Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Videojuegos vs. lectura

Educación  · 

Videojuegos vs. lectura

Muchas son las voces que los critican: la idea de que atontan, alelan y enganchan está tan extendida que no es extraño encontrarnos con cantidad de personas que afirman que los videojuegos, frente a otras opciones de ocio como, por ejemplo, la lectura, son dañinos y perjudiciales. Pero, ¿estamos seguros de esto? 

Videojuegos, como libros, hay de muchos tipos, ni todos son malos, ni, por supuesto, todos son buenos; existe una variedad de videojuegos inmensa, con propuestas de juego diferentes y adecuadas para cada tipo de jugador, incluso los hay que fomentan la lectura. Y es que a veces se olvida que los videojuegos también explican historias, que tras un buen videojuego hay un creador que ha inventado personajes, ambientes y un relato complejo con múltiples posibilidades.

La interacción que ofrecen los videojuegos permite a los niños implicarse con aquello que están llevando a cabo, les permite ser creativos en la consecución de metas y objetivos, agotar posibilidades y experimentar y razonar de manera deductiva para tratar de conseguir un objetivo concreto.

Que sean un lenguaje más o menos novedoso que no conocemos no quiere decir que sea dañino; los videojuegos, como la lectura, también son beneficiosis para el desarrollo y, como todo, en su justa medida son una opción lúdica igual de válida que la lectura.

Los videojuegos también ejercitan, por ejemplo, la coordinación visio-motora, el aprendizaje de nuevos lenguajes visuales, incrementan la capacidad de atención y una de las cosas más importantes en el desarrollo infantil: la autonomía en la resolución de problemas

Abusar de ellos, como todo, no es bueno; los videojuegos no pueden limitar el acceso a otros tipos de ocio igualmente importantes y que aportan otro tipo de experiencias y beneficios, como la lectura, el juego al aire libre o el deporte. Pero debemos tener en cuenta que hay videojuegos de gran calidad que huyen de la violencia y del sexismo, bien diferentes a aquellos que enseguida se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en ellos, y que introducen otro tipo de relaciones humanas; que fomentan valores como la ecología, el trabajo en equipo o que son fuente de conocimiento. 

Esto no quiere decir que los videojuegos deban ser el único tipo de ocio al que deba acceder un niño; lo que aporta la lectura no lo puede suplir, de ninguna de las maneras, un videojuego, pero tampoco al revés. Como siempre, la respuesta está en el equilibro y, por supuesto, en no demonizar los videojuegos enfrentándolos a la lectura, porque si obligamos a leer y prohibimos jugar con videojuegos, lo único que crearemos es un binomio que los niños interiorizarán como aburrido-divertido y, de esta manera, haremos más mal que bien al desarrollo del gusto por la lectura. Magnificar los beneficios de la lectura y demonizar los videojuegos sólo sirve para generar un efecto de rechazo ante la lectura que no es beneficioso en ninguno de los casos.

Si conseguimos el equilibrio entre lectura y lenguajes audiovisuales, como los videojuegos, las posibilidades lúdicas aumentan y el desarrollo de las potenciales habilidades de los niños se amplia. Por eso, la próxima vez que pensemos en un videojuego como una forma de ocio peligrosa o dañina, pensemos que comparten con la lectura una narratividad diferente que sólo por el mero hecho de serlo no tiene por qué ser nociva.

Imágenes via (1) (2)

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: crecer leyendo, videojuegos, fomento lector, lectura

Comentar post

Erika

Me parece interesante y correcto lo,que se dice, todo en exceso hace daño... Podrían para complementar esto decirnos o recomendarnos algunos videojuegos que puedan ayudar?