Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Entrevista a Meritxell Martí y Xavier Salomó

Entrevistas  · 

Entrevista a Meritxell Martí y Xavier Salomó



"Autor-ilustrador: El tándem perfecto"

Hoy entrevistamos a Meritxell Martí (autora) y Xavier Salomó (ilustrador) en la exposición de su libro La isla de las 160 diferencias en la Alliance Française de Sabadell.

 

Aprovechando la gran oportunidad de entrevistar conjuntamente a una escritora y a un ilustrador reconocidos, os planteamos algunas cuestiones, y vosotros mismos decidís si las contestáis todas los dos, o uno u otro: ¿Cómo os definís profesionalmente? ¿Y cómo personas?

Xavier: Soy ilustrador, e intento hacer todos mis libros lo mejor que puedo, lo más honestamente posible. No distingo la profesión de la persona. Mi vida y mi trabajo están muy entrelazados.

Meritxell: Sí, persona y oficio se funden, cosa que tiene un riesgo y que, por lo tanto, supone un reto: saber ponerle límites al trabajo. A veces es demasiado absorbente y te das cuenta que necesitas más espacios de descanso.

¿A quién le debéis vuestro amor por las ilustraciones y los libros?

X: El amor por las ilustraciones lo debo a mis profesores de la Escuela Massana de Barcelona, a Daniel Sesé y a Arnal Ballester en concreto. El amor a los libros lo debo a mis padres (que se gastaban un dineral en los libros que ya de pequeño devoraba) y al escritor Antoni Dalmases, que fue mi profesor de literatura en el instituto. Él me hizo entender la arquitectura de las historias, su complejidad y su funcionamiento. Fueron años decisivos para mi futuro profesional y personal.

M: Coincido con Xavier. La pasión empieza en casa. Mi padre era un fan de las colecciones (arte, geografía e historia, narrativa, etc.). Mi madre siempre volvía de Barcelona con alguno de los cómics infantiles de Mafalda o de Los Pitufos para nosotros. Ella me leía cuentos para dormir. Recuerdo mis cuentos preferidos: "Las zapatillas rojas" y "El ruiseñor". Estas primeras lecturas como cuentos para dormir, forman parte de mi patrimonio emocional.

¿Cuáles fueron vuestros primeros pasos como lectores? ¿Qué lecturas fueron más decisivas en vuestra infancia?

X: El primer escritor que causó en mí un auténtico fervor fue Roal Dahl. Sin darme cuenta, me convertí en lo que ahora llamamos "fan". Pero antes estuvieron los cómics (y después también): Astèrix, Umpah-pah... Más tarde llegaron autores como Edgar Allan Poe o Stevenson.

M: Como he dicho, los cuentos infantiles. Cuando empecé a leer sola, los cómics: los Pitufos, Mafalda, Tintín… Más adelante, después de los cuentos para niños, llegaron las lecturas juveniles del colegio, de autores nacionales y extranjeros, se abrió un nuevo mundo, felizmente interminable.

¿Y cuáles fueron vuestros primeros pasos como escritor o ilustrador? ¿Cómo decides o te das cuenta de que quieres escribir o poner imagen a textos?

X: Fue el puro azar. En mi adolescencia nunca se me pasó por la cabeza ser ilustrador. De hecho, desconocía que existiera tal profesión. Fue al entrar en Massana que lo descubrí. La unión de libros e dibujos me fascinó. Entonces decidí qué querría ser de mayor. Como ilustrador, la editorial Cruïlla fue quien me ofreció el primer trabajo profesional, pero tardé entre 3 y 4 años en dedicarme exclusivamente a ilustrar.

M: Desde que aprendí a escribir, siempre me recuerdo haciéndolo: poemillas para las fiestas familiares; cuentos para la revista del instituto; cartas larguísimas para mis pen-friends… Pero por algún motivo, ser escritora se convirtió en mi "plan B". Primero compitió con mi afición a la música y más adelante, compitió con el proyecto académico. Al final, el plan B ha pasado a ser el plan A. Menos mal, porque la verdad, ¡yo me "escribo encima"!

El siguiente paso lógico, debería ser conseguir un proyecto de escribir libros y cuentos para niños (o no tan niños) que te permita llegar a un editor. ¿Fue una tarea fácil o una aventura? ¿Cómo se consigue llegar a ser un autor o ilustrador reconocido por los editores?

X: Con Meritxell, hemos creado proyectos desde el principio, la mayoría de los cuales se han publicado. Creo que ahora planteamos proyectos mejores que entonces. Con los años hemos adquirido experiencia que se traduce en reconocimiento. También arriesgamos más en los planteamientos.

M: Visto en perspectiva, ahora me parece que el nuestro ha sido, desde el inicio, un trayecto amable. Sin embargo, ha habido momentos de impaciencia, de malestar o de decepción. Pero todo ello ha sumado puntos al aprendizaje. Con algún libro he sentido que me han tomado el pelo, pero una toma nota para que no le vuelva a pasar según qué.

¿Cómo es vuestro proceso creativo individual? ¿Cómo se consigue crear las imágenes para un texto, crear nuevos personajes, escribir nuevas historias? ¿Qué se necesita para poder plasmar en un texto esas ideas?

X: El proceso es diferente en cada libro. Últimamente hago menos encargos, ya que los proyectos con Meritxell me ocupan gran parte del tiempo. El proceso empieza con la elección de una de las ideas que tenemos esbozadas en libretas o en documentos de Word. La elección es fundamental: necesito sentirme muy atraído hacia el proyecto. Desarrollar las imágenes me llevará meses de trabajo, y si no siento auténtica pasión, prefiero no meterme en ello.

M: A veces soy yo quien propongo un texto a Xavier y otras es él quien me tienta con una idea. Cada uno añade o cuestiona algo y así la idea inicial va tomando forma… o se descarta porque surge otra que nos atrae más. El texto escrito puede ser la fuente para la ilustración o, al contrario, una idea visual es luego interpretada textualmente. Como mi compañero de equipo, me tiene que entusiasmar la aventura en la que me vaya a embarcar.

¿Cómo describes el tándem que hacéis Meritxell Martí y tú? ¿Quién asume qué parte en el proceso de creación de un nuevo proyecto?

X: El Tándem con Meritxell ha sido un proceso natural a lo largo de los años. De hecho no teníamos ninguna expectativa. De libro en libro, pasando por distintos formatos y géneros, nos hemos encontrado que sin darnos cuenta nos hemos construido mutuamente a nivel profesional. Aunque tengamos gustos distintos y vengamos de mundos culturales diferentes, nos unen muchos puntos. En cada proyecto, tras mil y una vueltas, siempre encontramos el punto de equilibrio. Entonces, es cuando sabemos que el proyecto funciona, que la bombilla se ha encendido y que ya podemos desarrollar la maqueta para presentarlo.

M: Si tuviera que resumir nuestro tándem diría que funciona gracias a una palabra que ha dicho Xavier: “equilibrio”. De hecho, para ir en bici (y el tándem es una bici, ¿no?) hay que mantener el equilibrio. También hay dos cosas más que nos hacen funcionar: la absoluta libertad y la ausencia de figuras autoritarias. Para desplegar todo nuestro potencial necesitamos una serie de elementos: tranquilidad, espacio mental, confianza, libertad y apoyo. El tándem nos procura todo esto y más a los dos.

¿Cómo se consigue crear una historia visual que es a la vez narración, juego de las diferencias y juego de pistas, tal y cómo habéis logrado Meritxell y tú en Las aventuras de Paula y Pablo: La isla de las 160 diferencias?

X: Parte de una idea tan sencilla y repetida cada día en todos los periódicos del mundo como es el juego de encontrar diferencias. Darle una cuantas vueltas, imaginar una historia , un cuento de aventuras escrito como los cómics infantiles que sirva de hilo conductor, tener un buen final, querer sorprenderte a ti mismo, y sobretodo, pasártelo muy bien a lo largo de todo el proceso... ¡La banda sonora de The Goonies también ayudó lo suyo!

M: Tengo tendencia a olvidarme de los detalles del proceso de producción. Es como si mi mente funcionara al máximo durante ese tiempo para, luego, al tener el libro entre las manos, sentir que ha surgido de la nada, o del todo. El deseo se ha materializado y yo siento que he aprendido un poco más a construir cosas que aportan diversión o bienestar a los demás. ¡Me encanta, además, compartir estos momentos mágicos con este magnífico ilustrador!

¿El amor por los libros (escritora o ilustrador, tenéis un punto de encuentro en el libro) es algo contagioso y que hace que necesitéis transmitirlo a las generaciones que nos siguen?

X: ¡Por supuesto! Con La Isla de las 160 diferencias, hemos visto muchos niños hipnotizados ante el libro, sin hacer nada más que perderse entre las ilustraciones, leyendo los textos y levantando las solapas durante laaargos ratos: ¡Ese es nuestro objetivo!

M: Imagino que es el gran sueño humano, el de legar algo bello y emocionante al futuro. Aunque, como podría haber dicho Groucho Marx, ¡me conformo con que nos lean el mes que viene!

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más llbros, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas.¿Qué les recomendáis a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

X: Sugiero a madres y padres que les ofrezcan los libros adecuados a cada criatura en concreto. Que se planteen cómo es su hijo, qué gustos y aficiones tiene, qué quiere leer y que aunque les pidan libros que a ellos quizá no les gusten, se los proporcionen igualmente. Y sobretodo, que se diviertan.

M: Yo recomendaría convertir la lectura en un espacio privado, que sea “tu propio mundo”. Creo que eso es lo que atrapa más a los jóvenes lectores. ¿Cómo se hace? Visitando librerías, hojeando aquí y allá, pasando ratos en la biblioteca, integrando el mundo lector en la dinámica familiar… Tampoco pasa nada si los peques se enganchan a los tebeos o cómics infantiles. Eso también es leer. Además, cada persona acaba teniendo sus fijaciones: ¡tengo amigos que sólo leen poesía y otros que se chiflan por las guías de viajes! Una buena idea también puede ser suscribir a nuestra hija o hijo a una revista infantil. La ilusión por recibir cada número en casa puede convertirse en un fantástico ritual.

¿Y qué les diríais a los padres que no están preocupados por si sus hijos leen o no, y están más tranquilos mientras les dejan ver la televisión, o jugando con las consolas?

M: Es difícil cambiar esa mentalidad. Pero en todo caso, se les podría decir que no es incompatible que sus hijos hagan ambas cosas. Por otro lado, posiblemente esos padres no sean demasiado lectores y podría ser incompatible que forzaran a sus hijos a leer, sonaría a obligación y no a placer. La buena noticia es que el enganche a la lectura puede producirse en cualquier momento. Mejor si empiezas a cultivar la afición de pequeño, pero nunca es tarde.

¿Creéis que despertar la conciencia crítica y divertir es conciliable cuando hablamos de literatura infantil y juvenil?

X: ¡Pues claro! Hay montones de libros que cumplen ese objetivo. Nosotros mismos acabamos de publicar "Vull ser model", donde hablamos de la moda y la mujer-objeto a través de los ojos de una niña. Pero con diversión: un pequeño lector tiene, sobretodo, que divertirse, sino, el libro, por muy buenas razones que tenga, no funciona.

M: Por eso, escribir, aunque sea un texto de trescientas palabras, es tan complejo. Pero esa es la voluntad: que cada historia, cada cuento, cada aventura, tenga distintas capas de significado y se puedan hacer muchas lecturas. ¡Que incluso te puedas pelear con el texto, si hace falta! Aprovecho para decir que los libros infantiles (o no)se pueden subrayar (los propios, ¡claro!). Hay quien considera eso algo sacrílego, pero en mi opinión de lectora compulsiva, cuanta mayor sea la proximidad con un texto, mejor.

En un mundo en que la tecnología está avanzando a una velocidad de vértigo, ¿cómo os imagináis el mundo de los libros y cuentos para niños en unos años? ¿Y el del libro infantil para pre-lectores y primeros lectores?

X: No tengo ni idea de como será, pero las nuevas plataformas tecnológicas nos ofrecen, a los creadores, una cantidad tal de posibilidades que es responsabilidad nuestra conquistarlas, hacerlas nuestras y así poder ofrecer a los lectores digitales excelentes productos y apps de lectura para niños, por ejemplo. 

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pediros que nos recomendéis algunos libros infantiles para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura, y que nos dediquéis alguna pequeña ilustración y texto para boolino.

X: Leed a Roal Dahl, sobretodo La meravellosa medicina d'en Jordi, Matilda o Las Brujas. Y, como no, La isla de las 160 diferencias ;=)

M: Yo recomiendo lo que a mí me gustó: Las aventuras de Tintín, los cuentos clásicos que encontraréis editados por doquier (Las zapatillas rojas, Hansel y Gretel, El soldadito de plomo, El traje nuevo del emperador, La Cenicienta…) o los cómics infantiles, así como chafardear por librerías y bibliotecas. Y a los padres y madres más aficionados a Internet, decirles que pueden entrar en las webs de las editoriales infantiles para hojear sus catálogos. Cruïlla, La Galera, Barcanova, SM, Combel, etc. informan de sus fondos y novedades periódicamente.

Muchísimas gracias por vuestro tiempo y atención, y desde boolino os ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando queráis.

Meritxell Martí (Sabadell, diciembre 1972) es escritora y profesora de Arte y Literatura en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Estudió Humanidades en la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y en la UOC y realizó los cursos de doctorado de Economía de la Cultura en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), donde prepara su tesis doctoral. Ha publicado una treintena de libros infantiles y juveniles, algunos de los cuales se han traducido al francés, italiano, portugués, coreano, turco, búlgaro y griego. Es emprendedora de proyectos editoriales y forma tándem de creatividad con el ilustrador Xavier Salomó. Entre sus obras destacan La isla de las 160 diferencias (2011), 10 ciudades y 1 sueño (2011), Una noche bestial (2008), 10 viajes y 1 sueño (2010) y Unos tigres diminutos como mosquitos (2010). En el año 2004 ganó el premio de cuento del Hospital Sant Joan de Déu con Papel de diario.

http://www.escriptors.cat/autors/martim/
http://martiorriols.blogspot.com/

Xavier Salomó (Sabadell, 1976) Trabajo como ilustrador profesional des de hace 10 años. Vivo en un pequeño pueblo, en medio del bosque, envuelto de árboles y tranquilidad. Con Internet estamos conectados al mundo, a un solo clic. Des de allí trabajo con editoriales de Barcelona y de Madrid, así como con otras de Francia. He ganado dos veces el premio de ilustración Junceda (2006 y 2010) en las categorías de mejor libro de no-ficción y ficción infantil. También tengo un diploma Visual y en Francia los libreros escogieron nuestro libro "De Rêves et des voyages" como uno de los mejores de aquel año (2010). Tengo la suerte que muchos de los libros que hago con Meritxell Martí son traducidos a diferentes idiomas. Me gusta pensar que des de un rincón del mundo pequeño, silencioso y envuelto de árboles, podemos llegar a miles de habitaciones de diferentes niños para contarles, también en silencio y a través de imágenes y palabras, historias y aventuras que les hagan sonreír y adentrarse a mundos imaginarios.

http://www.xaviersalomo.blogspot.com

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: La isla de las 160 diferencias, cómics infantiles, Mafalda, Los Pitufos, cuentos para dormir, cuentos para niños, libros, literatura infantil y juvenil

Comentar post