Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Los 100 años de un gran autor: felicidades Roald Dahl

Libros juveniles  · 

Los 100 años de un gran autor: felicidades Roald Dahl

Por Cristina Mangas

Este año se conmemoran las muertes de algunos escritores muy conocidos de la literatura española. No en vano es el año Cervantes, pero también se celebra el centenario de Camino José Cela o Antonio Buero Vallejo. Pero en el extranjero, y concretamente en Gales, también están de celebración. Precisamente un 13 de setiembre de ahora hace un siglo nació un escritor mundialmente conocido, aunque sus obras lo son aún más. 

Es Roald Dahl, autor de los Gremlins, Matilda  y autor de la conocidísima fábula de Charlie y la fábrica de chocolate, entre muchas otras historias. Si un lector conoce estos títulos, pero no se ha adentrado aún en la obra de Dahl, probablemente pensará que sus libros son solo para niños, con elementos mágicos y quizá alguna lección tipo ‘haz caso a los mayores’ o la esperanza es lo último que se pierde’, de esas que siempre concluyen los libros infantiles.

Pero la realidad que hay en los libros de Dahl es un poco diferente. Porque una de las características por las que ha conquistado a muchos niños (y no tan niños) es precisamente porque no los trata como a tales. Les habla de forma clara, huyendo de los tópicos tan trillados de otros productos infantiles, huyendo de sentimentalismos y hablando de temas que supuestamente los niños no deberían conocer aún, como el abandono de unos padres en verso a sus hijos –como sucede en Matilda–  o que bajo una mujer perfecta se puede esconder una bruja –como cuenta el autor en Las brujas–. Quizá sus lectores son niños o preadolescentes, pero no por ello son menos inteligentes que los adultos.

Roald Dahl, lejos de intentar adoctrinar a sus lectores para que siguieran las normas de la sociedad, hace todo lo contrario. En alguno de sus cuentos hay una clara intención de que el protagonista se rebele, que desobedezca a las autoridades establecidas. También demuestra que la fantasía no está reñida con la sátira y que la sátira no es solo algo de mayores. ¿Eso es malo? Para algunos podría ser así, pero la intención del autor galés era que los niños, en efecto, empezaran a tomar conciencia, empezaran a pensar por ellos mismos –que aceptaran las consecuencias de sus actos– e hicieran ese paso de la niñez a la juventud.

Pero hablar de Roald Dahl no es hablar de verdad de este autor si no se menciona también a Quentin Blake, su ilustrador de cabecera. Blake puso cara a una niña que había leído Grandes esperanzas, a brujas que querían convertir a los niños en ratones y a un gigante soplasueños. En el imaginario colectivo las obras de Dahl no serían lo mismo sin las ilustraciones de Blake, –que se pueden encontrar, por ejemplo, en las ediciones de Santillana–; ilustraciones de apariencia descuidada pero con un gran trabajo detrás.

Por otro lado, los relatos de Roald Dahl no solo entretienen, sino que también son una muestra fantástica de virtuosismo. Sus historias son universales y atemporales, pese a estar escritas en la década de los ochenta. No hace falta ser un niño para disfrutar de ellas, porque los adultos también podrán disfrutar.

Asimismo, en todas sus obras se encuentra un elemento que provoca la curiosidad del lector, que le hace querer descubrir la respuesta a un enigma, descubrir el billete dorado dentro de una chocolatina. Sus libros no son difíciles en cuanto a la estructura, pero el final siempre sorprende, tanto a niños como a mayores. Y esta sorpresa, después de un siglo de aventuras ‘roaldianas’, es algo que no todos los autores logran conseguir. 

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: Roald Dahl, colección, centenario

Cristina Mangas  ·  Ars longa, vita brevis

Bibliotecaria a tiempo parcial, estudiante de Filología Hispánica casi siempre y lectora a tiempo completo. Participa en clubs de lectura y comparte sus experiencias lectoras y opiniones en el blog de literatura Ars longa, vita brevis. Twitter: @Cris_Potterhead Facebook: cmangas2

Comentar post