Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Kamishibai, los relatos que vinieron del país del sol naciente

Educación  · 

Kamishibai, los relatos que vinieron del país del sol naciente

Por Ana Domínguez Vizcay

Consigue el efecto hipnótico del teatro de títeres, pero no es lo mismo. El Kamishibai, que traducido del japonés significa “teatro de papel”, tiene sus propios códigos, su mundo narrativo y una puesta en escena particulares.

ButaiUn grupo de niños, más bien pequeños, se sientan y miran expectantes a la persona que custodia lo que aparenta ser una caja de madera. ¿Qué secreto oculta? Lentamente, inicia la historia mientras abre cada una de las tres puertas del teatrillo -denominado butai- y que son la llave de un escenario mágico. El narrador se apoya en la entonación y las pausas para marcar el tempo, pero siempre –al igual que los personajes secundarios de una buena película- en un necesario segundo plano. Todos los sentidos del público están enfocados hacia los dibujos de las láminas -insertadas en el soporte- que el intérprete desliza, mientras lee el texto de la parte posterior de la hoja.  Cuando el relato termina con la última lámina, se cierra el butai con igual delicadeza y se espera la reacción del público menudo. El encantamiento ha hecho efecto y el aplauso está asegurado.

Kamishibai ManEl Kamishibai forma parte de la columna cultural de Japón. Surgió, tal y como hoy se conoce, a finales de los años veinte, en los barrios populosos de Tokio. La precariedad de los años 30 obligó a miles de desempleados  a desplazarse en bicicleta y recorrer las calles con sus teatrillos portátiles, mientras vendían golosinas a los niños. Hay un bonito libro, Kamishibai Man que recrea, precisamente, el origen de esta técnica narrativa.

De forma paralela, surgió un movimiento que entendió sus posibilidades educativas y comenzó a desarrollarlo en el aula. En la actualidad, está absolutamente arraigado en centros de Educación Infantil y Primaria, así como en las bibliotecas públicas y otras instituciones, como la Asociación Internacional de Kamishibai de Japón. Ya está calando como recurso didáctico en algunos países europeos, entre ellos España.

Sencillez en la forma y el fondo

Es obvio que engancha. Los niños interactúan sin perder la concentración, comparten sentimientos y participan divertidos ante lo que sucede dentro del “teatrillo” que, de alguna manera, separa el mundo de la historia del mundo real. El Kamishibai se caracteriza por su sencillez. Los textos son claros y directos, historias simples construidas con frases cortas. Apenas hay descripciones, puesto que se suplen con la fuerza de las imágenes y los diálogos, que expresan con acierto los sentimientos y la personalidad de los protagonistas -pocos-, que pueden ser humanos o animales.

La ilustración debe acoplarse perfectamente al texto. Los dibujos de las láminas son grandes y de trazos claros para poder ser percibidas a cierta distancia. Las escenas tienen que ser impactantes pero simples, y los personajes han de resaltarse, trabajando bien los colores y el uso de diferentes planos.

Lámina sillas

Quizás el truco para conseguir la magia la tenga el intérprete. Tan importante es en el mundo del Kamishibai la calidad de la obra, como el papel del conductor de la historia, que se coloca cerca y detrás del teatrillo, de cara al público. Tiene que conseguir a través de su voz y expresión corporal el dramatismo que requiere la historia, pero evitando ser el protagonista, ya que el foco de atención debe estar en lo que el autor desea comunicar.Sesión Kamishibai

Es esta perfecta combinación entre narración oral y aspecto visual lo que convierte al Kamishibai en un recurso ideal para recuperar la tradición de contar cuentos a los niños. Cada vez son más los centros escolares que desarrollan talleres específicos en los que alumnos de Primaria se convierten en narradores, escritores e ilustradores, elaborando sus propios relatos.

Algunas fuentes de interés

Para profundizar un poco más en este universo narrativo, merece la pena echar un ojo a la web de la Asociación “Amigos del Kamishibai”, impulsada desde Pamplona por un grupo de personas enamoradas de esta técnica. Desde el C.P. San Juan de la Cadena llevan más de diez años trabajándolo en el aula y comparten en este espacio una gran cantidad de recursos, experiencias y materiales para desarrollar los talleres. Es especialmente útil para profesores y familias.

como representar kamishibaiUn libro de referencia que también hay que tener en cuenta es Cómo representar Kamishibai, de la autora japonesa Noriko Matsui.

La editorial más importante de Kamishibai es Doshinsha, de Japón, que tiene varios con la versión en inglés y francés. Otras que publican en este momento en Europa son Sieteleguas (España ), Artebambini (Italia), y Lirabelle y Callicéphale (Francia), aunque más bien ofrecen adaptaciones de libros ilustrados. También en las webs www.kamishibai.com y www.storycardtheater.com pueden encontrarse algunos ejemplos.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: Educación infantil, estrategias de aprendizaje, cuentos infantiles

Comentar post

Luis Arizaleta

Estimad@s amig@s de Boolino. Interesante post de Ana Domínguez sobre una técnica narrativa que propicia la oralidad, favorece la escritura y fomenta la creatividad y la competencia comunicativade niñas, niños, adolescentes y adultos. Mi hija, por ejemplo, participó en 4* de ESO en la creación de un kamishibai en el que su equipo versionó un fragmento de "V de Vendetta", de Alan Moore, y luego lo leyó en voz alta a compañeros de otras clases, todo ello como actividad curricular de Lengua y Literatura en el Instituto de Zizur, guiada por su profesora Piluca Labayen. Saludos desde Zabalza (Navarra). Luis Arizaleta

Ana Domínguez Vizcay

¡Gracias Luis por compartir tu experiencia!