Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

boolino entrevista a Silvia G. Guirado

Jóvenes lectores  · 

boolino entrevista a Silvia G. Guirado

Creo que la imaginación es esencial para producir cambios en esta sociedad en la que vivimos. Sin la imaginación no somos nada, porque la imaginación es la que crea las ideas y las ideas mueven el mundo.

Nacida en el barrio de Gràcia de Barcelona, desde pequeña se aficionó a imaginar historias y encontró en la palabra escrita su vocación y su forma de expresión. Estudió Historia del Arte y Comunicación Audiovisual, especializándose en guión. Ha escrito Los colores olvidados (2009), La inspiración dormida. Regreso a los colores olvidados (2011) y El Despertar (2012), ha colaborado en El Recetario Mágico (2012) y ha dado palabra al gato Play en el blog Historias de un gato. Actualmente trabaja en Play Creatividad, como redactora y community manager y ejerce la escritura y la imaginación para crear el mundo de los colores olvidados.

Hace más de 10 años nació una agencia de diseño y de publicidad llamada Play Creatividad. El primer libro que salió de este proyecto fue el tuyo: Los colores olvidados. ¿Cómo surgió la idea de editar este álbum?

Como bien dices, Play Creatividad nació hace más de 10 años realizando proyectos de diseño y publicidad en diferentes ámbitos. Sin embargo, las personas que trabajamos aquí siempre soñábamos con poder realizar proyectos más personales y más afines a nuestros intereses y sentires. De ahí nació Play Attitude, allá por el 2009, primero como una marca de diseño de camisetas solidarias, para más tarde convertirse en el paraguas que acoge los diferentes proyectos que realizamos como productora de contenidos culturales y de entretenimiento. En 2009 desde Play Attitude nació Los colores olvidados como un reto que me lanzó mi compañera y amiga, Desiree, quien sugirió hacer unos relatos inspirados en los diseños de esa colección de camisetas que os comentaba. Yo escribiría los cuentos y mis compañeros David, Desiree y Marta, los ilustrarían.

Los colores olvidados es un álbum para todas las edades, ¿opinas lo mismo?

Yo siempre digo que cuando escribo, generalmente lo hago para adultos, aunque es cierto que en Los colores olvidados hay relatos con un tono más infantil y otros más adultos. La idea del libro era llegar a un público amplio, pero con el álbum ilustrado aún hay quien cree que se trata de una lectura exclusivamente infantil. Afortunadamente es una idea preconcebida que poco a poco va cambiando y nosotros intentamos contribuir a eliminar ese prejuicio, ya que creemos que los adultos tienen derecho a seguir disfrutando de los cuentos y las ilustraciones y al mismo tiempo disfrutar de un libro con dosis de reflexión. Así que nuestro lector potencial es el juvenil y adulto –de hecho hay cuentos que seguramente un niño no podrá entender o valorar, por ejemplo, el Cuento del lunes o el Cuento del viernes–, pero tal como ha demostrado la trayectoria del libro y escuchando a los lectores, si un adulto acompaña en la lectura al niño, a través de las ilustraciones y lo adapta a su nivel, el pequeño también podrá disfrutar de los cuentos. Y tal vez si los vuelva a leer con unos años más captará otros matices. De hecho, hemos tenido la suerte de que nuestros libros se hayan utilizado en escuelas en niños entre los 5 y 12 años, un ejemplo más de que según como adaptes un texto puede ser disfrutado de igual manera.

El cuento de Carmesina lo pensé para adultos y para que de alguna manera todos recuperáramos ese espíritu infantil para volver a pintar nuestro mundo de colores. De hecho, hemos estado preparando las versiones infantiles de algunos de estos relatos para niños de entre 3 y 6 años. Espero que algún día vean la luz y ahí se podrá apreciar la diferencia entre los cuentos infantiles y los relatos de Los colores olvidados.

Está compuesto por 15 relatos, cada uno con un mensaje significativo y con unas ilustraciones preciosas. De todos los relatos, ¿cuál es tu favorito? ¿Estas contenta con el resultado final y con la acogida que ha tenido?

Sin duda, mi preferido, es el relato de Carmesina. Al fin y al cabo, se ha convertido en la niña de mis ojos, a la que posteriormente he recuperado en La inspiración dormida. Regreso a los colores olvidados y espero que en algún tiempo pueda estar de nuevo con ella. Ese relato juega con la fantasía para hablar de temas como la superación personal, la ilusión, el retomar nuestro espíritu infantil y tengo una conexión especial con él.

En general, me siento muy contenta y orgullosa de este primer libro. Visto ahora con un poquito más de experiencia y perspectiva puede que hubiera cosas que retocara –en realidad, creo que esto siempre sucederá con todo lo que escriba–, pero creo que se hizo con tanto entusiasmo, cariño y honestidad por parte de todo el equipo, ilustradores, editor, etc. que eso se nota en el resultado final. Los lectores lo han percibido y yo estoy contentísima de la acogida que ha tenido. Cuando lo pienso fríamente y veo el recorrido del libro, como nació y a donde ha llegado, me invade una sensación muy grata.

Carmesina es una niña que vive en un mundo sin color que gracias a un gato negro consigue ver las cosas de otro modo. ¿En qué te inspiraste para crear este personaje felino?

Me gusta mucho esta pregunta, porque como dice Fiamma –un personaje del segundo libro, La inspiración dormida. Regreso a los colores olvidados la propia vida inspira. Y en este caso, no puede ser más cierto, porque Gato Negro está inspirado y es el alter-ego de un gato real, que es nuestra mascota en Play Creatividad. Cuando escribí el cuento pensé que Carmesina necesitaba un compañero y nada mejor que tener a este gato a su lado. Si a mí me hace muchísima compañía en el día a día, sentado en mi regazo, creí que también podía ser un buen amigo –y voz de la conciencia– de Carmesina. De hecho, cuando empecé a trabajar en Play hace algo más de seis años, escribía un blog –el cual tengo abandonadísimo– donde cada semana el gato Play nos explicabas sus aventuras y vivencias en la agencia. Creo que ahí estaba la simiente del Gato Negro de la Buena Suerte. Y Gato Negro tiene tanta personalidad que decidimos convertirlo en el protagonista y  narrador del blog dedicado a nuestros libros, donde con su espíritu curioso, propio de los felinos, nos cuenta los entresijos de los libros.

A raíz de este libro, han nacido otros dos, La inspiración dormida. Regreso a los colores olvidados y El Despertar que dan continuidad a algunos de los personajes del primer álbum. ¿Tenías pensado seguir con las historias o surgieron después?

Sinceramente, cuando publicamos Los colores olvidados lo hicimos de forma amateur, sin tener ninguna idea preconcebida, sin una editorial como tal detrás apoyando el libro, sin distribuidora, etc. Nosotros pensamos que ese libro iba a ser una aventura divertida, pero una aventura puntual. De hecho, en un principio, el libro no iba venderse, porque nació como regalo para nuestros clientes en la agencia, pero al verlo acabado, Efrén, el director frescólogico, se entusiasmó y dijo que aquello merecía que ser disfrutado por todo el mundo. Gracias a su empeño y coraje, publicamos 7000 ejemplares que se agotaron en poco más de dos meses. Un hito y un recibimiento por parte de los lectores que nos hizo plantearnos seguir creando historias. Y de ahí surgieron los libros posteriores. Ahora que seguimos soñando a pesar de los tiempos que nos ha tocado vivir, nos gustaría seguir creando ese mundo de los colores olvidados, ampliándolo y conociendo a los personajes que allí habitan y a otros que están por llegar.

Los colores olvidados y sus continuaciones, son libros que invitan a imaginar y a no olvidar que la fantasía es parte de nosotros. ¿En algún momento sentiste que perdías esa fantasía? ¿Crees que a la sociedad le falta más fantasía?

Sin duda, creo que la imaginación es esencial para producir cambios en esta sociedad en la que vivimos. Sin la imaginación no somos nada, porque la imaginación es la que crea las ideas y las ideas mueven el mundo. Pero sin duda, la imaginación sin acción no es efectiva. Necesitamos profundas dosis de fantasía, pero al mismo tiempo de coraje para llevar nuestros sueños a la acción. La fantasía, muchas veces vista como un simple entretenimiento, nos permite sobrellevar las rutinas, los momentos difíciles, nos permite tener esperanza y seguir soñando. Porque sin sueños nuestra vida se empobrecería y perdería sentido. Por eso, mis historias suelen ser siempre un canto a la imaginación, a la fantasía y a la valentía para poder transformar nuestra realidad.

Por supuesto, que en muchos momentos he sentido –y siento– que pierdo esa capacidad para soñar e imaginar, que en el fondo es perder tu esencia o a tu niño interior. Pero siempre intento volver a ella porque sé que me fortalece y me permite afrontar los retos de la vida.

Y, obviamente, a nuestra sociedad le falta esa fantasía. Ya lo aventuró Michael Ende en La historia interminable. La nada –en sus múltiples formas– intenta arrasar nuestro mundo. Pero si nosotros tenemos la capacidad de seguir soñando, de seguir imaginando e ilusionándonos, Fantasía seguirá en pie… “Cuantos más deseos pidas, más grande será Fantasía” decía la Emperatriz Infantil a Bastián. Pues sigamos su consejo: fantaseemos, pidamos deseos y luchemos por ellos. Muchas veces, esos sueños se acaban cumpliendo.

Para los profesionales de la educación, existe una guía educativa en la web de Los colores olvidados, ¿cómo lo trabajarías en familia?

La guía educativa de Los colores olvidados fue realizada por el equipo de pedagogos de la ONG Educación Sin Fronteras, con la cual colaboramos y a la que damos un tanto por ciento de las ventas de este libro. Creo que más allá de utilizarlo en el aula, las familias son las primeras que pueden incentivar el amor por los libros y la lectura. En este sentido, creo que Los colores olvidados invita visualmente a viajar a través de los relatos y puede ser muy divertido y entrañable leer cada relato y hablar y debatir en familia sobre ellos para mostrar lo que cada uno ha extraído e interpretado.

¿Recuerdas algún libro que te marcara en la infancia?

De mi primerísima infancia, recuerdo los clásicos de toda la vida y, especialmente, tengo la imagen de los cuentos clásicos de Ferrándiz, que mi madre me regalaba y que aún conservo por casa. También pude disfrutar con las primeras aventuras de Las Tres Mellizas o aprender a leer con los libros de El Barco de Vapor. Cuando ya tenía 8 o 9 años, otros libros que me encantaban, y me imaginaba yo formando parte de sus historias, eran los de Enid Blyton, pero sin duda, el libro que más me marcó en todos los sentidos fue La historia interminable. Después de ese libro, sentí la necesidad de escribir y de contar mis propias historias. Me gustaba como a través de la fantasía, Ende me enseñaba grandes verdades. Y al ser adulta, aún he sido más consciente de esa capacidad del autor alemán al narrar sus historias.

¿Cómo surgen tus historias? ¿En qué te inspiras?

La vida es suficientemente rica para mostrarte historias en cada esquina… La mayoría de las historias o relatos que escribo tienen un trasfondo personal, eso sí, aderezado con grandes dosis de fantasía… Tomo como referencia conversaciones, anécdotas, películas, canciones. La cuestión es mantener los ojos bien abiertos –y sobre todo el corazón– para poder ver y sentir todo lo que se mueve a tu alrededor y dejarte inspirar. Y, por supuesto, luego ponerse a trabajar y a escribir mucho.

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que se diviertan y, además, cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Creo que lo primero es enseñar con el ejemplo y los padres deberían ser los primeros que mostraran interés por la lectura. Si los niños ven a los padres leer, seguramente, ya tenemos ganados algunos puntos a nuestro favor. Y, sin duda, también dejar que los niños lean aquello que les pueda interesar –y que evidentemente los padres consideren adecuado. Por ejemplo si a un niño le apetece leer cómics o manga, esta puede ser una buena lectura para adquirir el hábito lector. La cuestión es que asocie la lectura con el disfrute y así siempre acudirá a ella.

Como escritora nos gustaría que lanzaras un mensaje para todos aquellos niños y niñas que empiezan a leer. Un mensaje que los anime a continuar con la lectura y no la dejen de lado nunca.

Los libros son grandes amigos, porque te acompañan en todo momento, te entretienen y te hacen feliz. Si os animáis a leer, veréis como siempre os sentiréis acompañados por los libros que os llevarán a vivir grandes aventuras, a resolveros dudas y a conoceros un poquito mejor.

¿Qué opinión tienes acerca de los nuevos formatos de lectura?

Creo que los tiempos, tecnológicamente hablando, avanzan muy rápido y debemos saber adaptarnos y valorar lo positivo que tienen. Creo que el papel siempre permanecerá, es un tipo de lectura que no morirá, pero también puede convivir con otras formas de lecturas, por ejemplo, las aplicaciones que es una lectura diferente, pero válida y, al mismo tiempo, atractiva que nos puede ayudar a adquirir el hábito lector. Precisamente, en Play Creatividad
apostamos mucho por la lectura en nuevas tecnologías y el próximo julio lanzaremos la app El Guardián de la Imaginación para iPad e iPhone, con algunos relatos interactivos de Los colores olvidados y algunos juegos relacionados que permitirán disfrutar a pequeños y grandes. No es el mismo tipo de lectura que realizarías con el libro en papel, pero ahí ya estás tú –en este caso, los padres– para escoger en cada momento lo más adecuado. Todo en su justo equilibrio es muy válido.

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, queremos que nos recomiendes algunos libros para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura.

Debido al amor que profeso por ese libro siempre recomiendo La historia interminable.

Para los más peques he descubierto recientemente y me han sorprendido gratamente los libros de Elsa Beskow. Me resultan muy dulces, cálidos y un auténtico canto a la naturaleza.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.

Links:

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: entrevistas en boolino, los colores olvidados, silvia g guirado, cuentos infantiles, libros para ninos

Comentar post