Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Libros ilustrados: Miguel Ángel Díez

Entrevistas  · 

Libros ilustrados: Miguel Ángel Díez

"Dentro de la literatura está encerrado todo lo que somos y, seguramente, lo que llegaremos a ser"

Miguel Ángel Díez es un ilustrador autodidacta o, dicho de otro modo, todo lo que sabe de dibujo lo ha aprendido practicando mucho, equivocándose y volviéndolo a repetir. Nació en Aspe (Alicante) en el año 1973 y le encantan los libros (ilustrados o no), el cine de animación y escuchar el agua de las fuentes al caer.

 

Antes de ilustrar libros dibujó un montón de páginas de cómic y pintó algún que otro cuadro. Ha publicado libros en editoriales como: Anaya, Bromera, Cuento de Luz, Edelvives, Kalandraka, Ponent, OQO, Thule o Sleepyslaps. Alguno de esos libros han recibido menciones (Mi abuelo Simón lo sabe fue Primer Premio del VII Certamen Internacional de Álbum Ilustrado Ciudad de Alicante y finalista del Premio CJ a Nuevas Publicaciones convocado por la fundación cultural CJ de Seúl en el año 2008. También en el año 2008 Los animales de la lluvia fue Premio de la Conselleria de Cultura y Educación de Valencia al libro en valenciano mejor ilustrado y en el año 2011 Debajo de la higuera hay un tesoro fue incluido en la lista de honor de los Premios CCEI dentro de la modalidad de ilustración); otros tres libros han sido seleccionados dentro del catalogo White Ravens que realiza la Biblioteca Internacional de la Juventud (Estela, El cartero de Bagdad y El último canto); y, además, ha participado en cuatro exposiciones internacionales de ilustración infantil (en las exposiciones Le Immagini della Fantasia de los años 2010 y 2011 realizadas en la ciudad italiana de Sàrmede, en la 23ª Bienal de Ilustración de la ciudad eslovaca de Bratislava en al año 2011 y en la 6ª Exhibición Internacional de Ilustración para Niños I colori del sacro. Aria realizada en 2012 en el Museo Diocesano de Padova, en Italia).

¿Cómo te defines profesionalmente?

Quizás me autodefiniría como un narrador visual. Como ilustrador, intento que mis dibujos hablen tanto en la ilustración particular como en el conjunto del libro. Me parece importante envolver aquello que cuenta el texto e incluir algún elemento que aporte algo interesante; si de deja. Además, le doy mucha importancia al ritmo narrativo.

¿Desde cuando te gusta el mundo de la ilustración?

La ilustración infantil, en concreto, reconozco que desde hace relativamente poco. Cuando  empecé a dibujar, más o menos en serio, me interesé principalmente por los cómics y las ilustraciones, primero juveniles y después para adultos. El verdadero interés por la ilustración infantil no apareció hasta que intenté ilustrar mi primer libro infantil, hará unos 6 años (intento, a todo esto, realmente olvidable. El texto era tan malo que casi consigue enemistarme con su autor; lo cual hubiera sido un problema teniendo en cuenta que lo escribí yo mismo). Desde entonces se ha convertido en mi gran pasión. 

Empezaste con el mundo del cómic y pintando libros. ¿Por qué este cambio?

En cierto modo, la ilustración infantil, para mí, ha supuesto unir ambos mundos. Por un lado, me permite desarrollar un relato con bastante autonomía (como haría con un cómic) y por otro, disfruto mucho con el acabado de cada ilustración (como me pasaba con la pintura). Sería el hombre más feliz del mundo si me pudiera pasar un mes entero trabajando en una sola ilustración. Me encanta perderme dentro del papel. De todas formas, no he abandonado completamente ni la pintura ni los cómics.

¿Recuerdas algún libro que marcara tu infancia?

Recuerdo bastante bien los libros que leía de pequeño, de hecho, gran parte de ellos aún habitan en alguna estantería; pero no recuerdo ningún título que fuese increíblemente especial. Lo especial en ellos llegaba después de leerlos, cuando continuaban creciendo en mi cabeza teniéndome a mí de protagonista.

¿Cuáles son tus pasos creativos? Cuéntanos en qué te basas para dibujar.

Mi enfoque es bastante cinematográfico. Como comentaba antes, pienso en el libro como en un todo que se debe desarrollarse correctamente. No estoy contento hasta que la historia, como tal, encaja perfectamente en mi cabeza. Una vez que tengo esa idea clara, todo lo demás es más sencillo. A este respecto, soy muy emocional en el planteamiento (y muy poco analítico). Cada vez hago menos bocetos previos, y éstos suelen ser muy simples. La parte práctica no tiene ningún misterio. Trabajo, generalmente, con acrílicos, acuarelas y lápices de color. Finalmente, no suelo usar el ordenador. En cuanto a mis influencias, éstas son muy variadas y extensas.

Llevas a tus espaldas numerosos premios que has merecido tras tu trayectoria artística. ¿Qué suponen para ti?

Bueno, en realidad, muchos premios no he recibido. En cuanto a qué suponen; primero, alimentan mi desmesurado ego (es broma, tengo un ego casi insignificante), segundo, aportan algo de prestigio a mi trabajo y, finalmente, suponen una cierta inyección económica.

Pero, sinceramente, para cuando empiezo el siguiente trabajo, el premio ya ha quedado en el olvido.

Nuestro lema es fomentar la lectura y desde boolino queremos que los libros continúen en la vida de las personas. ¿Hasta que punto crees que beneficia la lectura?

Es interesante. La lectura es un elemento fundamental (junto con otros muchos, por supuesto) para moldearnos, tanto a nivel personal como social. Nos aporta conocimiento, nos hace crecer y nos da libertad. Incluso para aquella gente que la denosta o que, simplemente, no lee, la lectura es esencial (aunque ellos, me temo, no lo saben).

En un mundo en que la tecnología está avanzando a una velocidad de vértigo, ¿cómo te imaginas el mundo del libro en unos años? ¿Y el del libro infantil para pre-lectores y primeros lectores?¿Crees que divertirse y leer son polos opuestos? Y en cuanto a la televisión, ¿dirías que es compatible ver tele y leer libros?

Empezando por la última cuestión, de pequeño, consumí muchas horas viendo televisión (supongo que eso explica muchas cosas sobre mí). Pero también consumí muchas horas leyendo libros (supongo que eso explica otras tantas). Sí, creo que son perfectamente compatibles. Depende más de lo que veas, de lo que leas y de lo que aprendas con ello.

El libro infantil me lo imagino, dentro de no mucho tiempo, como un objeto básicamente interactivo y, por supuesto, viviendo en una pantalla plana. Las palabras serán una parte más de un objeto en el que habrá juegos táctiles, imágenes en movimiento y sonido (soy un genio, acabo de describir una tableta digital actual).

En cuanto al libro, tal y como lo hemos conocido hasta hace bien poco, quedará como un objeto de coleccionismo. Eso sí, con un gran mercado comercial.

Por último, tengo muy claro que leer y divertirse, no sólo no son polos opuestos sino que leer sin divertirse debería ser considerado un pecado (quedan fuera las declaraciones de renta y los prospectos de los medicamentos).

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Que les transmitan las emociones que se esconden en los libros. Dentro de la literatura está encerrado todo lo que somos y, seguramente, lo que llegaremos a ser. Una vez conseguido esto, el resto lo harán los propios libros. Eso sí, es importante buscar los textos adecuados. Todos tenemos, por lo menos, un libro hecho a nuestra medida.

Por último nos gustaría que nos recomendaras algún libro para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura, y una ilustración dedicada a Boolino que acogeremos con mucho cariño.

Difícil cuestión. Voy a recomendar tres libros, extraordinariamente humanos, que a mí me han emocionado: Mejillas rojas de Heinz Janisch y Aljoscha Blau, El hombre que plantaba árboles de Jean Giono y Matar a un ruiseñor de Harper Lee. Los dos últimos títulos no son precisamente infantiles pero, para pequeños no tan pequeños, tienen un mensaje maravilloso y muy acorde con los tiempos que vivimos.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.


Links de interés: http://miguelangeldiez.blogspot.com.es/

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: Entrevista a Miguel Angel diez, Pastor de nubes, los despistes del abuelo pedro, el hombre del saco, libros ilustrados

Comentar post