Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Hilda y lo escondido

Cuentos infantiles  · 

Hilda y lo escondido

Por Andrea Pérez

Hace varios meses la editorial Barbara Fiore decidió apostar por las aventuras de Hilda, una niña inteligente, intuitiva y decidida que vive con su madre en las montañas y que atrapa desde el primer volumen: Hilda y el trol. A éste le siguieron Hilda y el gigante de medianoche y un tercero, Hilda y la cabalgata del pájaro.

Hilda nos retiene y nos fascina porque sus historias nos remontan a nuestros orígenes más íntimos, a la imaginación perdida, a la fantasía, al instinto; al carácter infantil movido por la curiosidad y a una necesidad de aprendizaje sincera. También a nuestros orígenes culturales y sociales; a la comprensión de la naturaleza como elemento vivo y cambiante que debe observarse y descubrirse desde la experiencia; a la comprensión de la naturaleza como un libro abierto lleno de historias y leyendas.Hilda

Hilda es ese personaje que leemos de niños y recordamos de adultos, aquel al que volvemos a acudir y que nos recuerda la grandeza de lo pequeño al mismo tiempo que nos recuerda nuestra propia pequeñez. Que nos recuerda lo fundamental, nuestro lugar en el mundo, que nos hace repensarnos como seres humanos.

Magia y naturaleza

Las aventuras de Hilda son abiertas, siempre en la bruma de la indefinición pero tocando de pies en la tierra, una tierra fértil que es un espacio aventuras y que deja las historias en mágica suspensión. Y es que Hilda investiga su entorno, se fija en lo pequeño, en lo que aparentemente no dice nada, escuchando y dando voz a todo lo que observa, creando y creciendo junto a las historias que contempla.

El mundo en el que Hilda se mueve recuerda a aquel de Hayao Miyazaki, el ilustrador y animador creador de Totoro, El viaje de Chihiro o La princesa Mononoke, entre otros. Un mundo escondido, reservado para aquellos seres sencillos y curiosos que saben ver lo que un ojo demasiado entrenado para ver lo práctico y lo útil, es incapaz de ver.

El profundo respeto por la naturaleza que vemos en las historias de Miyazaki también queda reflejado en el mundo de Hilda y en su visión de la naturaleza como un lugar sagrado y vivo.

La otra mirada

Un universo que, no por ser aquel al que pertenece la infancia es simple o pueril, al contrario, se trata de un universo misterioso y complejo, que necesita ser descubierto por una mente capaz de leerlo y de dialogar con él.

Una apuesta por la vida alejada del frenetismo, la urgencia, la ambición, la desmesura y el excesivo pragmatismo de la vida moderna, que vuelve a entender el mundo como un lugar mágico lleno de historias por descubrir y construir, un lugar en el que lo pequeño es universal, en el que lo oculto es digno de ser observado, en el que los misterios no necesitan ser resueltos y analizados, sino vividos y aceptados.

Un mundo no globalizado en el que el ser humano no está por encima del resto de seres vivos, en el que es consciente de sí mismo y de su entorno. Un mundo, en definitiva, en el que los niños pueden verse reflejados y que nos recuerda a los adultos que tenemos muchísimo que desaprender

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libros recomendados, hilda, fantasía, naturaleza, luke pearson, barbara fiore

Comentar post