Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Primeros estímulos para el bebé

Educación  · 

Primeros estímulos para el bebé

Por María José Madarnas

Los primeros estímulos de la inteligencia del bebé son un auténtico camino de descubrimiento para él, pero también para sus padres. Si la curiosidad del bebé es el gran motor de esta andadura, la paciencia y el amor de los padres será los combustibles que permitirán un viaje maravilloso.

Los primeros estímulos para desarrollar la inteligencia del bebé

Todos los padres quieren que sus hijos sean lo más inteligentes posibles, Se considera que la inteligencia será una destreza que les servirá durante toda la vida y para muchos aspectos distintos.

Algunos padres se obsesionan con ello y procuran que sus hijos destaquen desde la primera infancia, convirtiendo la educación del niño en una especie de competición. Ni que decir tiene que esto es inadecuado, ya que puede ser muy contraproducente y perjudicar al niño a nivel emocional.

Pero, ¿realmente podemos estimular la inteligencia de nuestros hijos desde que son bebés o es solo un mito como el otrora famoso efecto Mozart? La respuesta es que sí, es factible aprovechar los primeros años del bebé para facilitar un mejor desarrollo de su capacidad de entender y pensar.

¿Son los bebes realmente “esponjas”?

Suele decirse que los niños son esponjas capaces de absorber todo lo que ven. Es cierto que nuestros hijos, cuando son bebés y en la primera infancia, aprenden por imitación de lo que ven. Pero la maduración de su cerebro pasa por etapas muy diversas.

En sus primeros meses, sus neuronas están aún en proceso de interconexión y el cerebro del bebé aún está muy inmaduro para procesar la mayor parte de la información que recibe, que es principalmente sensorial. Carece de capacidad de desarrollar conceptos o pensar de modo abstracto e incluso su identidad no está todavía bien delimitada. Por lo tanto, querer estimular el cerebro y el intelecto de los bebés, es posible, pero deberá realizarse del modo adecuado, teniendo en cuenta sus limitaciones. De lo contrario, no lograremos objetivo alguno.

El libro Estimulación del cerebro infantil de editorial Narcea nos explica ejercicios concretos para ayudar al desarrollo de la inteligencia del bebé entre los cero y los tres años. Se diferencia entre las distintas etapas por las que el cerebro del bebé pasa en esos años, ofreciendo distintas maneras de estimular el entendimiento del niño según sus posibilidades reales. No tiene ningún sentido querer ejercitar el cerebro de un bebé de seis meses del mismo modo que el de un niño de dos años.

 

El papel de los padres y del lenguaje

La inteligencia se manifiesta de maneras muy diversas y por eso puede también estimularse de varios modos. Podremos ayudar al bebé a desarrollar la inteligencia espacial, la emocional, la neuromotora y la relacionada con la capacidad del pensamiento abstracto. Todas ellas, pero sobre todo la última, están relacionadas con el desarrollo del lenguaje.

Cuanto antes se adquiera el lenguaje, más fácil será estimular la inteligencia del bebé de más maneras, pero en las primeras etapas de su vida, al no poder recurrir al lenguaje, es más difícil. Por eso los padres tienen que ser imaginativos, pacientes y constantes. Hablar al bebé siempre será adecuado, pero de inicio será un proceso lento. Cuando empiece a manejar algunos conceptos y palabras, libros como Bebé genial, de Círculo Imaginarium, ayudarán a que amplíe su vocabulario y vaya desarrollando conceptos básicos, además de mejorar su atención y ejercitar su memoria.

Será esencial ir combinando distintos estímulos para mantener la atención del niño e incidir en las distintas destrezas que puede desarrollar. Además, los padres deberán estar muy atentos a los gustos y preferencias de su pequeño aprendiz. Así podrán ir conociendo mejor su personalidad y adaptando la manera en que aprovechan sus intereses.

También te puede interesar:

María José Madarnas

Me apasionan las letras, por eso decidí desde pequeña que me dedicaría a trabajar en una profesión en la que ellas fueran las protagonistas. Así me dedico a la escritura y a la traducción. De pequeña leía todo lo que caía en mis manos y ahora además escribo sobre todo lo que me gusta, sobre lo que sueño y sobre lo que me preocupa. Escribo para divertirme, para relajarme, para compartir con otros lo que pienso, para llevar las palabras dichas en otra lengua a nuevos lectores, pero sobre todo por el inmenso placer de escribir. Un texto vive no cuando alguien lo escribe, sino cuando alguien lo lee. Así que, muchas gracias por leer. Twitter: @klamajama

Comentar post