Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Especialista en álbum ilustrado: Adolfo Serra

Entrevistas  · 

Especialista en álbum ilustrado: Adolfo Serra


En boolino hemos tenido el placer de entrevistar a Adolfo Serra, ilustrador nacido en Teruel en 1980. 

"De pequeño me gustaba pintar y llenar folios con rayas de colores. De mayor decidí estudiar Publicidad y Relaciones Públicas y trabajé en varias agencias de publicidad. Un día la ilustración se cruzó de nuevo en mi camino y volví a ser pequeño, retomando los lápices y las acuarelas en la Escuela de Arte 10 de Madrid. Desde entonces mi mesa se ha llenado de colores, papeles y texturas, y el resto está por escribir o mejor dicho, ilustrar."

Técnicas: Lápiz, tinta, acrílico, collage, mixta, digital.

 

Adolfo, ¿cómo te defines profesionalmente? ¿Y como persona?

Soy explorador de hojas en blanco. Me gusta experimentar, probar y sobre todo contar.
Creo que eso puede aplicarse también a mi persona.

¿A quién le debes tu amor por las ilustraciones y los libros?

A mucha gente, a mis padres por poner a mi alcance libros desde muy pequeño, a profesores por ampliar mi mirada, a mi pareja que me animó a dedicarme a la ilustración, incluso a compañeros de profesión que me han descubierto nuevos libros y autores.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos como lector? ¿Qué lecturas fueron más decisivas en tu infancia?

Recuerdo que de pequeño devoraba libros como Yo caballo, Yo león, Yo hipopótamo. Y digo devoraba porque literalmente había mordiscos en los libros y muchos rayajos de colores. Eran libros de mi hermano mayor y yo no sabía leer, pero sí me fijaba y pintaba. Luego recuerdo libros de Roald Dahl y Quentin Blake, El pirata Garrapata, La isla del tesoro, La princesa prometida...

¿Y cuáles fueron tus primeros pasos como ilustrador? ¿Cómo decides o te das cuenta de que quieres poner imagen a textos?

Fue poco a poco, trabajando en publicidad siempre me animaba a proponer ilustración o ilustrar yo mismo, desde el desconocimiento y la osadía. Un día decidí tomármelo en serio y dejé la publicidad para estudiar ilustración en la Escuela de Arte 10 de Madrid.

El siguiente paso lógico, debería ser conseguir un proyecto que te permita llegar a un editor. ¿Fue una tarea fácil o una aventura?

Introducirse en un mundo que desconoces es siempre una aventura. Creo que antes de intentar establecer cualquier contacto es fundamental tener un trabajo que hable por si mismo, aunque lleve tiempo. Ésa es la mejor carta de presentación de un ilustrador.

Tu experiencia en el campo publicitario, ¿tiene algún reflejo en tu obra?

Por supuesto, en publicidad con una imagen debes evocar, sugerir, atribuir valores a una marca y llegar a mucha gente. De igual manera ocurre en la ilustración, aunque de una forma mucho más bonita y libre.

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Qué es primero, el texto o la ilustración? ¿Siempre?

A veces aparece una imagen en mi cabeza, otras son conceptos o palabras. No tengo reglas aunque a veces es bueno seguir unos pasos. Analizar, investigar, preguntarse, preguntar a otros... y sobre todo tener la mente abierta.

¿Cómo consigues crear las imágenes para un texto, crear nuevos personajes, nuevas historias? ¿Qué necesitas para poder plasmar en un texto esas ideas?

Buscando, probando, perdiéndome... Creo que lo bonito está en encontrar lo que está oculto en el texto, aquello que casi no se ve o que incluso no está ahí. Es entonces cuando texto e ilustración adquieren una nueva dimensión.

¿Cómo se adapta un ilustrador a diferentes autores? ¿Quién asume qué parte en el proceso de creación de un nuevo proyecto?

No creo en la adaptación a diferentes autores, creo que cada texto es único. Por otro lado un ilustrador es un autor también. El escritor realiza una parte del proceso creativo y el ilustrador otra. Ambos interpretan y crean, uno con palabras otro con imágenes.

A través de los talleres que impartes, tienes un contacto directo con futuros ilustradores. ¿Qué le dirías a un candidato a ilustrador? ¿Qué aprendes de ellos?

Lo crucial para ser un buen ilustrador es el trabajo. Las horas que le dediques, las búsquedas que hagas, el tiempo invertido, incluso por encima del talento o de la buena mano. Eso creo yo. De mis alumnos aprendo a mirar de otra manera, a enfrentarme a trabajos de forma diferente.

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Yo creo que la lectura debe ser un entretenimiento, no una obligación, ni motivo de discusión o imposición. Cada niño es diferente y hay que saber estimularlo, quizá con pequeñas lecturas generen curiosidad, o a partir de libros cuya temática esté relacionada con sus gustos o inquietudes. Poco a poco se pueden introducir otros temas o narraciones. También creo que un libro no se acaba en su lectura, se pueden desarrollar muchas actividades a partir de él: crear otras historias paralelas, un pequeño taller de dibujo, hablar sobre los personajes, manualidades... y mil cosas más.

¿Y qué les dirías a los padres que no están preocupados por si sus hijos leen o no, y están más tranquilos mientras les dejan ver la televisión, o jugando con las consolas?

Creo que los padres no sólo deben fomentar la imaginación de sus hijos, sino intentar darles las herramientas para enfrentarse al mundo. En la lectura uno puede encontrar muchas claves para ello. Por otro lado hay sitio para todo en la cabeza de un niño. Los videojuegos y ciertos programas de televisión pueden fomentar la imaginación siempre que se disfruten con moderación.

¿Crees que despertar la conciencia crítica y divertir es conciliable cuando hablamos de literatura infantil y juvenil?

Claro, para mí un buen libro es aquel que genera preguntas mientras disfrutas de la lectura.
Preguntas que te haces a ti mismo o que compartes con otros.

En un mundo en que la tecnología está avanzando a una velocidad de vértigo, ¿cómo te imaginas el mundo del libro en unos años? ¿Y el del libro infantil para pre-lectores y primeros lectores?

Creo que el libro como tal seguirá existiendo, quizá se publiquen menos ejemplares o haya más selección, pero convivirá con otros soportes diferentes, que aportarán nuevas formas de “leer”. El libro es una experiencia en si mismo: pasar las páginas, oler y sentir el papel, observar una ilustración...

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pedirte que nos recomiendes algunos libros para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura, y que nos dediques alguna ilustración para boolino.

Roald Dahl y Quentin Blake nunca decepcionan.
Cualquier historia del elefante Pomelo. Ramona Bádescu y Benjamin Chaud. Kókinos.
Donde viven los monstruos. Maurice Sendak. Alfaguara
El pato y la muerte. Wolf Erlbruch. Barbara Fiore.
Siete ratones ciegos. Ed Young. Ekaré.
Un Libro. Hervé Tullet. Kókinos.
Cuentos por teléfono. Gianni Rodari. Emilio Urberuaga. Juventud.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.

¡Gracias a vosotros!

El blog de Adolfo
Su trabajo 

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: boolino, entrevista, adolfo serra, ilustrador, álbum ilustrado

Comentar post