Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Roger Olmos presenta la exposición "Y lustrar"

Noticias  · 

Roger Olmos presenta la exposición "Y lustrar"

Roger Olmos nació en 1975. Empezó su carrera haciendo de aprendiz de ilustrador científico en una clínica de Barcelona. Al terminar sus estudios, se especializó en ilustración infantil. Dentro del mundo de la ilustración, ha trabajado en diversos campos: en literatura, prensa, publicidad y televisión. Ha publicado más de 40 títulos, los cuales han sido traducidos al inglés, italiano, francés, portugués, rumano, coreano y árabe. Después de ganar 3 White Raven Awards y haber sido seleccionado durante tres años consecutivos en la Feria del libro infantil de Bolonia, Roger Olmos ganó el premio Llibreter en 2007 y el premio Lazarillo en 2008.

Roger, ¿cómo te defines profesionalmente? ¿Y como persona?

Como profesional alguien serio y cercano, meticuloso y bastante versátil a nivel de distintos estilos, y lo más importante, puntual. Como persona... mucho sentido del humor, alguien que da diversas lecturas de todo lo que ve, soy extrovertido y lo más importante, puntual.

¿A quién le debes tu amor por las ilustraciones y los libros?

Supongo que a mi padre. Me encantaba colarme en su estudio y mirar todos los libros de ilustración que tenía en su biblioteca, eran los 80, y para nada eran ilustraciones para mi edad. Pero me transmitían mucho, y eso es lo que me gusta hacer, transmitir sensaciones. Los libros te dan la capacidad de imaginar, de poner caras y ropa y decorados a lo que vas leyendo. Me encanta que me cuenten algo y si tiene un punto de fantasía mejor.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos como lector? ¿Qué lecturas fueron más decisivas en tu infancia?

Pésimos, odiaba las lecturas que me hacían leer en la escuela, eran aburridas y tostones, ¡para la edad que teníamos claro! ¿Como a un chaval enano le hacen leer El árbol de la ciencia? Al menos para mí fue un tostón, odiaba leer entonces, hasta que pude escoger mis propios libros. Me encantó leer El señor de los anillos, El hobbit creo que fue de mis primeros libros, pff... no recuerdo bien, pero la fantasía me encantaba, algo que no tuviese nada que ver con nuestro día a día…

¿Y cuáles fueron tus primeros pasos como ilustrador? ¿Cómo decides o te das cuenta de que quieres poner imagen a textos?

Empecé en un hospital, como aprendiz de ilustrador científico. Ilustrando para los médicos en folletos y artículos de revistas de medicina de traumatología y cirugía estética. Más tarde ingreso en la escuela Llotja Avinyó, y ahí descubro la ilustración infantil, puedo dar rienda suelta a la imaginación y hacer lo que me plazca, sin estar sujeto a anatomías ni cosas así. Aunque el trabajo de hospital me fue muy bien para aprender a hacer texturas y sobre todo para dotar de una estructura interna a mis personajes. El hecho de poder ilustrar tu propia interpretación de un texto es genial, poder mostrar al público no solo lo que se cuenta, sino también lo que te provoca y el cómo te sientes en ese momento.

El siguiente paso lógico, debería ser conseguir un proyecto que te permita llegar a un editor. ¿Fue una tarea fácil o una aventura?

Pues fue gracias a Bolonia que conseguí publicar mi primer álbum. Fui seleccionado en el 99 en la feria del libro infantil de Bolonia: revoloteando por la feria cual mosca cojonera fui a caer en manos de los de Kalandraka, les gustó mucho mi trabajo, y unos meses después, publiqué mi primer álbum Tío Lobo lo hice en Edimburgo, por aquel entonces estaba viviendo ahí. A partir de ahí poco a poco me fueron llamando editoriales. La verdad es que no lo he tenido que pelear mucho a nivel de llamar puertas, yo tenía otro trabajo para ir tirando, iba combinando la instalación de aire acondicionado con algún álbum que me iba saliendo, hasta que un día me cansé de tanto taladro y polvo con el Justo Molinero de fondo que traían los demás "currantes" en sus radios. Me tiré a la piscina y decidí trabajar solo en lo que realmente me gustaba.

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Qué es primero, el texto o la ilustración? ¿Siempre?

Siempre es primero el texto, me envían la historia, a veces ya separada por páginas y otras lo hago yo, me la leo y la releo mientras hago pequeños apuntes. Busco información según la época ambientada o personajes, animales, etc... Hago mis propias interpretaciones y después me voy a un café, me pido un té de esos con mucho despliegue sobre la mesa y me pongo a hacer esbozos página por página. Esta parte siempre fuera del estudio, cuando ya tengo todo, me pongo con los originales, los cuales muchas veces cambian el esbozo original. Suelo tardar de dos a cuatro días por página, depende de la complejidad de estas.

¿Cómo consigues crear las imágenes para un texto, crear nuevos personajes, nuevas historias? ¿Qué necesitas para poder plasmar en un texto esas ideas?

Pues un cerebro con un buen imaginario, al cual hay que ir nutriendo constantemente, con libros, películas, escenas de calle, paisajes, puestas de sol.... hay que entrenarlo, ¡si no se pierde materia!

¿Cómo se adapta un ilustrador a diferentes autores? ¿Quién asume qué parte en el proceso de creación de un nuevo proyecto?

De autores los hay de todos los colores, nunca he tenido problemas con ninguno, de hecho casi siempre es la propia editorial que te exige tu propia interpretación, al margen de lo que piense el autor, aunque yo no me olvido de él, no deja de ser su historia, y hay que respetarla. No digo que sea el autor el que te tenga que decir lo que has de hacer (que esto ha pasado y he tenido que pararles los pies) pero no se nos puede ir la cabeza haciendo algo completamente distinto a lo que cuenta la historia, si una escena ocurre en medio de la ciudad, ¡no ilustremos la tundra mongola! El autor hace la historia, él solito, y el ilustrador le pone cara y ojos, aunque a mí me gusta hablar con todos, autor y editor, es importante una buena comunicación. El libro de Besos que fueron y no fueron por ejemplo fue un triángulo constante. En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas.


¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Pues ante todo que les escuchen, que sepan qué es lo que les gusta, que les lean cuentos, que los lleven a librerías y les dejen investigar entre todos los libros que haya, y que sean ellos los que escojan, aunque no sea adecuado a nuestro entender, lo importante es que se interesen por algo.

¿Y qué les dirías a los padres que no están preocupados por si sus hijos leen o no, y están más tranquilos mientras les dejan ver la televisión, o jugando con las consolas?

Pues que lo más seguro es que a sus hijos se les seque el cerebro, y que se acostumbren a que todo les venga mascado, Perderán el sentido de la espontaneidad y quizás tengan más dificultades a la hora de imaginar. Ver la tele, jugar a las consolas, está bien, pero siempre siendo consciente de qué es lo que estamos viendo, saber ser crítico sin dejarnos lavar el cerebro.

¿Crees que despertar la conciencia crítica y divertir es conciliable cuando hablamos de literatura infantil y juvenil?

Por supuesto, enseñar a ser crítica a la gente puede ser divertido, dar los ingredientes justos para que piensen es más interesante que dárselo todo mascado.

En un mundo en que la tecnología está avanzando a una velocidad de vértigo, ¿cómo te imaginas el mundo del libro en unos años? ¿Y el del libro infantil para pre-lectores y primeros lectores?

No lo sé, quizás podamos caer en una especie de hipnosis inducida por nanotecnología en el papel que haga vernos inmersos en la piel del protagonista en una realidad virtual... ¡vete a saber! aunque lo más seguro es que por mucho que cambie el continente, el contenido seguirá siendo el mismo. De cara a los más peques, seguirán siendo estimulados por formas y colores, en formato de animación e interactivos. Hay que adaptarse a las nuevas tecnologías.

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pedirte que nos recomiendes algunos libros para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura, y que nos dediques alguna ilustración para boolino.

Indudablemente, de los que más me gustan tanto a nivel de historia como a nivel de ilustración, La cosa perdida, escrito e ilustrado por Shaun Tan

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.


Exposición:

Roger Olmos: Y lustrar
Sala Madformacs
Muntaner, 111
Barcelona 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: roger olmos, madformacs, barcelona, exposición, y lustrar, entrevista, boolino, fomento lectura infantil, cuentos infantiles, ilustración,

Comentar post