Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Escucha... y verás

Educación  · 

Escucha... y verás

Por Andrea Pérez

Marzo es el mes de la voz y de las historias que, a través de ésta, nos permiten relacionarnos con las personas y con la vida. Marzo no sólo es un mes de cuento por estar plagado de festivales de narración oral, lo es además porque hoy es el Día Mundial de la Narración Oral.

La narración oral es un vehículo fundamental para la transmisión de historias y conocimientos, no sólo para los niños, sino también para los adultos. Y aunque es algo que podamos obviar, y a veces menospreciar, la transmisión oral impregna la mayoría de los aspectos de nuestra vida y nos sirve, entre otras muchas cosas, para algo tan básico y tan humano como crear y estrechar los lazos entre las personas de una comunidad.

Es importante que nuestra memoria oral, -antiguamente muy presente en la vida cotidiana, cada vez más diluida a causa de la escritura- no se pierda. Es importante que sigamos transmitiendo a través de la voz aquellos cuentos que hacemos nuestros al hacerlos viajar a través de nuestras gargantas y que nos vuelven a emparentar con nuestra tradición y nuestros orígenes remotos.

Dar vida a las palabras

Porque el cuento oral huye de lo aséptico; en él las palabras adquieren tonalidades, se llenan de afecto y cobran significado pleno gracias a la voz y al oyente que escucha atento. En él las palabras se hacen maleables, pequeñas, grandes, desgarradores o amorosas, y todo gracias a la oralidad. 

OdriozolaLas palabras estériles y desapasionadas, a menudo gastadas por su utilización técnica o mercantil se debilitan, pierden su fuerza, su magia y su poder; ¿cuántas veces hemos sentido que, al repetir rápido muchas veces una palabra, ésta perdía su significado? La voz es la encargada de revivir estas palabras, de ampliarlas y de expandir su significado; la voz permite a las personas recuperar estas palabras, limpiarlas, vaciarlas y volverlas a llenar de imágenes, de símbolos, de ideas.

La oralidad permite que esas palabras gastadas vuelvan a representar; una vuelta al origen que sirve para volver a crear historias, para construir de nuevo. Por todo esto es importante conservar la memoria oral y tener muy presente que sin ella estamos perdidos y vendidos. Que la narración oral nos acerca al pasado, nos hace comprender el presente y nos permite construir el futuro.

Contar y escuchar

Por ello es importante que cuando contemos un cuento a nuestro hijo o hija, cuando vayamos a una sesión de cuentos, para niños o para adultos, cuando escuchemos con atención a un maestro explicar con pasión a sus alumnos, cuando recordemos los relatos que nos contaban nuestros abuelos, tengamos bien presente qué es lo que nos construye y nos define como personas.

No olvidemos que estamos hablando de nuestro legado oral, aquel que nos emparenta con nuestra cultura y nuestra sociedad y con lo que somos, aquel que nos permite conocer otras formas de ser. Hoy más que nunca debemos tenerlo presente y no olvidar que las palabras nos pertenecen y que, gracias a la voz, estamos hoy aquí.

Ilustraciones de Elena Odriozola.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: crecer leyendo, cuentos, oralidad, voz, día mundial de la narración oral

Comentar post