Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La hora del cuento: ¿Dónde está Ricardo?

La hora del cuento  · 

La hora del cuento: ¿Dónde está Ricardo?


En boolino queremos fomentar la lectura infantil de todas las maneras posibles. Una de ellas, es a través de esta sección: La hora del cuento donde publicaremos los cuentos cortos que algun@s de nuestr@s amig@s nos envían. Si queréis participar, podéis hacerlo enviando vuestro cuento a info@boolino.com.

Gracias por participar y compartir momentos y cuentos infantiles en boolino.

El cuento es hoy es ¿Dónde está Ricardo? Donde el protagonista demuestra a Ricardo en qué consiste la amistad.

¡Cuentos infantiles para disfrutar!

Por Begoña Torres.

¿Has sentido alguna vez que serías capaz de hacer cualquier cosa por un amigo? Nuestro protagonista demostró a Ricardo en qué consiste la amistad.

A las cinco en punto, como todas las tardes, Ricardo apareció. Venía dando saltitos y silbando, siempre la misma melodía. Yo adoraba esa canción y a él también. Era el mejor momento del día. Todos los días elegía a uno del grupo para jugar. Yo siempre le miraba con ojos suplicantes y poniendo mi mejor sonrisa para que me seleccionase, pero él siempre me ignoraba. Deseaba tanto que fuese mi amigo, que hubiese sido capaz de cualquier cosa, lo que él me pidiese. Pero, los días pasaban y yo continuaba allí, esperando, viendo pasar a Ricardo, sin ni siquiera recibir un saludo por su parte.

Un día Ricardo no apareció, yo esperé y esperé. Debieron pasar unas dos horas, pero no se presentó. El resto del grupo no parecía preocuparse, pero yo sí. En un descuido de los demás, decidí ir a buscarle. No sabía por dónde empezar...

Fui al parque, pero por mucho que busqué no estaba allí. No quedaban muchas personas, tan solo unas cuantas madres con sus niños. Intenté preguntar por él, pero no pudieron ayudarme. Me pareció que no me entendían. Seguí dando vueltas preguntándome dónde podría estar Ricardo. Me acerqué al final del parque. Allí estaba el campo de fútbol. Estaba vacío. La tarde era desapacible y los niños deberían haber vuelto a sus casas. Quedaba poco tiempo para que anocheciese. Me pareció ver unas pisadas en la arena. Decidí seguirlas. Las huellas llegaban hasta el borde de un desnivel. Con cuidado me acerqué a él y miré hacia abajo. Allí estaba Ricardo, tumbado sobre unas ramas que habían frenado su caída. Se agarraba con fuerza el brazo, por lo que deduje que debía dolerle. Intenté llamarle. Ricardo abrió lentamente los ojos y me sonrió, pero casi de inmediato puso una mueca de dolor. Tenía que ir a buscar ayuda. Corrí por el parque buscando a alguien que nos pudiese ayudar. A lo lejos divisé unos policías que debían estar haciendo una ronda de vigilancia. Me dirigí hacia ellos. Al principio no me hicieron mucho caso, pero debido a mi insistencia me acompañaron hasta donde se encontraba Ricardo. Al verlo, llamaron a una ambulancia.

El médico, al ver lo nervioso que estaba me dijo:

- No te preocupes, se pondrá bien, no es más que un brazo roto. Tiene mucha suerte de tenerte como amigo.

Los policías me felicitaron por mi acción y me llevaron a casa, donde me estaban esperando.

Pasaron unos días hasta que volvió a venir Ricardo. Supe que llegaba porque le escuché silbar esamelodía que tanto me gustaba. Le vi andando dando saltitos y con el brazo escayolado. Se acercó a nosotros. Se paró delante de mí sonriendo.

- Quiero adoptar este perro – dijo.

- ¿A Kelvin? Buena elección. Siempre pensé que era un perro muy apropiado para ti. ¿Sabes que su nombre significa amigo? – dijo mi cuidador.

- No lo sabía – dijo Ricardo -. Pero ha demostrado serlo.

Nos fuimos juntos del hogar para perros, que, hasta ese día, había sido mi casa y supe, que a partir de ese momento yo sería siempre el elegido para jugar con él.

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: recomendaciones, boolino, fomento de la lectura infantil, cuentos infantiles,

Comentar post

Teresa

Me ha emocionado. Gracias Begoña.

Toni

Felicidades Begoña, por tu creación, y por querer compartirlo con boolino¡¡¡ Y no lo dejes¡¡¡

Saly

Me ha encantado. Lo voy a explicar a los niños hoy mismo. Te felicito Begoña. Lo he compartido en Facebook. Y sigue compartiendo estas historias!!!

Rosa

Preciosa historia llena de amor y muy sorprendente, que seguro hará las delicias de muchos niños y de sus padres ... Admirable tu forma de llevar al lector hacia ese final innesperado y emotivo. Esperaré impaciente tus cuentos. ¡¡Felicidades!!

Begoña

Lo primero de todo quería agradecer a Boolino la oportunidad que me ha brindado publicando mi cuento. También quería agradecer a todo el mundo el apoyo que me ha mostrado a lo largo del día, no he cesado de recibir felicitaciones a través de twitter, facebook y de mi móvil. Muchas gracias a todos. Esto me anima a seguir luchando en el difícil pero precioso mundo de la literatura. La lectura para mí es algo fundamental en el desarrollo de las personas y si con mi cuento he podido aportar un granito de arena para que hoy un niño se haya divertido mientras lo leía me doy por satisfecha. Es increíble la labor que está realizando Boolino para fomentar la lectura infantil y sólo me queda por deciros ¡enhorabuena!

boolino

Apreciada Begoña, la razón de ser de boolino es que amantes de la literatura y sobre todo preocupados por la "educación lectora" de sus hijos, tengan un punto de encuentro y de referencia, donde buscar, compartir, aportar, encontrar...de forma que entre todos consigamos fomentar la lectura infantil. Sin aportaciones como la tuya, valoraciones y comentarios de los usuarios, no podremos aportar todo lo que queremos a la sociedad. Muchísimas gracias, y por supuesto, te invitamos a que sigas compartiendo con nosotros tus creaciones. Al resto de usuarios, les invitamos también, por supuesto, a hacerlo¡¡¡ Felices sueños¡¡¡

maria del mar

muchisimas felicidades! es un cuento genial, genial genial! como cuentacuentos, lo voy a difundir allá por donde vaya! ;) gracias gracias gracias!

DÁMARIS

Super bonito. Corto...y con una fuerza asombrosa. Lo voy a leer a mis hijos...¡seguro que un montòn de veces!