Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Mick Valiente y su andador plateado

La hora del cuento  · 

Mick Valiente y su andador plateado

Por Mamá de un valiente

Mick Valiente se despertó temprano esa mañana y su cara se iluminó al ver a su papá y su mamá. Desayunó rápidamente con la ayuda de su papá mientras observaba como su mamá colocaba la merienda en el carrito de paseo rojo. A Mick Valiente siempre le había gustado mucho su carrito rojo, pues con él paseaba junto a su mamá y veía muchos sitios nuevos. Era muy divertido pasear. Sin embargo desde que había empezado a ir a la guardería; había algo que le tenía un poco desconcertado y le preocupaba bastante. No acababa de entender porque sus amigos no usaban carritos; ellos llegaban a clase cogidos de las manos de sus mamás y andaban y corrían sin ningún problema; pero él por más que lo intentaba aún no podía.

Él se lo pasaba muy bien con sus compañeros de clase, con ellos jugaba a los cubos, pintaba y cantaba canciones. Junto a él siempre estaba Susana su profesora de apoyo que le ayudaba a caminar, a comer y a sentarse en la silla y la mesa para hacer las actividades. Gracias a ella se sentía especial pues era muy alegre y le hacía disfrutar de la guardería. Cuando sus compis jugaban a las carreras, no se sentía solo porque sabía que Susana estaba siempre dispuesta a jugar con él.

Le gustaba mucho observar lo que hacían sus compañeros , le gustaba ver lo fácil que les resultaba moverse, lo rápido que repetían lo que la profesora les decía , lo fácil y divertida que era su vida ; y sin embargo se frustraban muy rápidamente y lloraban muy a menudo.

Mick Valiente intentaba explicarles que no merecía la pena tantos enfados y lloros. Que la guardería era muy divertida y que tenían mucha suerte porque podían caminar sin ningún problema.

mick

Les contaba que él iba todas las semanas a hacer gimnasia y que allí había conocido muchos niños; algunos mayores que ellos que aún no podían caminar, a otros les costaba mantener su cabeza o sentarse. Unos tenían los músculos muy blanditos como le ocurría a él y otros muy duros. Todos luchaban mucho por mejorar y aunque a veces se frustraban siempre seguían adelante con una sonrisa.

Mick Valiente siempre iba a gimnasia con su mamá , ella era su gran apoyo y aunque a veces le costaba mucho hacer los ejercicios , no le importaba porque sabía que cuando terminara la sesión ella le sonreirá y le daría una gran abrazo mientras le decía lo bien que lo había hecho. Pero a pesar de todo, a veces se sentía enfadado porque aun no podía moverse como quería, y no podía jugar a las carreras como los demás niños.

Su mamá sabía que Mick Valiente a veces se sentía frustrado, por eso se sintió muy feliz el día que consiguió andar solo con su andador en las clases de gimnasia.

Llevaba tres años haciendo gimnasia y por fin había llegado el momento. Mick Valiente, lo había conseguido, podía caminar con un andador.

mic

Esa mañana su mamá le montó en su carrito rojo y junto a su papá se dirigieron los tres hacía la guardería.

Al entrar en la guardería sus papás se miraron y sonrieron. Estaban muy contentos y un poquito nerviosos. ¿Le gustaría a Mick Valiente su sorpresa?

Mick Valiente se fijo que sus profesoras y sus compañeros observaban con cara de asombro un objeto plateado. ¿Pero que sería lo que estaban mirando?

Se giró hacia su mamá buscando una respuesta. Esta se agachó y le dijo:

- Mira, los Reyes Magos te han traído un regalo a la guardería. Un andador. ¿Te gusta?

Mick Valiente de repente sintió unas enormes ganas de llorar y dijo entre lágrimas.

-¿Qué pasa mamá, también en la guardería voy a tener que hacer gimnasia?

Su mamá le miró y le abrazo, y le dijo:

-No, mi niño, el andador es para que disfrutes, camines, corras y puedas jugar a las carreras con tus amigos.

micky

En ese momento dejo de llorar y le dijo:

-Mamá me da un poco de miedo.

-No te preocupes le contestó su mamá, lo vas a hacer muy bien. Si al principio vas más lento que tus amigos, piensa que lo importante no es como se empieza una carrera sino como se termina. Y yo sé cariño que tú la vas a terminar como un gran campeón.

Mick Valiente comenzó a caminar con su andador, al principio iba muy despacio, y en su cara se reflejaba las dudas, pero poco a poco fue cogiendo confianza, y comenzó a relajarse mientras avanzaba hacia sus compañeros que le miraban con asombro y admiración.

Los papás de Mick Valiente se abrazaron mientras veían como se alejaba rodeado de sus compañeros. Antes de entrar en clase se giró y les sonrió mientras se apoyaba en su andador plateado.

mi

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: la hora del cuento, LIJ

Comentar post

Ricardi

Enhorabuena !