Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Cuentos infantiles: La bruja pintora de sueños

La hora del cuento  · 

Cuentos infantiles: La bruja pintora de sueños

Por Patricia García Sánchez

La Bruja Brujulera vivía en un gran globo de colores. En él se desplazaba por el cielo azul del mediodía, entre nubes esponjosas de algodón de caramelo y aire cálido del Oriente. Le encantaba escuchar a los pájaros cantar y observar el vuelo de las águilas y los halcones. Por las noches, el globo se quedaba quieto entre la luna y las estrellas, entre vainilla, mantequilla e hilo de plata.

A la bruja Brujulera le encantaba pintar. Pintaba con las acuarelas de la realidad. Si quería rojo, lo tomaba de las amapolas. Azul, del mar que sobrevolaba. Violeta, de las lilas de las praderas. Amarillo, del amanecer o de la arena del desierto. Verde, de las selvas tropicales…
El globo de colores tenía un motor muy especial: un organillo mágico, que al moverse y sonar, llenaba el globo de aire musical y le hacía volar. Sólo tenía que darle a la manivela y el globo se ponía en marcha a continuación. Era una maravilla ver volar aquél globo de colores, entre nubes y notas musicales.
Sin embargo, la bruja Brujulera estaba cansada de escuchar aquella melodía. Llevaba años oyendo la misma canción, las mismas notas, el mismo ritmo. Su inspiración como pintora estaba apagándose, pues la música no le hacía imaginar nuevos paisajes y lugares.
 Alguien le habló del Mago Musical, experto músico y virtuoso cantante. Seguro que él le ayudaría. Pensó en ir en su busca pero nadie sabía cómo encontrarle, pues aparecía y desaparecía como la luna en el cielo nocturno. 
La Bruja Brujulera se acostaba todas las noches pensando en aquél mago que amaba la música, que hacía magia con sólo cantar. 
Una mañana, llegó revoloteando una mariposa al globo y se posó encima del organillo. Sus alas comenzaron a moverse de forma grácil y delicada. Entonces, surgió una nueva melodía, distinta a la que tantas veces había escuchado la bruja.
Aquella noche, la bruja Brujulera pintó su sueño con los colores de la música: el azul del sonido de la flauta, el marrón de las claves o las castañuelas, el amarillo de los chinchines y el rojo del violín. El negro de las corcheas y las semicorcheas, el blanco del silencio y el gris del pentagrama y el compás. Después, dibujó al Mago Musical y se sentó a observar cómo entonaba  melodías desconocidas, bellas y llenas de secretos.
A la mañana siguiente, al mover la manivela de su globo, surgieron dos melodías simultáneas. La antigua, ya conocida para la bruja y la nueva, traída por la mariposa la mañana anterior. Podía escucharlas por separado o unidas y su enlace era bello y natural.
Y tal fue la inspiración que sintió que aquella noche, la bruja Brujulera decidió permanecer despierta para pintar los sueños de todos los que dormían. Con los colores de la música dibujó los sueños más alegres, tranquilos y divertidos. Pintó grandes tartas de chocolate, cascadas de agua salada, alfombras voladoras y besos de sabores. 
Pintó  las cosas bonitas que todos soñamos. Pintó los sueños más plácidos y profundos, los que nos hacen despertar con una sonrisa en los labios.
De esta forma, cada día sonaba una melodía distinta al mover la manivela, a cuál más bella y alegre. La Bruja Brujulera volaba en su globo de colores musical y por las noches era Pintora de Sueños.

Cuentan que un día, pintó el mismo sueño del Mago Musical mientras dormía. Era un sueño de amor, en el que dos corazones palpitaban al mirarse a los ojos. Un descanso de mil mariposas en el estómago, de noches estrelladas de poesía y tardes enteras junto al piano. Un verdadero sueño de amor.
Tal vez, sea verdad y en algún lugar de la realidad o de los sueños, el Mago Musical y la Bruja Brujulera se unen en un abrazo de música, magia y color”.

Patricia García Sánchez, es profesora de música en el Centro Integrado de Música "Padre Antonio Soler" de San Lorenzo de El Escorial. Licenciada en Musicología por la Universidad de Logroño.

Su verdadera pasión es escribir y tiene cinco libros editados sobre teatro y pedagogía musical en la Editorial CCS, pero le encantaría dar el salto al álbum ilustrado y la novela infantil.

Su ilustrador es Óscar Luque Ruíz. Juntos, crean pequeñas historias personalizadas para todo tipo de públicos. Se llama La Música de las Estrellas.

Podéis seguirla en su web o facebook.

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuentos infantiles, musica, pintura, bruja

Comentar post