Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La Hora del Cuento: El viaje de Gotita

La hora del cuento  · 

La Hora del Cuento: El viaje de Gotita

Hoy compartimos con vosotros un cuento navideño de José María de Arquer, autor de la novela juvenil Custodios. Que lo disfrutéis.

El viaje de Gotita, de José María de Arquer.

Si quieres aparecer en nuestra Hora del Cuento escríbenos a info@boolino.com.

En una parte del mundo, todos los niños miraban impacientes el cielo con la esperanza de ver llegar las nubes, aquellas nubes oscuras y cargadas de nieve con la que debían hacer sus muñecos. El frío había llegado y sólo faltaba pintar las calles de blanco.

Pero el cielo seguía azul y despejado, ya era tiempo de Navidad y nadie quería pasarla sin su muñeco de nieve.

¡En realidad nadie sabía

que Gotita ya venía!

Y en la otra parte del mundo, muy abajo de los mares, millones de gotas de agua se disponían a celebrar la carrera hacia la superficie, para llegar las primeras y poder volar muy lejos al encuentro de aquellos niños que las esperaban. Gotita estaba muy animada. Había entrenado duro para moverse rápidamente, y ahora era el momento de correr para conseguirlo.

Otras como ella se alineaban nerviosas en la línea de salida.

- ¡Preparados, listos, ya! – gritó el viejo director de la carrera, y todas salieron disparadas hacia arriba.

Gotita nadó tan rápido como pudo, y cuando atisbó la luz sobre su cabeza se movió veloz hacia ella porque sabía que estaba cerca de la superficie. Finalmente, fue una de las que llegó primero y al fin vio el sol.

- ¡Lo logré, lo logré! – gritó entusiasmada felicitándose con sus compañeras, y al momento el sol la calentó tanto que se elevó y comprendió que comenzaba a volar. El mar se veía cada vez más lejos a sus pies y movía las manos para despedirse de todas sus amigas que la animaban a seguir ascendiendo.

Y Gotita voló y voló

hasta que el viento la encontró.

Y el viento sopló tan fuerte que, en muy poco tiempo, la dejó justo encima del pueblo donde aquellos niños aplaudían entusiasmados la llegada de la nube. Porque Gotita, que estaba abrazada a sus amigas, se veía desde allá abajo como una gran nube.

Y el frío les habló con su voz helada:

- Bajad ya y teñid la tierra de blanco, los niños os esperan.

Y cuando acabe el invierno volved al mar,

entonces tendréis una bonita historia que contar.

Y Gotita cayó convertida en un gran copo de nieve. Un niño saltaba alborotado alrededor de todos ellos y la recogió, y modeló con ella un muñeco que, durante todos los días que siguieron, decoraría el jardín de su casa. ¡Estaba entusiasmada porque le había tocado estar cerca de la nariz! Así, podía ver perfectamente cómo aquel niño y todos sus vecinos se preparaban para celebrar la Navidad. Si conseguía mantenerse despierta, ¡vería llegar a los Reyes Magos!

Qué aventura verlos montar sus camellos,

repartiendo regalos ¡y estar tan cerca de ellos!

 

 Salamandra 5-3 230 X 50 0213

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: hora del cuento, el viaje de gotita, jose maria de arquer, cuentos para ninos

Comentar post