Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

boolino entrevista a Mariona Cabassa

Jóvenes lectores  · 

boolino entrevista a Mariona Cabassa

Me encantan los dibujos de los niños porque tienen una inocencia (y al mismo tiempo una lógica aplastante) cuando construyen los espacios, las figuras, que me fascina.

Mariona Cabassa nace en Barcelona en 1977, cursa estudios de ilustración y diseño gráfico en la Escuela Massana de Barcelona (Premio Extraordinario 2000). En el año 2000 realiza un post-grado de ilustración y grabado en l’École des Arts Déco (Strasbourg) y otro en l’École des Beaux Arts (Marseille).

Maria CabassaDesde 2001 ha colaborado con editoriales españolas y del extranjero. Sus trabajos aparecen habitualmente en revistas, periódicos y publicaciones del ámbito editorial y publicitario.

En 2003 fue premiada por la Asociación Profesional de Ilustradores de Catalunya (APIC) por el Cuento para contar mientras se come un huevo frito (Editorial Kalandraka) y en 2009 por Adivina adivinanza tengo un cero en la panza (Editorial Anaya).

En 2005 fue seleccionada para participar en Bolonia en la exposición y catálogo “Ilustrísimos” dedicados a la ilustración española, por medio de la Asociación de Ilustradores y del Ministerio de Cultura y para el catálogo y exposición de la “22a Mostra Internazionale d'Illustrazione per l'Infanzia” de la Fondazione Cassamarca.

Actualmente compagina su trabajo de ilustradora con el de profesora en distintas escuelas de arte y diseño de Barcelona y dirige sus propios talleres de ilustración.

Hola Mariona, ¿cómo fueron tus comienzos? ¿En qué momento decides dedicarte a la ilustración infantil?

¡Hola! Pues mis comienzos… fueron fáciles. Tuve la suerte de encontrarme con los profesores adecuados que me animaron y me “acompañaron” (por que en realidad en la Massana yo empecé diseño gráfico y fue al comenzar tercero que decidí cambiar a ilustración). Estudiando ilustración me sentí como “en casa”, fue como encontrar un par de zapatos muy cómodos.

Cuando finalicé mi post-grado en Francia y regresé a Barcelona tuve la suerte de encontrar rápidamente oportunidades y proyectos para empezar a publicar (aunque como muchos ¡lo tuve que compaginar durante un tiempo con un trabajo de camarera hasta que me pude dedicar plenamente a la ilustración!).

¿Recuerdas tus primeros pasos como lectora? ¿Qué libros marcaron tu infancia?

Recuerdo bien a autores como Roald Dahl, Gianni Rodari, Lewis Carrol… y libros como El pequeño Nicolás, Momo, Donde viven los monstruos

Y no sé por qué… tradición familiar, cuando me ponía enferma y no podía ir al cole, mi abuela aparecía siempre con un montón de tebeos de la época para mí: Mortadelo y Filemón, 13 Rue del Percebe, Súper López… Jaja ¡nada que ver con los libros que os he mencionado pero también forman parte de mi infancia!

Foto post

El álbum ilustrado infantil se ha impuesto al libro tradicional, como ilustradora ¿cuál es tu concepción del género? ¿Crees que la ilustración debe prevalecer y pesar más que el texto? ¿O piensas que sin una buena historia el libro no se sostiene?

Creo que está bien que haya variedad, álbumes y libros donde el “porcentaje” de ilustración y texto varíe. Para mí, como ilustradora, cada formato de libro es un reto diferente y hace que mi trabajo sea más variado.

Me gusta cuando puedo trabajar a plena página doble, pero también cuando me tengo que “romper los sesos” para aprovechar un pequeño espacio y aportar algo a la página desde ahí. ¡Lucirse en una doble página a veces hasta resulta más sencillo!

Ilustrar una buena historia es un lujo y obviamente hará que el álbum o libro sea muy completo si el texto y el dibujo forman un buen tándem, pero también he encontrado libros donde el ilustrador ha sabido sacar un gran partido de una… digamos “no muy buena” historia.

En el caso inverso... No sé por qué, pero me duele un poco más (cuando encuentro una gran historia con ilustraciones terribles…)

Tus ilustraciones tienen cierto aire naïf, ¿qué te inspira? ¿Cuáles son tus influencias?

Desde siempre me han gustado mucho Marc Chagall, Rousseau, los circos de Calder… algunas cosas que he encontrado en el arte popular suramericano, africano y me interesan el arte románico y egipcio por esa manera de construir tan plana. Me gustan los puntos de vista sencillos, planos y muchas veces la repetición de elementos idénticos (reconozco que en la parte digital de mi trabajo abuso del “copy-paste”).

Me encantan los dibujos de los niños porque tienen una inocencia (y al mismo tiempo una lógica aplastante) cuando construyen los espacios, las figuras, que me fascina.

Y por último, siempre digo que mis paseos por la ciudad son mi principal fuente de inspiración. Las ciudades están llenas de cosas que me sirven para dibujar. Últimamente no necesito demasiados museos ni libros… sólo salir a la calle y mirar. Uso cada vez más la cámara de fotos para retener algunas de las cosas que veo.

En boolino nos encanta Pablo Albo, ¿cómo fue ilustrar Para hacer un pastel de manzana?

Para hacer un pastel de manzana es una de las historias más bonitas que me han caído entre las manos. ¡Éste sí es un libro que lamenté que no fuera un álbum ilustrado a toda página! Será una cuenta pendiente con Pablo… ¡nunca se sabe!

Creo que me llevó a un lugar muy dulce, que durante las semanas que trabajé en sus páginas me sentí como el niño protagonista y pude trabajar desde ahí.

Cambié un poco la técnica y creo que fue uno de los primeros libros donde me empecé a sentir cómoda y a disfrutar de dejar los espacios en blanco necesarios por el tipo de libro que es.

Me parecía que era un texto que necesitaba pocos elementos, sencillos pero cálidos. La belleza de lo cotidiano, los objetos, la relación del abuelo con el niño son tan bonitos en el texto que no quería agregar mucho más.

Para hacer pastel de manzana

¿Hay algún libro que hayas ilustrado al que tengas especial cariño?

Tengo una relación de amor-odio con todos mis libros… Suelo ser bastante crítica con mi trabajo una vez se ha publicado… pero pasado un tiempo quiero a –casi- todos mis libros porque cada uno tiene detrás su pequeña historia o anécdota para mí. Casi todos tienen incluso su propia banda sonora.

A La familia C, de los últimos años, es al que tal vez tengo más cariño pues con su autor, Pep Bruno, hice mi primer libro (Cuento para contar mientras se come un huevo frito (de la editorial Kalandraka) y con La familia C, 10 años después, nos dieron el premio de Álbum Ilustrado de Santiago de Compostela. Fue algo “redondo” lo que pasó con este libro y me lo pasé muy bien ilustrándolo.

El tema del circo, además, es una constante para mí… Aparece cada tanto en mi trabajo, me fascina. Tal vez en otra vida fui trapecista.

¿Cómo es el proceso desde que piensas una ilustración hasta que se materializa en el papel? ¿Qué materiales utilizas?

Pues normalmente estoy unos días leyendo y releyendo el texto, dividiéndolo (si me toca a mí) y tratando sólo de imaginar los personajes, los espacios, los colores, atmósferas… (¡es en esta fase donde me gusta dar muchos paseos por la ciudad pues me ayuda a pensar!)

Después hago unos dibujos muy sencillos y pequeños (que me daría vergüenza enseñar) que son mi “hoja de ruta”. Dibujo cada página de forma súper simple, sin ningún tipo de detalles para, básicamente, ver los planos, los elementos que aparecerán en cada página etc. Con Rebeca Luciani (con la que imparto algunos talleres) los hemos bautizado “mamarrachos”.

Después directamente me pongo a pintar. Mis ilustraciones no tienen dibujo. Uso esa “chuleta” que son para mi los “mamarrachos” para orientarme pero en el papel grande, lo que será mi original, no dibujo.

Se puede decir que construyo la imagen como un puzle, cada parte la dispongo en función de la anterior.

Ahora mismo, y desde hace un tiempo, trabajo con técnica mixta (incluyo la parte digital), mezclando muchos materiales diferentes. Acrílico, collage, acuarela líquida, lápices, rotuladores… Me gusta mezclar y experimentar con diferentes cosas en cada libro.

En la primera y tal vez la segunda página del libro casi siempre sufro mucho hasta que encuentro el tono que quiero seguir, la mezcla de materiales que quiero usar etc. Pero una vez lo tengo todo fluye.

Me gusta hacer las portadas al final.

Impartes talleres para adultos en los que enseñas las técnicas para crear y editar álbum ilustrado infantil, ¿qué trabajáis en estas clases? Háblanos un poco de este proyecto.

Bueno, por un lado doy clases en la escuela EINA de Barcelona en el Postgrado de Ilustración Creativa donde propongo desarrollar formatos un poco diferentes de libro, mis clases se llaman “taller experimental” y cada año propongo un proyecto diferente (que nunca se ciñe al formato más clásico de cuento).

Por otro lado, a principios de verano, organizo junto a mi amiga Rebeca Luciani diferentes talleres intensivos (en algunos de ellos también participa Jorge Zentner en la parte de escritura para desarrollar así, a lo largo del taller, un álbum ilustrado integral).

En general, en estos talleres se tratan diferentes aspectos del álbum ilustrado: narrativa, planos, puntos de vista, color, personajes, técnicas… A veces por separado y otras en conjunto.

Por último tengo un taller en casa con grupos reducidos de máximo 8 personas, que va de septiembre a junio. En este, al tener más tiempo, vemos a lo largo del curso cuáles son las necesidades, desafíos o carencias de cada uno y en función de eso voy orientando a cada participante para que desarrolle su trabajo en la mejor dirección posible.

Nos encantó Silvia y Simón, que descubrimos en ebook, ¿qué opinas acerca de los -ya no tan- nuevos formatos?

Mi opinión siempre será positiva sobre cualquier nuevo formato que surja. No se puede parar el mundo así que también el libro encuentra nuevas vías.

Mientras eso no signifique que desaparezca el formato tradicional en papel, ningún inconveniente.

Soy una nueva compradora y lectora de novela en formato digital y ¡estoy encantada!

Entiendo que con la ilustración, tal vez se pierde cierta calidez, pero supongo que aporta otros alicientes (sonidos, relato, juegos…)

Me encantó que Cognitio Books me propusiera hacer de Silvia y Simón un libro digital. Fue mi primera experiencia en este formato y espero repetir.

En boolino tratamos de incentivar la lectura y creemos que el libro infantil debe ser un vínculo entre padres e hijos, ¿qué consejo darías a los padres que quieren fomentar el hábito lector en sus hijos?

Hacer que los libros estén al alcance de su mano y no forzarles. Mi hijo Martín, de 8 años, se está convirtiendo en un gran lector y me doy cuenta de que ni su padre (que es escritor) ni yo, le hemos obligado jamás a leer ni una sola línea.

Ha crecido en una casa llena de libros que ha tenido siempre a su disposición y él ha ido pidiendo poco a poco que se le leyera, se le contara o ha cogido lo que le ha apetecido, primero para ver “los dibujos” y luego para leerlo él solito.

Hay que tener libros en casa, ir a las librerías, a las bibliotecas… y así el niño se familiariza con los libros, empiezan a ser un objeto cotidiano.

¿Por qué crees que es importante que los niños lean?

Es la mejor y más económica manera de viajar donde quieras. Y viajar de verdad o a través de los libros, me parece a mí, ya sea a lugares reales o imaginarios, es el mejor regalo que se le puede hacer a un niño para que se convierta en un adulto abierto, inteligente, sensible, tolerante, respetuoso, imaginativo… a base de ver cuánta diversidad hay en el mundo.

Por último, nos encantaría que nos recomendaras algunos libros o álbumes infantiles.

Cualquiera de los libros o autores que he mencionado cuando me habéis preguntado por los libros de mi infancia. ¡Me siguen pareciendo estupendos!

Muchísimas gracias por tu tiempo, desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos cuando quieras.

¡Gracias a vosotros por la entrevista! ¡Y muchas felicidades por vuestro blog!

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: entrevistas en boolino, mariona cabassa, ilustracion infantil, cuentos infantiles, literatura infantil

Comentar post