Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Diario de una mamá: De niñ@s y madres lector@s

Educación  · 

Diario de una mamá: De niñ@s y madres lector@s

 

Un nuevo capítulo de Diario de una mamá en boolino, un espacio donde diferentes personas nos explican qué hacen y cómo logran fomentar la lectura en sus hijos.

¿Podemos conseguir que los niños lean tal como los adultos leímos de niños? Está en nuestra mano, sin duda. Los expertos consultados así lo confirmaron, y este ejemplo así lo corrobora.

El artículo de hoy es un testimonio de una madre lectora y sus recuerdos de infancia...leyendo.

 

 

Por Sara Palacios.

Me lo han contado tantas veces que casi creo recordarlo por mí misma. Cuando yo tenía 6 años mi madre me regaló un libro de Enid Blyton, uno de la serie de Los Siete Secretos. Hasta esa fecha yo únicamente había leído libros con muchos dibujos y poca letra, así que lo hojee y se lo devolví sin mucho entusiasmo a mi madre. “Esto parece un rollo”, le dije. Ella, que no se rendía fácilmente me lo volvió a tender y me dijo “venga, inténtalo”.

Es curioso lo que puede cambiar la vida en un segundo. Porque ese preciso momento fue cuando yo me convertí en una niña lectora, de las de verdad. De las que son capaces de leer con una linterna debajo de la cama. De las que dicen que no a planes para tener un rato más para leer. De las que iban con el libro al baño, a la calle, y que en vacaciones tenían que llevar una maleta solo para los libros. Ese instante lo cambió todo.

Sólo la gente muy lectora sabe lo que se siente cuando estás atrapado por una historia. Hay veces que literalmente se te cierran los ojos pero no eres capaz de dejar el libro. Si alguna vez lo has sentido, enhorabuena... eres una persona muy afortunada.

La suerte es que esta pasión es la misma tengas 10 años o 30. Yo recuerdo que cuando era pequeña sentía la misma entrega que ahora, y espero que mis hijas compartan este mismo sentimiento conmigo dentro de pocos años.

A mí me encantaban los libros de Enid Blyton. Es cierto que tal vez para las generaciones actuales están un poco pasados de moda, sobre todo por cuestiones de lenguaje y algunos comportamientos que ahora se ven un poco anacrónicos, pero yo, que he sido devoradora de todos ellos, en el fondo no veo que sean tan diferentes a libros que triunfan entre los niños como toda la saga de Harry Potter. Es cierto que las niñas de los colegios de Enid Blyton eran un poco más cursis que los magos de J.K. Rowling y que no hacían magia... pero la fascinación que sentíamos las lectoras por los pasadizos secretos, las fiestas a medianoche, las bromas en clase y demás es realmente similar.

Si me hubiesen preguntado con 10 años que era lo que más ilusión me hacía del mundo, probablemente hubiese dicho que encontrarme una habitación secreta en casa (para lo que era imprescindible tener paneladas las paredes) o estar interna en un colegio. Y cuántos niños ahora matarían por estudiar en Hogwarts o por encontrar la sala de los pasos perdidos. Que viene a ser más o menos lo mismo.

Las lecturas que estimulan la imaginación son las mejores. Aquellas con las que vivimos experiencias que de otro modo nos estarían vedadas son fantásticas y las que nos acompañan durante toda nuestra vida.

En un plano práctico, creo que las series de libros son estupendas para enganchar a los niños a la lectura. Por un lado tienen la ventaja de que acaban por encariñarse con sus personajes y al final hay muchísimos guiños al lector habitual, una metalectura que el que lee libros de estos personajes esporádicamente no capta. Es como el que es muy fan de una serie de televisión: capta mensajes y bromas que sólo entienden los seguidores de la serie.

La primera serie de libros de Aldara ha sido Kika Superbruja y Dani. Son libros para niños más pequeños que las “kikas” originarias, pero creo que para una niña de 5-6 años como es mi hija, están fenomenal. Son sus primeros libros “de mayor”.

No sabéis la ilusión que me ha hecho que le hayan gustado y que me pida más. Es como cuando le descubres algo supersecreto y superemocionante a alguien. Ver esa cara... no tiene precio.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: fomento de lectura, los siete secretos, kika superbruja,

Comentar post

Toni

Sara 100% de acuerdo¡¡¡ Los Siete Secretos (y luego los Cinco...pero ya me pillaron demasiado tarde) fueron el inicio del romance con los libros...y teniendo en cuenta la "amplia variedad" de libros que había hace unos "pocos añitos", aún tuvimos la suerte de tener acceso a colecciones como estas de Enid Blyton. Es cierto que las galletas de jengibre siempre me sonaron a algo exótico, y que hoy estarían desfasados, pero aún así....he de reconocer que un poco amarillentos, los conservo en casa con la esperanza de que cuando Laia (6 años) sea un poco más adolescente, los pueda disfrutar... Muchas gracias¡¡¡ toni

Sara

Cuando vi que había galletas de jengibre en Ikea me emocioné porque era un recuerdo muy de mi infancia :) Luego no están tan buenas como las había imaginado, pero ¡qué ilusión! Yo también tengo todos los libros en casa, así que se los daré a mis niñas a ver si les gustan. Se han quedado un poco desfasados, aunque es posible que los Cinco sigan enganchándolas. Muchos besos Toni!

Elena

Que genial Sara, que recuerdos, yo también lei a Enid Blyton....los cinco, las torres de Malory y Santa Clara, toditos todos, los siete secretos no. Estaran desfasados pero creo que aun seguirán gustando, yo con 8 años me lei los 20 libros de Celia de Elena Fortún y esos si que estaban desfasados ya en mi época, pero me gustaron muchísimo. En mi caso fueron los libros que me engancharon sin remedio a la lectura.

maria del mar

sara! yo tengo solo 22 años y me siento identificada contigo! y creo queenid blyton se puede inculcar aun entre nosotros...yo fui fan de los hollister! tengo la colección guardada en la estantería como un tesoro! y la mejor proueba es cuando me voy d excursión con los niños...no hay cosa que guste mas que decirles vamos a hacer una cabaña y a vivir en ella por un rato...! :)