Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Kamishibai: libros para jugar

Entrevistas  · 

Kamishibai: libros para jugar

Por Ana Domínguez Vizcay

«El Kamishibai consigue que los niños se concentren en un mismo objetivo y compartan experiencias», Carmen Aldama.

La mañana es fría, muy fría. Unos cuantos copos de nieve descienden caprichosos, recordándome que el temporal anunciado días atrás acaba de despertarse y promete complicarnos la semana.

Llego pronto al C.P. San Juan de la Cadena, en Pamplona, donde me espera Carmen Aldama, con quien tengo ganas de charlar sobre el Taller de Kamishibai que, desde hace más de diez años, desarrolla en el centro con alumnos de 5º de Primaria. Sonriente, amable, siempre con actitud receptiva, nos acomodamos en una clase. «¿Conoces algún Kamishibai sobre la nieve, Carmen?», le pregunto. Me mira como si el reto le pusiera las pilas. Comienza a curiosear en una estantería abarrotada de carpetas perfectamente clasificadas y, al instante, saca una. «Este. La grulla agradecida. Es una preciosa historia tradicional japonesa», me muestra. Creo que estoy con la persona adecuada.

Carmen Aldama lleva más de cuatro décadas en el mundo de la enseñanza, como maestra de Educación Infantil, orientadora y en el ámbito de la formación permanente del profesorado. Eso son tablas. Se topó con el universo del Kamishibai (del que hablé en un post previo) en el año 2002, a través de Reiko Furuno, madre de dos alumnos del colegio. Habían organizado unas jornadas para conocer otras culturas y pedían a algunos padres que narraran un cuento tradicional de su país. Aquella madre se parapetó tras un butai –teatrillo de madera- y fue pasando las láminas ilustradas, mientras interpretaba los textos. La historia de “Momotaro”, una leyenda clásica en Japón, y esa desconocida técnica de narración oral cautivaron a la audiencia.

mamotaro 2

No hizo falta mucho más para que Carmen se diera cuenta. El curso 2002-2003 ya estaba lanzado el primer Taller de Kamishibai para alumnos de 5º de Primaria. Desde entonces, han llovido historias. Han participado más de 250 alumnos del C.P. San Juan de la Cadena, capaces de crear casi 90 materiales distintos. En este tiempo, se ha impulsado además la Asociación de Amigos del Kamishibai, centrada en su divulgación. A estas alturas, Carmen ha publicado numerosos artículos, impartido seminarios y participado en los Rencontres Européennes du Kamishibai, celebrados en 2012 en La Unesco. Anda liada últimamente, porque a finales de mayo publicará, de la mano de la editorial Leer-e, un par de libros: “El Kamishibai” y “El Taller de Kamishibai”.

taller 1 kamishibai

Quizás antes de leer esta entrevista, merezca la pena echar un vistazo a este tráiler sobre su proceso de elaboración. Resulta inspirador.

-¿Qué te enamoró del Kamishibai?

Además de lo bien que se lo pasaba el público y los niños, cómo enganchaba. Aunque al exponerlo es diferente, el efecto que se consigue es parecido al teatro de títeres. En el intento por conseguir más material, me di cuenta de que tenía unas posibilidades didácticas tremendas para, además de disfrutar con él, crear e interpretar Kamishibais con los niños. A ellos les satisface mucho, porque la audiencia está tan atenta que ellos se sienten crecidos.

-Los niños que participan en el taller, de unos 10 años, juegan el rol de oyentes, creadores e intérpretes.

Como herramienta para la comunicación tiene la ventaja de que trabajas el lenguaje oral –en cuanto a expresión y comprensión-, el escrito, el visual y, dentro de este, el plástico. Incluso el corporal, porque se apoyan en el tono de voz, el ritmo y las pausas, en función de las reacciones del público. Hemos tenido experiencias muy positivas, incluso con alumnos de 3º de la ESO, que es una edad más complicada. Un aspecto muy importante es que interiorizan la idea de revisión continua del trabajo. Saben que lo van a interpretar y que el material final se va a dejar en un lugar en el que cualquiera lo puede ver y eso es un aliciente para ellos.

-Así que en este proceso de creación, la meta es el camino…

Sin duda. Es un trabajo que realizan en grupo, normalmente por parejas. Tienen que analizar cuentos y leyendas, boceto kamishibaidecidir la temática, si es una adaptación u original, escribir el resumen del argumento, el boceto –o guión audiovisual-, buscar, inventar… Necesitan ponerse de acuerdo en todo. Tienen que consensuar la idea principal que quieren transmitir con cada lámina, en clave de texto y de las imágenes. Las ilustraciones son cambiantes y deben mostrar diferentes situaciones, planos, caracterizaciones de los personajes… Todo este proceso hace que los niños se concentren en un mismo objetivo y compartan experiencias.

-¿Permite tratar todo tipo de temas?

Sí. A veces lo aplicamos para contar un proceso de trabajo, por ejemplo, y también es muy útil para transmitir temas históricos o de ciencias naturales. Nos pidieron uno para el Museo y Yacimiento Arqueológico “Las Eretas”, de Berbinzana, enfocado a niños de Infantil y Primaria. Contrastamos, a través de un sueño, la forma de vida de un niño en nuestro tiempo con otro que vivió en un poblado hace 2.500 años, y hablábamos así sobre el pastoreo, ritos funerarios, sus útiles de trabajo…

-El butai, el teatro de madera, separa de alguna manera el mundo real del de la historia. ¿Cómo se manejan los chavales?

Nos sirve con los niños cuando comienzan a interpretar, pero, poco a poco, les vamos exigiendo que estén presentes, que se les vea. Lo interesante es establecer una conexión con el público, pero siendo muy rigurosos y pasando desapercibidos.

(En este enlace, podéis ver la interpretación del Kamishibai “Bruno quiere jugar”).

-¿Funciona como recurso para alumnos con necesidades especiales?

Se está usando en aulas de centros con currículos adaptados, con niños con desarrollo de lenguaje retrasado… Preparan la interpretación y, luego, la realizan en otras clases. Es un gran aliciente para estos alumnos, todavía más si lo han creado ellos mismos. Nosotros tenemos establecidos intercambios (siempre regulados) con dos centros de necesidades educativas especiales. Y nos ha permitido algo con lo que las familias están encantadas, que los niños del colegio viven esa normalidad con otros que tienen dificultades y discapacidades.

-Da la sensación de que el Kamishibai os ha permitido tejer otras relaciones interesantes con vuestro entorno.

Es algo de lo que no me percaté al principio, pero que he ido descubriendo después. El Kamishibai me ha enriquecido a mí y al colegio en muchos sentidos. La implicación tan grande de las familias, que nos han ayudado mucho y que lo viven como algo propio del colegio. Y esto ha creado también en los niños un sentimiento de responsabilidad, compromiso, colaboración y respeto.  

Colaboramos, por ejemplo, creando un Kamishibai para las campañas de prevención de la obesidad infantil, que ha tenido mucho éxito; y cuando se celebró el 25 aniversario del colegio realizamos dos, uno contando su historia y, otro, comparando los inicios con la actualidad. Y, en este momento, tenemos una conexión especial con la sala infantil de la Biblioteca de Navarra, donde organizamos una interpretación de Kamishibai todos los meses.

kamishibai 2

-También llevas años impartiendo talleres a docentes de toda España.

A veces son sesiones de presentación para dar a conocer el Kamishibai. En este caso, se quedan con la magia que tiene para atraer la atención y el disfrute que produce tanto en los intérpretes como en los oyentes. Otras veces son seminarios en los que realizan el mismo proceso que los niños, y la satisfacción que les genera es similar. Se dan cuenta de lo que les puede aportar a los alumnos en cuanto a capacidad de investigación, rigurosidad, trabajo en equipo, seguir un proceso cuya primera decisión condiciona el resto…  A ser coherentes con ese trabajo.

-¿Hay algún Kamishibai especial para ti?

mamotaroEl de “Momotaro”, que es con el que lo descubrimos. Y otro que hicimos, “Elefantito tiene hambre”, con el que creamos el modelo del proceso para el taller. Habrá otros mejores, pero forman parte de nuestra identidad.

(Podéis localizar estos Kamishibai, así como multitud de artículos relacionados, recursos, experiencias, interpretaciones y material para descargar en la página web de la Asociación Amigos del Kamishibai).

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: actividades para niños, fábulas infantiles, la escuela

Comentar post

Luz M. Acedo Reifarth

Escribo desde la Asesoría de Idiomas del Centro de Profesores y de Recursos de Cáceres. Tuvimos el placer de contar con la presencia de Carmen en un curso que celebramos en Noviembre. ¡Enhorabuena por vuestro buen hacer, vuestro entusiasmo y rigor! Un abrazo

jesús (el cocinero de los cuentos)

Siempre que utilizo el kamisibai, tengo en mente a la persona que me introdujo en este mundo tan mágico y que descubrimos cada dia con las miradas de los niños y no tan niños. Ademas es un medio interesantisimo en el cual el niño, realiza su propio dibujo, escribe su historia y por último hace su expresión oral delante de los demas. Por eso CARMEN ALDAMA, muchas gracias por lo que me enseñastes. Un abrazo magico.

Ana Domínguez Vizcay

Muchísimas gracias Luz M. Y Jesús por compartir estos comentarios. Me da la sensación de que el entusiasmo que transmite Carmen Aldama respecto al Kamishibai y sus posibilidades es contagioso. ¡Un abrazo!

Carmen

Muchas gracias, Luz M. y Jesús. Y sobre todo por venir de vosotros, dos personas entusiasmadas y con larga experiencia en la motivación infantil a la lectura y como contador de cuentos.

Clara

Excelente artículo que transmite a la perfección "la magia" del kamishibai. Muchas gracias a Carmen por introducirnos en esta técnica y por contagiarnos su pasión hacia el kamishibai.

Ana Domínguez Vizcay

¡Muchísimas gracias Clara por tus palabras!

Sergio Giovanni Díaz Reinaldos

Estoy muy agradecido del tremendo aporte que ha realizado Carmen Aldama a todos quienes amamos el Kamishibai. Como Coordinador Pedagógico de la Biblioteca de mi colegio, hemos descargado los trabajos realizados en sus talleres con estudiantes y adultos y ha sido genial el resultado, estudiantes entusiasmados con las interpretaciones. Ahora mismo, estoy redactando un Proyecto de Kamishibai para ser realizado en Chile, desde donde envío mi admiración y agradecimientos a la docente.