Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

boolino entrevista a Margarita del Mazo

Jóvenes lectores  · 

boolino entrevista a Margarita del Mazo

 

"Así fue como, entre cuento y canto, yo también fui contando. Solemos imitar lo que vemos y todos ellos [mi familia], sin darse cuenta, me alimentaron con cada palabra y me enseñaron esta profesión que tanto amo."

 

Margarita del Mazo nació en Malpica de Tajo (Toledo) y actualmente vive en Paracuellos de Jarama (Madrid). Está Licenciada en Derecho, pero pronto vio cómo, en 1999, su camino se torcía hacia el mundo de las historias. Ahora las narra a viva voz y sobre papel. Ella misma asegura que vive del cuento, no solo porque le da para vivir, sino porque no puede vivir sin contar.

En 2009 publicó su primer libro, Mosquito con OQOeditora, ilustrado por Roger Olmos, fue finalista alMARGARITA007 premio Junceda 2010. En esta editorial tiene también La máscara del León, que ilustró magistralmente Paloma Valdivia; ¡A mí no me comas! con el ilustrador Vitaly Konstantinov y La boda de los ratones que lleva ilustraciones de Lisa Kaser. En 2011, ganó junto a Ángela Cabrera, el Premio Lazarillo de Álbum Ilustrado con Hamelín, posteriormente editado por Ediciones La Fragatina. Sus libros han sido traducidos al inglés, francés, portugués, polaco, italiano, coreano y chino. Su último libro lleva por nombre Camuñas, con ilustraciones de la danesa Charlotte Pardi y publicado por OQOeditora.

¿Desde cuándo estás sumergida en el mundo de los cuentos?

Desde siempre. Me crié entre cuentistas. Mi bisabuelo, mis abuelas, mis tíos, mis padres, todos eran “gente de palabra”, gente de contar. De contar y de cantar, que también eran cantarines. Nací en un pueblo de Toledo y siendo muy pequeña, nos vinimos a vivir a Madrid. Regresábamos allí durante las vacaciones y, siempre que podíamos, los fines de semana. A mi pueblo tardó mucho en llegar la televisión. No es que eso fuera malo ni bueno, simplemente era distinto. En lugar de distraernos con dibujos animados, nos distraían con historias. Las reuniones alrededor de la chimenea, en invierno, o al fresco, en verano; la matanza; la conserva; la recogida de la aceituna, la ciruela o el tomate; los días de colada en el arroyo; eran momentos que compartía la familia al completo: abuelos, tíos y primos. Y como éramos una familia grande, cuando no contaba uno, contaba otro. Contando cuentos, leyendas, “batallitas” o cantando romances podían lograr agruparnos a toda la chiquillería cuando se les antojaba. Tenían la mejor de las armas y la usaban bien. Así fue como, entre cuento y canto, yo también fui contando. Solemos imitar lo que vemos y todos ellos, sin darse cuenta, me alimentaron con cada palabra y me enseñaron esta profesión que tanto amo.

¿Cómo pasaste del derecho al mundo literario? ¿Fue fácil?

No fue difícil. Mi padre lo explicaba diciendo que los abogados son los mejores cuentistas. Es decir que, según él, acerté plenamente en la elección de mi carrera. Primero vinieron los cuentos a viva voz y para retener en la memoria la palabra dicha llegó la palabra escrita. Los narradores nos alimentamos de cuentos, leemos cuentos, inventamos cuentos, cocinamos con cuentos, nos acostamos con cuentos, nos despertamos con cuentos, e incluso, soñamos cuentos. Imagino que todo esto pudo influir bastante. Sí que es verdad que tengo que dar las gracias a grandes personas que se cruzaron en mi camino. En este sentido, siempre he sido muy afortunada. No puedo nombrar a todas pero hay dos que me dieron el empujoncito necesario para que yo haya llegado hasta aquí. Gracias a Ana Ga Castellano por confiar en mí como narradora y gracias a Paula Carbonell por confiar en mis escritos y animarme a seguir escribiendo. De ellas, y de muchas otras, he aprendido todo lo que sé y sigo aprendiendo.

¿Recuerdas algún libro que marcara tu infancia?

Claro. Era Navidad y mi madre llegó a casa con un regalo. Me dijo que se había encontrado con el Rey Gaspar (mi preferido) y le había dado un cuento para mi. Se trataba de La Bella Durmiente. Era uno de esos cuentos troquelados que tenía la forma del personaje de la portada, en este caso, una princesa. Esa princesa llevaba el collar más bonito del mundo alrededor del cuello. ¡Era un collar de verdad! Estaba formado por una “joya” verde que, colgada de una cinta, entraba y salía por dos pequeños orificios situados a ambos lados de su cuello. Ese fue mi primer libro. Para mí, mi primera joya.

¿En qué te basas para escribir cuentos? Cuéntanos cómo es tu proceso creativo.

El proceso creativo es diferente en cada cuento. Hay cuentos que han salido a la primera. Me viene la idea, me pongo a escribir y toda la historia fluye de principio a fin. Otros son cuentos que he contado muchas veces, cuentos que forman parte de mi repertorio y que un día decido pasar al papel. Hay cuentos que surgen de una frase que escucho, de un recuerdo que me viene a la cabeza, de una imagen, de algo que he vivido o que me han contado. También me gusta escribir versiones de cuentos tradicionales. Estoy convencida de que es necesario revisar la tradición, no podemos contribuir a perpetuar determinados modelos decimonónicos. Tardo mucho tiempo en ver un cuento totalmente acabado, cerrado. Les doy una y mil vueltas. Tengo muchas libretas, entre diez y veinte, en las que voy anotando ideas que se me van ocurriendo, siempre llevo alguna encima. Hay veces que necesito siete de ellas para escribir un cuento, es como armar un puzzle. No sé en qué libreta anoté qué, pero sé que están repartidas en dos cajones. Ir buscando las piezas de ese puzzle me ayuda a recuperar otras historias. Es caótico pero es así.

Cuando te pones a contar cuentos a los más pequeños, ¿qué sientes? ¿qué esperas de ellos? Y nos haces un gran favor si nos cuentas algún truco para triunfar como narradores.

Si te soy sincera, me siento “en pelota viva” y es así como me tengo que sentir para poder contar. Y sobre todo disfruto, juego. Esperar, no espero nada, aunque recibo muchísimo. ¿Un truco? Ya te lo he dicho, desnudarse y disfrutar.

feria del libro madrid 2011En otras entrevistas afirmas que los cuentos no son únicamente para niños, ¿podrías explicarnos por qué?

Siempre he dicho que cuento para todos los oídos que me quieren escuchar porque los cuentos no saben de edades. Dejamos de contar historias a nuestros hijos cuando crecen, pensando que ya no les interesan o que ya pueden leerlas ellos mismos. Y nuestros chicos se lo creen: son demasiado mayores para cuentos. Esto provoca que cuando ellos sean padres harán lo mismo con sus hijos, que también crecerán con esa convicción y harán lo mismo con los suyos. Es triste pero es así. Llegamos a la edad adulta sin recordar que escuchar historias es algo natural en el ser humano. Sé que es un tópico, pero desde el principio de los tiempos, el hombre contaba historias alrededor del fuego. Ahora no hay hogueras junto a las que sentarnos, y el jefe de la tribu va tan deprisa que no tiene tiempo para detenerse, y mucho menos para sentarse. Hemos permitido que los medios audiovisuales sean los únicos que cuenten, pero algo muy especial sucede entre el que narra y el que escucha una historia contada a viva voz. Y esa historia solo necesita unos oídos atentos, no importa la edad que tengan.

El pasado año recibiste el premio de Lazarillo de Álbum ilustrado con una adaptación de El Flautista de Hamelín, títulada Hamelín y publicada por la editorial La Fragatina con ilustraciones de Ángela Cabrera. Aunque ya lo explicasteis en Ilustratour¿qué supuso para ti y cómo fue recibir un premio de este calibre?

Es curioso, pero cuando te presentas a un concurso crees que puedes ganar, sin embargo, cuando ganas no te lo puedes creer. Tanto es así, que cuando me desperté al día siguiente de que me comunicaran que habíamos ganado el Lazarillo, tuve que asegurarme de que no había sido un sueño. Este Hamelín hizo un viaje diferente. Lo habitual en un álbum es que se escriba un texto para que luego sea ilustrado. Sin embargo, en esta ocasión la cosa fue a la inversa. La historia ya estaba contada en imágenes y necesitaba de un texto. Aunque yo no había hecho antes algo así, cuando vi los originales de Ángela no me resistí a intentarlo. Fue un trabajo muy especial porque la historia ya estaba en esas imágenes y yo solo tuve que meterme dentro de ellas, dentro de las casas de ese pueblo gris, para sacarla y poder escribirla. Casualidades del destino, acabamos El flautista de Hamelín a pocos días de que finalizase el plazo para presentar obras al Premio Lazarillo. Así que cuando Ángela me preguntó qué hacíamos con el proyecto, le comenté que podíamos presentarlo al Premio. Al principio, esa idea da un poco de vértigo, la verdad, porque hablamos de uno de los premios de literatura infantil y juvenil, de mayor prestigio en nuestro país. Pero Ángela y yo estábamos muy satisfechas de cómo había quedado la obra en su conjunto. No teníamos nada que perder y todo por ganar... y ganamos.

9fb61923ac4d7d457ce7fe3577600e75

Autora: Margarita del Mazo // Ilustradora: Ángela Cabrera // ISBN: 9788493983314

Desde boolino queremos fomentar la lectura tanto en los más pequeños como en los más grandes. ¿Hasta qué punto crees que es beneficioso leer?

La lectura es un acto que a pesar de hacerse en soledad, acompaña. Leer nos hace libres. Abre nuestra mente porque nos permite ponernos en la piel de otros, y eso, nos ayuda a crecer. Nadie que lee es pequeño. Además leer te permite viajar en low cost. Personalmente cuando comienzo un libro que me engancha, establezco una relación de amor-odio con él: no quiero que la lectura termine-no puedo dejar de leer.

Ilustracja 7580 1m copiaEn boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Como ya he dicho antes, tendemos a imitar lo que vemos. En una casa donde todos leen, los hijos suelen leer. Aunque esta regla no siempre se cumple. Hay casas donde los padres no leen nada o casi nada. En esos casos, son los centros escolares los que deben conseguir que los chicos lean. Esto se logra con recomendaciones acertadas. No nos atrapan los libros, nos atrapan las historias que nos cuentan. Se trata de elegir historias que interesen a nuestros adolescentes, historias con las que se sientan identificados para que, sin darse cuenta, se vean atrapados por la lectura y quieran repetir la experiencia. Estoy convencida de que determinadas lecturas “prescindibles” son parte del camino para llegar a las “imprescindibles”. Yo recomendaría a los padres leer en familia, compartir la pasión por la lectura en un momento dado.

¿Crees que es compatible la televisión o las nuevas tecnologías como forma de diversión con el libro o la lectura?

Son cosas muy diferentes perfectamente compatibles. Lo que hay que hacer es encontrar el hueco para cada una de ellas. Sería ideal establecer un camino de ida y vuelta entre la televisión, las tecnologías y los libros, sin olvidarnos del cine, por supuesto.

Ahora que la tecnología avanza rápidamente, ¿cómo ves al libro en 10 años? ¿Qué opinión tienes acerca de los nuevos formatos de lectura?

No sé que va a pasar dentro de diez años. Sería un gran avance que el libro electrónico sustituyera al libro de texto, sobre todo, por evitar el peso que cargan nuestros niños a sus espaldas cada día. Los libros especiales, los que hay que mirar, tocar, palpar, oler, abrazar, acariciar y firmar cuando se los regalas a un amigo, esos no desaparecerán.

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pedirte que nos recomiendes algunos de tus libros favoritos para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura.

De todas las preguntas que me habéis hecho, esta es la más difícil de responder. La lista de mis libros favoritos, más que recomendables yo diría que imprescindibles para los más pequeños, es inmensa. Elegir “algunos” me resulta terriblemente complicado... Creo que este es el momento de recomendar los míos, jejeje. Sé que no respondo del todo a vuestra pregunta pero os daré los nombres de algunos autores cuya obra me fascina, como Leo LionniAnne y Paul RandMaurice SendakEric CarleLauren Child, Hervé TulletMandana Sadat, Bruno MunariRoald DahlWolf Erlbruch, Jutta BauerTomi Ungerer, Janosch, Kveta Pacovská, Shaun Tan y muchos otros. En Iberoamérica y en España tenemos grandes autores que han dado al mundo, y nos siguen dando, obras imprescindibles de la literatura infantil. Mi librería está llena de ellas pero no me es posible nombrarlas todas, y me niego a nombrar unas y dejar de lado otras. Si debo nombrar dos autores que nos dejaron un gran legado: Juan Farias y Gloria Fuertes. Para ver el resto, os invito a casa y las disfrutamos juntos. De todas formas, quiero añadir que en boolino hacéis una muy cuidada selección, y animo a los lectores a seguir vuestras recomendaciones.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.

Muchísimas gracias a vosotros por la entrevista, ha sido un verdadero placer responder a vuestras preguntas. Seguiremos encontrándonos entre libros.

 

Link de interés: https://www.facebook.com/margarita.delmazo?ref=ts

 

RHM 5-1 230 x 50 patrocinio blog Salamandra 5-3 230 X 50 0213  

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: boolino, entrevista, margarita del mazo, literatura infantil, cuentos infantiles, camuñas, hamelín, narración oral

Comentar post