Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Jugar con cuentos

Jóvenes lectores  · 

Jugar con cuentos

Por Ainhoa Ibarguren

Hoy Ainhoa Ibarguren de El baúl de los cuentos, nos explica como empezó su relación con los cuentos y el por qué le gustan tanto, además de qué herramientas y trucos utiliza para conseguir que su hijo tenga curiosidad por los cuentos infantiles, y sus historias.

Mi abuela se pasaba el día contando historias. Eso del cuento antes de ir a la cama se le quedaba escaso, ella era más de aprovechar cualquier ocasión para empezar a contarnos una historia. Cuando subíamos a un autobús, si nos acompañaba al médico o esperábamos la cola en el supermercado. La mayoría de las veces nos hacía creer que eran reales, como para darles más dramatismo, aunque según nos fuimos haciendo mayores mi hermana y yo empezamos a sospechar que casi siempre eran cuentos de su propia cosecha.

Aprendimos así que cualquier momento es bueno para una historia. En mi casa, el ritual del cuento antes de ir a la cama es un must. Pero en realidad los cuentos dan mucho más de sí. Y esto lo he descubierto a medida que mi hijo mayor ha ido creciendo.

Me refiero, por ejemplo, a las tardes lluviosas en casa. O a cualquier tarde, no hace falta que sea lluviosa. A mí los cuentos se me hacían cortos, especialmente cuando era más pequeño y su atención tenía un límite. Así que pensé en incluir los libros en los juegos. Lo primero que probé fue colorear las historias: si leíamos un cuento de dinosaurios, imprimía alguna lámina y sacaba los rotuladores.

El siguiente paso me llevó a las manualidades. Confesaré en voz bajita que soy un desastre en el tema, que jamás podré colgar ningún DIY en Instagram. Pero eso es lo de menos. Después de leer el cuento de Lucas, un niño que aprendía a tocar el piano, nosotros fabricamos un tambor. Con un bote vacío que forramos, pintamos y tocamos con dos cubiertos, para alegría de los vecinos.

Por supuesto, las marionetas no tardaron en llegar. Para contar y recontar el mismo cuento, para imaginar otros finales…

¿Lo último? Escuchar la historia que hemos leído. El cuentacuentos de nuestra época, que hace poco he descubierto que aún existe.

Los cuentos pueden estar integrados en el juego; de hecho, en mi experiencia es una estupenda manera de hacer volar la imaginación, de estimular la memoria y el pensamiento de los pequeños. Coloreamos, inventamos y fabricamos en torno a un libro. No hay nada más cautivador que una buena historia, eso lo aprendí de mi abuela. No las reservemos exclusivamente para la hora de ir a dormir. Juguemos con los cuentos.

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: Cuentos infantiles, juegos y lectura

Comentar post