Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Aprender a gestionar las emociones a través de los libros

Valores y emociones  · 

Aprender a gestionar las emociones a través de los libros

Por María José Madarnas

Comprender las emociones que experimentamos no siempre es fácil. Si ya siendo adultos, a veces nos resulta difícil entender lo que sentimos y cómo nos afecta en nuestra percepción de nosotros mismos y en nuestra relación con los demás, para los niños puede resultar una tarea mucho más ardua.

 

Hay emociones, como la alegría o el entusiasmo que nos transmiten sensaciones positivas y por ello son más fáciles de manejar, pues implican un estado de ánimo positivo. Pero hay otras emociones, como la rabia, el miedo o la ansiedad provocada por el estrés que nos causan sensaciones incómodas y nos hacen sentir mal.

Estas emociones son más complejas para los niños. Sentir un nudo en el estómago, sentirnos enfermos y con ganas de gritar puede hacer que los niños reacciones de forma explosiva a estas emociones, contestando mal, gritando e incluso pegando a otros niños o adultos hacia los que sienta frustración por no ser capaz de expresar lo que sienten de otra forma.

No solo se puede reaccionar mal gritando o haciendo un berrinche. Ante emociones como la rabia o la tristeza, los niños pueden volverse más introvertidos y tímidos, hasta llegar incluso a aislarse de lo que le rodea porque lo percibe como algo que lo hace sentirse mal.

El poder de los libros para comprender las emociones es ilimitado

Por qué es importante comprender las emociones

Para evitar estas situaciones lo mejor es prevenir y dedicar tiempo a conversar con los niños sobre las diferentes emociones. Es muy importante que comprendan que no todo lo que sentirán en la vida serán sensaciones que los hagan sentir bien y felices, pero que, si saben manejar las sensaciones negativas, las emociones no tienen por qué ser un problema para ellos.

Cuando los niños son capaces de comprender mejor lo que experimentan cuando se enfrentan a una situación que les provoca miedo, estrés o frustración, es más fácil que sepan poner en palabras lo que les ocurre y que puedan trabajar esas emociones de forma positiva.

Sentirse capaces de controlar su miedo o su rabia los hará sentir más capaces y fuertes, tendrán una mejor imagen de sí mismos y verán su autoestima reforzada, convirtiendo así una experiencia potencialmente negativa en algo positivo y beneficioso para su desarrollo a corto y a largo plazo.

g

Trabajar las emociones con historias

Pero no siempre es fácil sentarse con los niños y hablar directamente de lo que les ocurre. A veces intentar aproximarse así a una situación que provoca incomodidad a los niños puede hacerlos cerrarse más y no querer hablar de cómo se sienten.

Es entonces cuando se puede recurrir a las historias y los cuentos infantiles para comunicarnos con los niños. Libros como los de la colección "Taller de emociones" de Elsa Punset son ideales para abordar las emociones desde una perspectiva lúdica y entretenida o Helio con hache, un libro sobre los celos.

Trabajar la inteligencia emocional a través de libros como la serie de aventuras de "Los atrevidos" en donde los hermanos Alexia y Tasi se enfrentan a aventuras en las que experimentan emociones como el miedo a la oscuridad, a las inyecciones o a quedarse solos, son ideales para hablar con los niños de estas emociones incluso antes de que las experimenten.

Ese trabajo previo es muy beneficioso para ellos, pues cuando se encuentren en una situación que despierte dichas emociones sabrán identificarlas mejor y tendrán las herramientas para evitar que lo que sienten les ocasione un malestar que no puedan manejar.

s

Comprender mejor nuestras emociones y las de los demás

El poder de los libros para comprender las emociones es ilimitado. Gracias a los cuentos podemos viajar con los niños por mundos distintos y meternos en la piel de personajes que se enfrentan a situaciones que, en ocasiones se asemejan a nuestras experiencias y en otras ocasiones, nos ofrecen una ventana a comprender mejor a otras personas.

Ambas alternativas nos invitan a reflexionar sobre lo que sentimos y sobre cómo actuaríamos nosotros, explorando los entresijos de nuestras propias emociones y ayudándonos a entender cómo reaccionamos cuando experimentamos miedo, tristeza y un sinfín de emociones complejas.

Para los niños, los libros en los que se exploran las emociones son guías que los ayudarán a superar los miedos y a sentirse más tranquilos cuando se enfrenten a nuevas experiencias y descubran nuevas emociones.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libro infantil, emociones, elsa punset

María José Madarnas

Me apasionan las letras, por eso decidí desde pequeña que me dedicaría a trabajar en una profesión en la que ellas fueran las protagonistas. Así me dedico a la escritura y a la traducción. De pequeña leía todo lo que caía en mis manos y ahora además escribo sobre todo lo que me gusta, sobre lo que sueño y sobre lo que me preocupa. Escribo para divertirme, para relajarme, para compartir con otros lo que pienso, para llevar las palabras dichas en otra lengua a nuevos lectores, pero sobre todo por el inmenso placer de escribir. Un texto vive no cuando alguien lo escribe, sino cuando alguien lo lee. Así que, muchas gracias por leer. Twitter: @klamajama

Comentar post