Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Cuentos infantiles: Donde duermen las hadas

La hora del cuento  · 

Cuentos infantiles: Donde duermen las hadas

Por Andrea Barreira

Hoy en La Hora del Cuento compartimos:Donde duermen las hadas de Andrea Barreira.

Andrea Barreira Freije, vagabunda de las letras, camina entre el periodismo y la literatura.  Participa en la colección gallega de relatos Contos Estraños, y en las antologías Tebras na Alma y Contos de Verán; además colabora en "Aire. Fanzine de Arte". También la podéis encontrar en acovadolobo.wordpress.com."

Imagen: paisajes2.com

La Naturaleza lo envuelve todo, lo engulle o lo arrulla en sus brazos de viento, agua y tierra. Cuando un hogar queda olvidado, poco a poco se filtra por grietas invisibles para aquellos ojos incapaces de ver más allá de lo que hay en sus manos. Las hadas, empujadas por la curiosidad que envuelve el polvo de sus alas, pegan la nariz a las ventanas empañando los cristales con nieblas tan diminutas como una gota. Con el paso de las noches, de tanto posar sus mágicas manos en el vidrio, éste acaba rompiendo hasta dejar pequeños huecos por los que colarse transformadas en rayos de luna. Llevan con ellas las semillas que convertirán esa casa en el jardín que será su reino.

Duermen cuando sale el sol fundiéndose entre las hojas y las flores, hasta que parece que allí no hay nada que se salga de lo supuestamente real. Pero al caer la noche, despiertan bulliciosas como cientos de sonajeros resonando a la vez. Las hadas nocturnas pintan y pintan afanosas, entre risas y bromas sobre quién creará el sueño más hermoso, más real, más mágico. Para tan importante tarea usan pinceles mágicos hechos de esperanza, ilusiones, fantasías y deseos.

Entretenidas como estaban noche tras noche, entre juegos y pinceladas encantadas, no sintieron que algo procedente de los pensamientos más tristes se colaba en el edificio en ruínas. Debajo de las raíces, se escondió ese oscuro ser dispuesto a esparcir su dolor transformado en maldad.

Una noche sin luna, cada uno de los trazos pintados comenzaron a desvanecerse en el aire, volando como ceniza arrastrada por la brisa. Al caer en el suelo cubría las plantas que, quemadas, se marchitaban lentamente. Entonces, a escondidas, la figura gris barría el polvo con una escoba hecha de lágrimas y lo metía en un saco tejido de miedos. Las hadas, asustadas, dejaron de pintar. Cuando la última de ellas dio la última pincelada, en el horizonte empezaron a oírse llantos y lamentos. Sentían como cada ser se revolvía en la cama, incapaces de dormir. Sudorosos y temblorosos huían de largas sombras que intentaban atraparlos.

Hasta que una de ellas, cansada de no hacer nada y lamentarse, decidió luchar por tantos sueños que aún quedaban por crear, por hacerse realidad: se convirtió en su guardiana. Cogió un lápiz que, con determinación, transformó en una vara que en su mano brillaba como una vela de luz de luna. A su paso, las sombras se desvanecían, pues las hadas que se transforman en guardianas son capaces de absorber la oscuridad para convertirlas en estrellas fugaces.

Buscó y buscó entre pétalos y hojas caídas hasta que encontró unas huellas tan tenues como ondas en el aire. Con cada paso que se aproximaba al oscuro ser, este se hacía cada vez más pequeño hasta que perdió su mando de noche sin luna ni estrellas. Al caer la tinta que lo cubría, las hadas, sorprendidas, descubrieron que era una de ellas, sólo que sin una gota de luz. Había luchado contra tantos miedos y pesadillas que había perdido la capacidad de creer, hasta cerrarse tanto en sí misma que ahora necesitaba robar los sueños de los demás. La guardiana se posó a su lado y se miraron con ojos tristes pues se vieron reflejadas. Con una sonrisa le tendió la mano, y el hada oscura la cogió temblando. Al agarrarse la luz volvió a ella, aunque no sus colores. Pero no le importó porque sabía que nunca volvería a estar sola y que podría volar de nuevo entre los sueños.

Imágenes: Jo de Ruiter Illustration

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: la hora del cuento, cuentos infantiles, hadas

Comentar post

rosario

Muy bonito aunque me lo he tenido que leer mas de una vez para enterarme de la historia,,,