Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Érase una vez una cama elástica

La hora del cuento  · 

Érase una vez una cama elástica

Por Montse Reverte

Érase una vez...

cuatro niños felices. Se llamaban Inti, Luna, Mara y Odín.

Inti, como el dios del sol inca, era el hermano mayor. Un niño valiente y decidido.

Luna era dulce y cariñosa, generosa y cuidadora de todos los seres vivos a su alrededor.

Mara, silenciosa y observadora, con unos ojos oscuros y bellos.

Y Odín, el hermano más pequeño era el mismísimo dios de la poesía en una sonrisa de dos años. Para los que no lo sepáis, Odín además del dios de la guerra resulta que es el dios de la poesía, ¡pura canción!.

Cada vez que tenían la más mínima oportunidad se iban a casa de su abuela Raquel y su abuela, ¡por supuesto!, cada vez que tenía un rato, ya fuera corto o largo, hacía lo mismo.

¡La abuela Raquel era divertidísima!

A Inti, Luna, Mara y Odín les encantaba pasar horas y horas en un lugar de la casa en concreto. No era ni el garaje, ni la cocina, ni el salón, ni el cuarto del ordenador. Tampoco los dormitorios. Su rincón favorito era el jardín. Os preguntareis por qué ¿verdad?

Allí en medio de la hierba verde, cerca del pino más alto de todo el pueblo, había una cama elástica enorme en la que se pasaban horas enteras descalzos, saltando:

arriba y abajo,

arriba y abajo,

arriba y abajo.

Durante el verano pasaban semanas enteras en el pueblo. Una mañana bajaron corriendo.

Directos.

Sin desayunar.

El sol y el cielo azul prometían un día de jardín, cama elástica y piscina. ¡Todos los ingredientes de un GRAN día veraniego!

Subieron los cuatro saboreando lo que iba a suceder,

contaron una, dos y tres,

Y a la de tres saltaron los cuatro a la vez.

Y de pronto vieron que ya no estaban en el jardín de la abuela Raquel. ¡Estaban en la selva del Amazonas!!!!!!

Sorprendidos, con los ojos como platos, se agarraron de las manos y volvieron a saltar juntos.

Y la selva se convirtió en el polo Sur.

Y volvieron a saltar.

Y el polo Sur desapareció y la cama elástica estaba sobre el desierto del Gobi.

Y volvieron a saltar.

Y el desierto se convirtió en una isla chulísima.

Y empezaron a reírse y a saltar.

A reírse más y a saltar más alto.

Y cada vez el jardín se convertía en algo diferente. Flotaban en el espacio, aparecían en París o en la pista de un circo. Podían ser exploradores, astronautas o deportistas olímpicos.

Hasta que la abuela Raquel les llamó para comer.

- ¡Niños!!!! ¡A comer!!!!

Tal y como hacen todas las abuelas del mundo en estas ocasiones.

La oyeron mientras el jardín era la montaña más alta del mundo y bajaron de su nueva atalaya.

En el césped los cuatro hermanos se miraron. Sonrieron y se llevaron el dedo índice a la boca señalando silencio.

¡Shhhhhh!

Y los cuatro niños guardaron el secreto de la cama mágica más viajera que habían visto y que verían jamás.

Fin

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuento de carnaval, la hora del cuento

Montse Reverte

Licenciada en derecho. Madre a tiempo completo de dos niños. Coautora del libro “Dormir sin llorar” de la editorial Obstare. Autora del cuento “La teta cansada” recurso de la web “Dormir sin llorar”. Autora del blog “El baúl de Mon”. @CondesaMisterio.

Comentar post

Mariajo

Precioso, dulce y entrañable, me les imagino saltando... Veo a mi Inés, que vuela con la imaginación cada día...

Merche

Precioso. Me encanta

Raquel ( la abuela )

Precioso cuento y preciosa familia ,pareca que les estoy viendo saltar y saltar.

Susana

Cuento divertido, imaginativo y ameno. Justo lo que gusta a los niños. Muy bonito ;-)

raquel

Es muy bonito, y muy teatral. Me encanta.

Ana

Precioso, como todo lo que haces!!!

Maria Santos

Me encanta,la gran imaginación,

Manu

Chulisimo. Mañana se lo contaré a mis niños, para que cuando vayan al pueblo salten y salten sin parar

Angustias

Me encanta ! Esta noche se lo contaré a mis pequeños .

Beatriz

Muy bonito!!! Esta noche tengo cuento nuevo para Sofia..

Conchita

Se lo contaré a mis nietas cuando las vea! Me ha encantado.

Beatriz

Superchulo Sencillo pero imaginativo

Queli

Me he podido imaginar por un momento a esos niños saltando y saltando y esas caritas de felicidad. Gracias por esta historia tan dulce y entrañable...tal y como es su autora

Arturo

Muy divertido y imaginativo. Se lo he contado a mi hijo Ares de tres años y le ha gustado muchísimo.

Maria Jose

Muy imaginativo y ligado a valores familiares y de ternura. Enhorabuena!!

carmen

es precioso este cuento -me los imagino a los cuatro saltando y volando como Peter Pan y los niños cogidos de la mano... pero aquí van Inti-Mara -Luna -Odin

Pilar.S

Me encanta. Veo a cuatro Niños realmente Felices y a una Abuela maravillosa

Ana

Ana

chus

es genial

El Pollo Guerrero

A mi hijo Rafita le ha encantado el cuento