Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Érase una vez...

Educación  · 

Érase una vez...

Por Héctor Mellinas

Desde no hace mucho tiempo los cuentos clásicos infantiles han sido revalorizados con productos cinematográficos y televisivos en los que la gente encuentra entretenimiento, grandes historias e incluso educación moral; es decir, lo mismo que buscaban al leer un cuento tradicional. ¿El paso de la lectura al visionado es lo que realmente ha vivificado y actualizado estos cuentos?

hannahLa semana pasada, la cadena española Antena 3 estrenó Cuéntame un cuento, un formato televisivo compuesto por cinco miniseries que sitúan algunos de los cuentos tradicionales como Los tres cerditos, Blancanieves o Caperucita Roja en nuestra época.

La actualización no termina en el cambio de época, sino que los esquemas tradicionales y morales de bondad y maldad se ven tergiversados en favor del efectismo argumental. Sin embargo, pese a una resolución quizás un tanto tópica, la idea es suficientemente válida para tenerla en cuenta ya que nos recuerda que, sin demasiados retoques, las historias de los cuentos clásicos siguen siendo válidas, como argumentos y como moralejas.

Distinto es el uso que la cadena americana ABC nos enseña de los personajes infantiles tradicionales en un producto de altísima calidad visual e interpretativa como es Once upon a time.

Partiendo de una situación argumental clásica como es el destino del héroe de despertar al pueblo de un encantamiento, la serie empezó mostrando la convivencia en nuestro mundo de los populares personajes de cuento: la Reina Malvada se convirtió así en la alcaldesa, Blancanieves en una maestra, Caperucita en una camarera… ¿La gracia de todo? Ellos no sabían qué personaje eran ni quiénes eran los demás; las relaciones se establecían de un modo lógico con el mundo real pero siguiendo las interacciones de los cuentos de base.

El éxito de la serie fue inmediato, no solo por la asombrosa capacidad de los guionistas para juntar de un modo sorprendente (y creíble) a todos los personajes, sino por las útiles y claves modificaciones de los patrones clásicos de los cuentos que otorgaban nuevos significados a las historias de las que partían.

Ahora bien, si hay alguien pionero en darle una vuelta de tuerca a los cuentos que pasan en los bosques ese fue el compositor y letrista americano Stephen Sondheim. Junto al libretista James Lapine, Sondheim creó en 1987 un musical que se ha convertido en toda una referencia teatral: Into the Woods, que el próximo 1 de enero estrenará en España la versión cinematográfica producida por la factoría Disney y protagonizada por Meryl Streep (óiganla cantar, y tengan pañuelos a mano, por favor).

waddinghamEl primer acto del musical consiste en enlazar los cuentos de Cenicienta, Caperucita Roja, Jack y las habichuelas mágicas y Rapunzel con el argumento de un nuevo cuento. Musicalmente, Sondheim despliega su sobrada habilidad para representar instrumentalmente las emociones de cada personaje. El quid está en el segundo acto, cuando los cuentos deben continuar tras el final feliz que conocemos; es entonces cuando el musical se vuelve oscuro y la reflexión sobre la condición humana se hace evidente: las pasiones de hombre le llevan a la venganza, la ira, la culpa, el adulterio, y, en último término, la muerte.

David Hyde Pierce bromea sobre la omisión de esta reflexión cuando dice que Sondheim creó una devastadora crítica humana que hoy en día se representa en la mayoría de escuelas de América. Pero es justamente la atracción por las historias protagonizadas por estos personajes que sentimos tan cercanos lo que nos hace regresar a ellos: todos hemos crecido con ellos y por eso queremos volver a verlos y que nos cuenten cosas nuevas, descubrir que aún somos permeables y nos pueden impresionar.

 

Fotografías: Donna Murphy, Meryl Streep y Hannah Waddingham en el rol de la Bruja en distintas producciones de Into the Woods.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuentos infantiles, cuentos tradicionales, cuentos clásicos, series, Sondheim, Into the Woods, Disney

Comentar post