Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Cómo hablar de emociones con los niños

Queremos saber...  · 

Cómo hablar de emociones con los niños

Por Elisabet Vila Farrés

Hoy en día la Inteligencia Emocional es cada vez un factor más imprescindible para el buen desarrollo del niño. 

A menudo, damos más importancia a otros tipos de inteligencias relacionadas con el buen rendimiento escolar: notas, deberes, etc. Pero… ¿Qué sucede si esta inteligencia está relacionada con una baja inteligencia emocional? ¿Qué sucede cuando el niño tiene un bajo rendimiento escolar porque emocionalmente esta triste o preocupado? Las emociones son las señales que nos guían en nuestra manera de actuar y dependiendo de cómo nos sentimos, actuaremos de una manera u otra.

Es por ello que primero de todo tenemos que reconocer las emociones, saber que hay emociones positivas (alegría, sorpresa, etc.) y otras emociones más negativas (rabia, enfado, tristeza, miedo, etc.) Seguramente, las emociones negativas serán las que más le cuesten a los niños de sacar a la luz. Por eso des de aquí, os queremos dar algunos consejos a la hora de hablar con vuestros hijos sobre los sentimientos

Primero de todo, creo necesario normalizar las emociones. Por ello, serán primero los padres los que tengan que poner palabras a aquello que sienten y cuenten a sus hijos como se han sentido en su día a día, por ejemplo: “Hijo, ¿sabes qué? Hoy papá se ha enfadado porque ayer estuve toda la tarde haciendo una tarea para el trabajo y hoy le han dicho que la tenía que rectificar, ¿te ha pasado a ti alguna vez en la escuela?”. Esto ayudará a los niños a verlo como un paso normal a la hora de hablar sobre su día y ser conscientes que los papás y las mamás también se enfadan, se enrabian o se frustran. 

Seguidamente, también considero que es bueno darle un espacio al niño donde pueda explicar qué tal su día: como se ha sentido, si algo le preocupa, si se ha enfadado o entristecido por algo, etc. Este espacio puede ser: a la hora de cenar, antes de dormir, etc. Además de no juzgarle por lo que siente, también tenemos que intentar transmitirle seguridad, cercanía y ponernos en su lugar, para que así el niño se sienta comprendido y escuchado. Si algún día no quiere explicar nada, no hace falta agobiarle ni exigirle, ya que no queremos que éste momento lo viva como una experiencia negativa y se cierre en banda en los días posteriores. 

Seguramente habrá niños a los que les cueste más abrirse y expresar con emociones lo que les preocupa o les ha pasado durante el día. Por eso, tenemos un sinfín de libros y videos que nos ayuden de manera divertida a poner nombre a las emociones y a saber las características de cada una de ellas

Por eso, desde este post, se recomiendan tres libros súper entretenidos. Primero, el libro Los Atrevidos en el País de los Unicornios dónde se pone en contacto a los niños con las emociones y se enseña de manera divertida cómo gestionarlas. También recomendamos ¿Qué le pasa a Mugán?, donde se habla de la tristeza y se aprende a detectar por qué aparece. Finalmente, ningún post sobre las emociones estaría completo sin hablar de la felicidad. En esta línea te recomendamos Creativos y felices, un libro con juegos y retos para trabajar la inteligencia emocional en los niños y reforzar los sentimientos positivos

¡Espero que los disfrutéis!

 

También te puede interesar:

Elisabet Vila Farrés  ·  Psicosedna

Psicóloga Clínica Infantil y Juvenil. Centre de Psicología Psicosedna. Màster oficial en Psicologia Clínica i de la Salut. Especialista en intervenció clínica infantil i amb nens amb TEA i/o TDAH

Comentar post

Noelia

Soy maestra de educación infantil, opinó que es muy importante la inteligencia emocional en estas edades, ya que es cierto que siempre valoramos otro tipo de cosas y hay que mostrarle a los niños este tipo de sentimientos