Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La Hora del Cuento: En busca del tesoro de Nacho

La hora del cuento  · 

La Hora del Cuento: En busca del tesoro de Nacho

Hoy compartimos con vosotros un cuento de Carmen Parets, autora del blog Catacricatrac. Un cuento que habla sobre la leucemia infantil y que trata de concienciar sobre la donación de médula ósea.

En busca del tesoro de Nacho, de Carmen Parets.

Nacho acaba de llegar del cole. Como cada día sube corriendo las escaleras de su habitación después de darle un beso y los buenos días a su madre. Y es que lo que más le gusta hacer a Nacho después de clases es jugar  a ser piratas.

Todo empezó cuando en este último cumpleaños le regalaron un cuento de aventuras de unos aventureros piratas, corsarios y bucaneros que iban de isla en isla buscando increíbles tesoros y viviendo peligros e increíbles aventuras.

Tanto le gustaba ese cuento y tanto disfrutaba imaginándose que era el nuevo grumete del barco de piratería, Puño de Hierro, que a todas horas jugaba sin descanso. Si era la hora de bañarse se zambullía en el agua con su barco. Si llegaba la hora de comer o cenar en una de sus manos llevaba el garfio  por muy difícil y aparatoso que fuera coger los cubiertos y si salían a dar una vuelta al parque no salía si  antes colocarse un parche en el ojo. Y es que ser un pirata tan valiente y aventurero era lo mejor del mundo.

Un día estando en el cole, Nacho se comenzó a sentir mal, estaba muy cansado, muy cansado, y los padres de Nacho lo tuvieron que llevar a que lo examinara un médico. Después de varias pruebas vieron que Nacho  estaba enfermo. Tenía  una enfermedad de un nombre raro que nunca antes había escuchado. Una tal Leucemia y debían cuidarlo en un hospital para que mejorase.

Nacho no entendía nada, todo era nuevo y diferente para él.  Aunque no quería reconocerlo por vergüenza le daba mucho miedo y estaba tan triste que ya no tenía ganas de seguir jugando a su juego preferido porque sin darse cuenta todo había cambiado en su mundo.

Su madre, que como todas las madres, habían nacido con un sexto sentido  y con solo una mirada sabía que algo le pasaba a su hijo aunque no lo quisiera decir.

Se acercó a su cama como cada noche hacía para contarle el mismo cuento de los piratas.

-Mamá hoy no- dijo con tristeza Nacho. Estiro más las mantas para asomar solo los ojos por encima de ellas.

-¿Es que ya no te gusta ser pirata hijo?- le preguntó su madre preocupada.

-Ya no puedo ser pirata. Los piratas son fuertes y no están enfermos. Además no tienen miedo a nada.

-Eso no es cierto. Tienen miedo como todos, lo que pasa es que sacan fuerzas y se enfrentan a lo que temen. ¿Quién no tendría miedo de dejar su casa atrás y embarcarse a una aventura?

-¿De verdad?- exclamó con sorpresa Nacho.

-Claro, marchan de su casa como lo harás tú. Ellos rumbo a mares lejanos. Nosotros iremos a un Hospital por un tiempo, donde te cuidaran como si estuviéramos en casa. Habrá que pasar un tiempo en nuestro barco-cama sin pisar tierra como les pasa a los auténticos marineros. En este barco en lugar de velas llevan unos tubos largos  llamado goteros que son muy importantes para seguir navegando. Y nuestras provisiones serán unas capsulas especiales que te ayudaran a ponerte bueno. A veces sentirás mareos pero eso le pasa a todo navegante al principio hasta que se acostumbra.

También podrás presumir como ellos de tus heridas de guerra.

A veces luchando con la enfermedad se cae el pelo pero te podrás poner pañuelos súper chulos  como ellos.

-¿Y encontraremos sirenas Mamá?

-Si unas diferentes a la de los libros, se llaman enfermeras y en lugar de cola llevan una bata blanca pero gracias a ellas y a los doctores marinos no nos perdemos de rumbo y siempre estarán dispuestos a ayudarnos en nuestro viaje.

-¿Y habrá un tesoro?

-¡Ah! Eso es lo más importante de todo y por lo que todo pirata sale a la aventura para encontrarlo. Y este es el más importante de todos los tesoros del mundo.

-¿Tan importante es Mamá?

-Si porque da vida y puede curar tu enfermedad.

-¿Y en que isla la podemos encontrar?

-No está en ninguna isla Nacho. Este tesoro tan importante está dentro de cada persona. Se llama Médula ósea. Y con un poco de ese tesoro, un niño o una persona mayor se pueden curar. Lo malo es que mucha gente no sabe que tiene ese tesoro en su cuerpo por eso es difícil y se resiste a que lo encontremos pero otras veces las personas se dan cuenta de lo que tienen y lo quieren compartir con los demás. Y gracias a esas personas nuestro viaje finalizará y podremos volver pronto a casa.

Fin.

Ilustraciones de Gwenda Kaczor.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: la hora del cuento

Comentar post