Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Amistad y empatía en los libros infantiles y juveniles

Valores y emociones  · 

Amistad y empatía en los libros infantiles y juveniles

Por María José Madarnas

La empatía es la habilidad de imaginar cómo se siente otra persona en un momento determinado y de ponernos en su lugar. Es una capacidad muy importante y por eso debe cultivarse desde la infancia, para que nuestros hijos aprendan a relacionarse con los demás de una forma sana.

La empatía es muy importante para aprender a interactuar con las personas que nos rodean. En los niños ayuda a que sean más sociables y a que sepan adaptarse a la hora de convivir con otros niños en entornos como la escuela o el parque. La empatía es muy importante para reforzar la amistad y la buena relación entre los niños.

Cuando un niño es empático es más proclive a disfrutar de la compañía de los demás, a ser más amable con aquellos que son diferentes y a ser considerados con los niños que son percibidos como más débiles, algo fundamental para prevenir situaciones como el acoso escolar.

La empatía se aprende de muchas formas

Un niño aprende a ser empático en el día a día si le enseñamos a entender a los demás y a ponernos en su lugar. Por ejemplo: si estamos en la calle y el niño señala a una persona porque es diferente, se le puede decir que no debe señalar a las personas, o se le puede explicar que quizá a esa persona le hace sentir mal que otros la señalen, preguntándole cómo se sentiría él si fuera el señalado.

marcelina

De esta dorma los niños comprenden de forma práctica que lo que a nosotros puede parecernos un gesto inocente y sin importancia, para otro puede tratarse de algo que lo hace sentir mal.

Las mascotas también hacen que los niños sean más empáticos. Que nuestros hijos tengan una mascota, además de inculcar en ellos valores como la responsabilidad, los enseña a preocuparse por el bienestar de otros y a sentir que pueden ser parte activa a la hora de hacer sentir bien a alguien.

También los libros ayudan a los niños a comprender los sentimientos, las emociones y a profundizar en la amistad. Historias como la de Marcelín, un niño que se sonroja con mucha facilidad y se hace el mejor amigo de Renato, quien estornuda sin razón alguna, nos muestran cómo la amistad puede florecer con mucha fuerza entre personas diferentes, siempre que se comprenda al otro sin juzgarlo y sin burlarse.

Pero los libros no solo nos ayudan a comprender mejor a los otros. Entra las páginas de los libros podemos encontrar historias que nos ayudan a vernos con mejores ojos y a dejar atrás nuestros complejos, para abrirnos al mundo con optimismo y con una actitud positiva, algo que facilita que los demás también se acerquen a nosotros con una sonrisa.

Si pudiéramos ver a través de una ventana cómo se sienten los demás, veríamos que todos nos sentimos diferentes por algún motivo, desde nuestro color de pelo, nuestro peso, nuestros tics o nuestras aficiones.

En el caso de los niños, esa percepción de "diferente" puede llegar a afectar la forma en la que ellos se relacionan con los demás y su forma de verse a sí mismos, sobre todo cuando lo que los diferencia es una característica que se ve a simple vista.

Ese es el caso de Malena, una niña que pesa más que las demás y que, ante las risas de las demás niñas, acaba por malenano disfrutar de ir a la piscina. Sin embargo, gracias a la ayuda de un profesor, Malena aprende a verse a sí misma con buenos ojos y no hacer caso a lo que los demás piensen de ella. En el libro Malena ballena, de la editorial  se trata el tema de las emociones, la aceptación y la autoestima con sensibilidad y honestidad, para ayudar a los niños a mejorar su autoestima y a quererse a sí mismos.

Entender las emociones a través de los libros

Los estados de ánimo no siempre son fáciles de entender, más para los niños pequeños. Por eso, colecciones como los cuadernos de ecucación emocional y valores "Desde Dentro" de la editorial Salvatella, son una buena elección para trabajar con ellos los valores que los ayudarán a relacionarse con los demás y a mejorar sus habilidades sociales.

En esta colección se habla sobre distintos sentimientos y valores. El cuaderno 3, Valores I, trata por medio de ejercicios y ejemplos, valores como la amistad, la generosidad, la empatía, la gratitud, la honestidad o el compañerismo, todos ellos positivos y fundamentales para la buena relación del niño con su entorno.

minutosdesdedentrPero también se habla en otros libros sobre aquellos sentimientos como la ira, el enfado o los celos, para comprenderlos y evitar que perjudiquen la buena relación que el niño tiene con sus compañeros y amigos.

desdeLo importante a la hora de enseñar buenos valores a nuestros hijos es hacerles ver cuáles son las actitudes positivas, pero sin dejar de lado aquellas emociones negativas que experimentarán en algún momento, para que las conozcan y aprendan cómo manejarlas de forma sana y sin perjudicar a los demás.

Combinar los libros, el ejemplo de los padres y la enseñanza en la escuela, es ideal para que los niños aprendan de forma gradual y positiva a comprender mejor a los demás, a ser más empáticos, a valorar la amistad y sobre todo, a no tener miedo de ser ellos mismos, pues el entorno que hemos creado para ellos les muestra que no tienen que ser iguales a los demás para que los valoren positivamente.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: amistad, empatía, emociones, libros infantiles

María José Madarnas

Me apasionan las letras, por eso decidí desde pequeña que me dedicaría a trabajar en una profesión en la que ellas fueran las protagonistas. Así me dedico a la escritura y a la traducción. De pequeña leía todo lo que caía en mis manos y ahora además escribo sobre todo lo que me gusta, sobre lo que sueño y sobre lo que me preocupa. Escribo para divertirme, para relajarme, para compartir con otros lo que pienso, para llevar las palabras dichas en otra lengua a nuevos lectores, pero sobre todo por el inmenso placer de escribir. Un texto vive no cuando alguien lo escribe, sino cuando alguien lo lee. Así que, muchas gracias por leer. Twitter: @klamajama

Comentar post