Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Experto en literatura infantil y juvenil: Ignacio Ochoa

Jóvenes lectores  · 

Experto en literatura infantil y juvenil: Ignacio Ochoa

Ignacio Ochoa. Zaragoza 1977.

Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza.

Al principio, orientó su carrera profesional al mundo del cómic, donde publicó un par de títulos para adultos. Tras una breve temporada como editor reorientó su actividad hacia la ilustración, donde, ahora, se siente más cómodo.

Desde 2005 es ilustrador freelance realizando, sobretodo, ilustraciones publicitarias para diversas agencias y entidades como el Ayto. de Zaragoza o la cadena de supermercados Simply.

En los últimos años ha empezado, también, una carrera como ilustrador para cuentos infantiles, publicando hasta la fecha tres títulos; El Morico. La historia jamás contada y El Forano. La historia jamás contada, junto al escritor Míchel Suñén, para la editorial Delsan en 2010 y 2011 respectivamente y Le Bathyscaphe (su trabajo más personal) para la editorial francesa Éveil et Découvertes en 2011.

En estos momentos, está preparando un tercer libro para la editorial Delsan, dentro de su colección de cuentos infantiles sobre “los cabezudos”.

 

 

Ignacio, ¿cómo te defines profesionalmente? ¿Y como persona?

Pues como un ilustrador con un estilo bastante personal y aprendiz de creador de universos y ambientes.
 Como persona, soy bastante complejo e intento ser buena persona y hacer siempre lo correcto.

¿A quién le debes tu amor por las ilustraciones y los libros?

Supongo que a mi hermano Pablo. De pequeño le recuerdo como un devorador de cuentos. Y de preadolescente me fascinaban los autores de sus cómics infantiles y no infantiles, europeos de los 80; Moebius, Bilal, Druillet, Clerc…
 Espero que no se entere o se lo tendrá muy creído.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos como lector? ¿Qué lecturas fueron más decisivas en tu infancia?

Cuando era niño, los cuentos infantiles no eran demasiado atractivos y no leía demasiado. Supongo que empecé con los cuentos clásicos. Recuerdo con especial cariño el cuento Soy el Aire (J.L García Sanchez, M.A. Pacheco y Miguel Calatayud) y El Principito (Antoine De Saint-Exupéry). También me gustaban los libros de conocimientos que explicaban el funcionamiento de las cosas.

¿Y cuáles fueron tus primeros pasos como ilustrador? ¿Cómo decides o te das cuenta de que quieres poner imagen a textos?

Desde que yo recuerde, siempre he estado dibujando y creando historias. Empecé a hacer mis pinitos, más en serio, alrededor de los 13 años haciendo cómics infantiles. Con la mayoría de edad y un futuro poco prometedor, me di cuenta de que si no quería ser un paria debía hacer de la ilustración mi profesión y hacer todo lo posible por entrar en la Escuela de Artes. 
Lo conseguí. Ahora no se hacer otra cosa que no sea dibujar; pero soy razonablemente feliz.

El siguiente paso lógico, debería ser conseguir un proyecto que te permita llegar a un editor. ¿Fue una tarea fácil o una aventura?

Encontrar editor en España que apueste por ti por primera vez, es una agonía. 
Mientras realizaba ilustraciones para publicidad, buscaba editor para mis proyectos; pero fue imposible. Después de mucho trabajo y frustración, mi colaboración con el escritor Míchel Suñén me dio la oportunidad de entrar por fin en el mundo de la literatura infantil. A partir de ahí, la cosa fue un poco más llevadera.


¿Cómo conociste a Míchel Suñén? ¿Fue fácil trabajar con él?

Míchel, además de ser escritor, lleva una agencia de publicidad y lo conocí a través de un encargo de la agencia. Es un autor de género negro muy conocido en Zaragoza, así que sabiendo que él era escritor y padre. Le propuse ilustrar los cuentos infantiles que él escribía para sus hijos. 
Luego surgió el proyecto de hacer una colección de cuentos infantiles sobre los cabezudos de Zaragoza que empezó con notable éxito y hasta ahora. 
Trabajar con él es fácil, porque hay bastante “feeling”, lo descubrí con mis trabajos para su agencia. Dice claramente lo que quiere y me da libertad total para darle mi propio enfoque. Sabe mucho y confío mucho en su trabajo.

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Qué es primero, el texto o la ilustración? ¿Siempre?

Ante todo, lo primero es siempre el texto. Aunque estoy desarrollando un proyecto personal que invierte el proceso.
 Si escribo yo el texto, las imágenes van surgiendo según lo voy escribiendo. Si el texto es de otro, me lo leo varias veces. Desarrollo los personajes y me pongo a hacer bocetos de las ilustraciones. Después del visto bueno del escritor y del editor, me pongo a las acuarelas y así durante un mes o dos hasta que le entrego, digitalmente, todo el material al editor.

¿Cómo consigues crear las imágenes para un texto, crear nuevos personajes, nuevas historias? ¿Qué necesitas para poder plasmar en un texto esas ideas?

No sabría contestar a esa pregunta. Es instintivo. Leo un texto y en mi cabeza se forman las imágenes y me pongo a dibujarlas cuando tengo las ideas más o menos claras. Pero de lo que ocurre en el interior de mi cabeza no tengo ni idea y prefiero no hacer preguntas.

¿Cómo se adapta un ilustrador a diferentes autores? ¿Quién asume qué parte en el proceso de creación de un nuevo proyecto?

Con cada escritor es diferente. Antetodo tiene que haber buena compenetración. Si no la hay, olvídate del proyecto. Hay escritores que prefieren construir la historia entre los dos, como me ocurre con Gustavo Higuero. Y los hay, como Míchel Suñén o Queco Ágreda que desarrollan ellos el proyecto en solitario y, tras una charla sobre el mismo, te dejan ilustrar a tu manera.

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Que inicien a sus hijos a la lectura lo antes posible. Leer les hará más creativos, inteligentes y el aprendizaje será más fácil.

¿Y qué les dirías a los padres que no están preocupados por si sus hijos leen o no, y están más tranquilos mientras les dejan ver la televisión, o jugando con las consolas?

Les diría que no se extrañen si sus hijos acaban siendo unos borregos. El éxito en la vida depende en gran medida de la formación y una buena formación comienza por el hábito de leer cuentos infantiles y libros de todo tipo: cuentos de aventuras, cuentos de princesas,..

Os contaré una lamentable anécdota:

Una mañana de domingo, tomaba café en una cafetería-librería que tenía libros en una mesa en la calle. Al haber un parque cerca, pasaban muchas familias con niños y estos se detenían a ojear los cuentos infantiles. De pronto oigo a una madre decir a su niño/a; –Deja ese libro y te compro chuches–.

Yo me pregunto qué tipo de lección es ésta y qué educación están dando algunos padres a sus hijos. Y como esta anécdota, tengo más.

¿Crees que despertar la conciencia crítica y divertir es conciliable cuando hablamos de literatura infantil y juvenil?

Siempre he pensado que un libro infantil debe, además de entretener, enviar un mensaje y debe de hacerlo tendiendo en cuenta al público al que va dirigido y sin ser demasiado pedagógico. Entretener, enseñar y difundir; ésa es la idea. Cualquier libro sea un cuento de aventuras, o un cuento de princesas, debe contenerlo pero sin moralinas, 

En un mundo en que la tecnología está avanzando a una velocidad de vértigo, ¿cómo te imaginas el mundo del libro en unos años? ¿Y el de los cuentos infantiles para pre-lectores y primeros lectores? ¿Ebooks, apps?

La tecnología avanza tan rápido que es difícil saberlo. Aún no se han asentado los ebooks y ya ha nacido el soporte papel digital. Supongo que en el ámbito infantil, los ebooks a color y apps coexixtiran con ediciones impresas de libros cuyas ilustraciones y formatos necesitan mayor calidad. Por no hablar de los libros para pre-lectores que deben incorporar sonidos y texturas.

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pedirte que nos recomiendes algunos libros para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura, y que nos dediques alguna ilustración para boolino.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.

Gracias a vosotros. Boolino me parece una excelente iniciativa.

Aprovechamos este agradable entrevista, para recomendaros que visitéis la exposición que hasta el 28/4/12  se celebrará, en la librería El Armadillo ilustrado (C/ Las Armas, 74 de Zaragoza), de ilustraciones originales de Ignacio Ochoa, para su libro Le Bathyscaphe; publicado en Francia en 2011 por la editorial Éveil et Découvertes.

http://www.ignacioochoa.es/
http://ignacioochoa.blogspot.com.es/

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuentos infantiles, cómics infantiles, cuentos clásicos, libros de conocimientos, cuentos de aventuras, cuentos de princesas, ebooks, apps,

Comentar post