Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Anhelos de la infancia: historia de un ladrón

Valores y emociones  · 

Anhelos de la infancia: historia de un ladrón

Por Andrea Pérez

El ladrón Terciopelo tiene un gran olfato y es experto en pasar inadvertido. Esta noche le ha tocado el turno a la casa de Corina que “deja un inconfundible rastro de hogar feliz.” Y es que el ladrón Terciopelo tiene una nariz prodigiosa, capaz de detectar el óleo de los cuadros, el aceite de nogal de los muebles, las especias que dan sabor a la cena.

Terciopelo

¿Quién hay ahí?

Las ilustraciones, enigmáticas y simbólicas, muestran dentro de la casa toda una serie de obras de arte que parecen esconder un secreto; todas ellas dan un aire inquietante, aunque acogedor y familiar, al hogar y parecen ponerse de acuerdo con el ladrón para no desvelar su crimen.

Conforme el ladrón va avanzando dentro de la casa, vemos como sus habitantes continúan con sus vidas, ajenos al crimen que está por perpetrarse. Las ilustraciones avanzan hacia delante junto al ladrón y se nos van mostrando cada vez más detalles autoreferenciales en las obras de arte que pueblan la casa. En estos detalles vemos a los personajes de los cuadros hacer de “espejos” de los propios dueños de la casa. La tensión y el misterio van aumentando poco a poco, como una danza sinuosa, al ritmo de los habitantes de la casa.

Juego de espejos

El juego de espejos que nos proponen las ilustraciones nos induce al misterio, presagia el peligro y nos invita a estar alerta: estamos seguros de que algo va a pasar, aunque no sabemos bien qué será. En cada escena hay un gran espejo que refleja una obra de arte, un personaje e incluso otro espejo. Como los espejos, también aparecen toda una serie de manos señalando distintas direcciones que nos hablan, nos indican un lugar con firmeza pero en silencio.

El excepcional olfato del ladrón, es capaz de detectar y describir hasta la más leve fragancia dejada por el polvo; todo ello le permite reconocer en los objetos de la casa sus orígenes y descubrir en ellos a la gente que los posee. Gracias a su olfato y su sensibilidad, algo que le convierte en un ladrón atípico, los objetos parecen cobrar vida, contarnos su historia, por quién han sido tocados, acariciados, pintados.Terciopelo

Terciopelo avanzará con delicadeza hasta el final de la casa, sin saber que él también está siendo vigilado.

El olor de la infancia

Un libro que habla del anhelo de la infancia; de aquello que si nombramos desaparece, de aquellos recuerdos sepultados por la memoria que construimos para refugiarnos y a los que nos es imposible volver. Unos recuerdos que, como el reflejo de un espejo, existen como una imagen virtual de nosotros mismos; ese otro yo que a menudo somos incapaces de reconocer pero que sin duda se encuentra dentro de nosotros mismos, o de lo que fuimos.

Un anhelo inalcanzable que únicamente se puede percibir a través de las sensaciones, de los leves pero intensos olores; sólo pueden percibirse con el desasosiego que produce la insistencia de aquellos recuerdos que, por más que lo intentemos, no podemos nombrar, definir o aprisionar.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: te recomendamos, terciopelo, libros para niños, literatura infantil, libros de misterio

Comentar post