Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Tren con destino a  “Mis vacaciones”

La hora del cuento  · 

Tren con destino a “Mis vacaciones”

Por José María de Arquer

Se oía tal griterío en la estación que incluso los bichitos que solían campar a sus anchas por las vías y los  andenes habían desaparecido. Centenares de niños y niñas se agolpaban cerca del tren que estaba a punto de abrir sus puertas.

El altavoz no dejaba de repetir: “Tren con destino Mis Vacaciones”.

Era el preferido de todos los niños este mes. En realidad, para una buena mayoría era un destino por el que suspiraban año tras año. Aunque se hicieran mayores, ese tren seguía siendo lo más en esta época, y ninguno quería perderlo.

Cuando abrió las puertas, los pequeños se apresuraron a presentar sus billetes.

El revisor estaba desbordado. Lógicamente todos querían entrar y su trabajo era comprobar que tenían ese billete que les permitía viajar.

El billete lo habían ganado a pulso tras meses de estudios e innumerables trabajos para la escuela. Era un premio muy merecido y daba gusto ver la ilusión con la que lo exhibían.

–¡Calma, calma! –el hombre que los revisaba no daba abasto.

Y entonces los dejaba subir.

–¡Yupiii!

Los pequeños corrían a buscar su asiento y enseguida hacían corrillos o se pegaban a las ventanas para llamar a sus amigos. ¡El tren estaba a punto de arrancar y no había tiempo que perder!

–¡Vamoooos! –gritaban.

Antes de dar la orden de partir, el revisor se dispuso a comprobar que no quedaba nadie en el andén. Pero observó un ligero movimiento detrás de una columna. Caminó hacia ella.

Había un niño que miraba el tren; observaba las ventanillas y, aunque todos lo llamaban, no se movía de su sitio. Parecía triste.

El revisor le preguntó:

–¿Qué te pasa? ¡Estamos a punto de marchar!

El pequeño apretó los labios y negó con la cabeza. Entonces, el revisor comprendió lo que pasaba: no tenía billete.

El hombre ya había pasado por la misma situación otros años. Por estas fechas, el tren siempre los llevaba a “Mis Vacaciones” y no era extraño que alguien quedara rezagado. A lo largo de su vida, había visto perderlo a unos pocos y no se acostumbraba a ver sus caras de desilusión cuando partía. Otros muchos niños se habían apoyado en la misma columna antes que ese pequeño.

Pero el revisor siempre les daba otra oportunidad.

Cogió al niño de la mano y lo acompañó a ver al Jefe de Estación. Este lo miró con dulzura y luego extrajo un cuaderno de un cajón. Se lo dio.

–Dentro tienes un billete a “Mis Vacaciones”. Si lo usas, debes devolverme el cuaderno terminado a tu vuelta.

Al niño se le iluminaron los ojos. Inmediatamente, el revisor lo acercó al tren y lo dejó subir.

Dentro, todos sus compañeros lo recibieron con alegría. ¡Ya estaban todos!

Y el pequeño también gritó entusiasmado cuento el tren comenzó a moverse. Cuando pasó por delante del Jefe de Estación, que saludaba en pie en el andén, le sonrió.

Le había prometido devolverle el cuaderno con todos los trabajos hechos, pero también prometió pasárselo genial con todos sus amigos y su familia.

Niños y niñas con destino a “Mis vacaciones”:

¡Feliz verano!

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuento infantil corto, cuento de aventuras

José María de Arquer  ·  @JmdeArquer

Autor de la novela juvenil CUSTODIOS y de la colección de cuentos infantiles POL AVENTURER. Colabora habitualmente en la página de fomento de lectura infantil y juvenil Boolino, con la aportación de cuentos breves. Como profesión, realiza trabajos de investigación técnica en el mercado asegurador y es también colaborador de algunos proyectos sociales de desarrollo de los más jóvenes.

Comentar post