Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Clásico adaptado al público juvenil

Jóvenes lectores  · 

Clásico adaptado al público juvenil

Por Cristina Mangas

¿Cuántas veces se ha escuchado o leído que los clásicos son aburridos, que son libros demasiado gordos, de lenguaje complejo, de indescifrable sentido? Personalmente, unas cuantas. Para ser sinceros, los adolescentes no tienen una visión positiva de los clásicos. 

"Es que no entiendo ni una palabra", "¿Por qué tenemos que leer esto?", "¡Esto no me servirá para nada!" eran algunas de las frases más repetidas en mi clase de Bachillerato cuando leíamos clásicos. ¡Y eso que ni siquiera hojeamos El Quijote! Si en 2013 los adolescentes que conocía no querían saber nada de los clásicos españoles -ni extranjeros, dicho sea de paso- no parecería raro que los jóvenes de hoy en día siguieran con estas ideas.

q

Para que un adolescente se acerque sin miedo a un clásico, este se debe presentar con total normalidad: quitándole todos los adjetivos rimbombantes a la hora de hablar de él, pasar de largo de su gran aportación a la cultura, etc. Incluso adaptar el texto original para que el lector adolescente –y el adulto, por qué no- pueda leer con más facilidad la obra. Dejar a un lado todo lo ostentoso –y, de paso, el texto en sí- a ciertos clásicos españoles es lo que han hecho en la editorial Saure con el libro Sancho Panza & la cia. Literaria. En este caso no tenemos el texto sino un resumen y la caracterización de ciertos personajes. ¿Qué mejor forma de incitar a la lectura de cualquier obra que no hablando del libro directamente sino dejando caer información interesante sobre el mismo?

q

Por otro lado, el lenguaje de los clásicos es uno de los grandes obstáculos a la hora de entender un libro. Muchas adaptaciones dejan las palabras que el autor escribió pero que hoy no se entienden, y las anotan a pie de página, ofreciendo un significado actual. Pero la lectura sería mucho más amena si se cambiaran por otras más contemporáneas, permitiendo eliminar aquellas notas a pie de página que molestan a la lectura, más que ayudar a ella. El lenguaje, cuánto más cercano al lector, mejor, porque le ayudará a hacer de la obra algo más próximo y, sobre todo, más comprensible.

q

No solo el lenguaje debe ser cercano al lector, sino también los diálogos. ¿Quién es capaz, hoy en día, de seguir los largos discursos de Don Quijote? No es difícil afirmar que muchos de los lectores no están acostumbrados a leer intervenciones muy largas, algunas de más de una página. Si a un adulto le cuesta seguir el hilo, ¿qué le pasará a un adolescente? Los diálogos excesivamente discursivos se deben simplificar o incluso eliminar, mientras su falta no afecte al argumento. 

No hay duda de que se debe ofrecer el clásico adaptado pero sin dejar de lado el estilo de la obra. Se debe adaptar la ortografía, eliminar descripciones o reflexiones críticas que no afectan al relato o que el lector no entenderá por estar demasiado alejado del contexto histórico. Pero todo con cierta mesura, puesto que se trata de proporcionar un libro que sea accesible pero al mismo tiempo fiel al original.

h

Que los jóvenes no leen clásicos es un cliché muy asentado en nuestra sociedad. Pero los jóvenes sí leen clásicos cuando se les da el material adaptado a sus necesidades. Si no leyeran no aparecerían continuamente adaptaciones, orientadas a este público que está descubriendo un nuevo mundo de lecturas. Pero no solo aparecen nuevas adaptaciones, sino también nuevas versiones de los clásicos. ¿Qué tal leer Hamlet en versión manga? O quizá mejor adentrarse en La casa de Bernarda Alba, aderezada con unos cuantos zombis. ¿Y una novela gráfica sobre Los miserables?

Al fin y al cabo, lo que importa no es qué y cómo se lee sino que se lea. Y cuánto antes se llame la atención de los jóvenes, cuánto antes se les enseñe que leer no es sinónimo de aburrimiento, que los libros no tienen por qué ser complicados ni tediosos… Antes se les enseñará que la lectura puede ser una gran afición.

 

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: clásico, Don Quijote, Sancho Panza, adaptación

Cristina Mangas  ·  Ars longa, vita brevis

Antigua bibliotecaria, graduada en Filología Hispánica y lectora a tiempo completo. Participa en clubs de lectura y comparte sus experiencias lectoras y opiniones en su blog de literatura Ars longa, vita brevis. Twitter @Cris_Potterhead

Comentar post

Elisa (@elideverde)

Similar a lo que nos ha pasado con Cervantes a todos los estudiantes españoles desde hace décadas, es lo que les ocurre a los ingleses con Shakespeare. Si para los hispanohablantes es necesario que nos traduzcan Hamlet para entenderla, y nos la traducen a nuestro lenguaje actual, ¿por qué ser tan reticente a que se haga lo mismo con los clásicos de nuestra propia lengua? El año pasado salió una edición de El Quijote traducida íntegramente al castellano actual, pero sin perder nada de descripción, desarrollo o diálogo. Más que adaptaciones en cuestión de edad, opino que es necesario que se reconozca de una vez por todas que la lengua de Cervantes poco tiene que ver con el castellano actual (esta es una cruzada personal que tengo con el tema, jeje). Sin embargo, si bien estoy de acuerdo con adaptar el lenguaje al paso de los años, no lo estoy tanto respecto al contenido en sí. No me meto en adaptaciones a otros formatos, porque es otro tema, pero si necesitas dar a un adolescente una versión resumida de El Quijote (como me hicieron a mí en la ESO), es mejor que ni siquiera lo hagas, pues no es el texto original, y todo ese léxico del que tanto presumen algunos profesores cuando hablan de él (y que usan de excusa para mandarlo leer a adolescentes) se ha perdido por completo. De todas maneras (y ya con esto acabo, jeje) opino que hay muchas maneras de acercar a los jóvenes a leer. Una de ellas es dándoles lecturas que sean acordes a su edad. Ya tendrán tiempo para leer clásicos cuando tengan más bagaje. O quizás sólo lean contemporánea, pero lo importante es que leerán. Un saludo =)

Jessy

Nunca he leido un klasico asi ke noseh pero esta mu padre bezoz de frambuesa JessyKa

Josune

Don quijote es un libro de mis preferidos nunca me aburrire de leelo es espectacular ,tengos dos ediciones antiguas con ilustracciones que son una pasada son de coleccionista y creo que si tubiera que comprarme una edicion nueva infantil lo haria para hacer un regalo super especial

Isaac

Pienso que es una buena manera de hacer que los jóvenes que no están acostumbrados a enfrentarse a literatura clásica. Todo mundo debe saber que los jóvenes no leen esto, o no la mayoría, por lo que me parece algo bueno para mantener la vigencia de la obra original.