurrió algo asombroso. Cuando por la mañana se despertó, se miró en el espejo y observó unas pequeñas manchas que estaban creciendo en su caparazón. Eran unos pequeños puntos negros. “¡Genial! Tengo manchas como el resto de las mariquitas”, pensó contenta.

Sin embargo, cuando fue a jugar sintió algo extraño. Hasta ahora, todos los bichos del jardín le reconocían sin problema pues era la única mariquita sin manchas. Pero ahora nadie la encontraba y la confundían con el resto de mariquitas. Hasta el ciempiés se acercó a ella para preguntarle si había visto a la mariquita sin manchas. Y ella le respondió “¡Si soy yo!”. Pero el ciempiés no le creyó al ver los pequeños puntos negros que tenía su caparazón.

Así que la mariquita decidió que quería ser como antes para que sus amigos le reconocieran. Se pasó una semana entera intentando limpiarse con jabón las manchas que le estaban saliendo. Y tanto tanto lo intentó, que al final lo consiguió y volvió a ser la mariquita sin manchas a la que confundían con un escarabajo rojo. Pero ahora ella respondía orgullosa: “No soy un escarabajo, soy una mariquita original y única. ¡Soy la mariquita sin manchas!”.

*Ilustraciones: Ana del Arenal

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: la hora del cuento, cuentos infantiles, mariquita, aceptación

Comentar post