Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Diarios infantiles. La importancia de seguir un diario en la infancia

Valores y emociones  · 

Diarios infantiles. La importancia de seguir un diario en la infancia

Por Ana Domínguez Vizcay

Iniciar un diario en la infancia o la adolescencia es un ejercicio enriquecedor que mejora nuestra capacidad para expresar sentimientos y entendernos.

¿Por qué escribir un diario?

Escribí un diario personal de manera periódica durante casi tres años en mi adolescencia. No requerí hacerlo antes ni después, pero sí en aquella época en que rondaba los quince. Me ayudaba a filtrar el remolino de emociones que te invaden en esa etapa de la vida en la que ni te entiendes ni te entienden, y en la que acudir o no a una fiesta con los amigos puede convertirse en una cuestión de estado. Luego el tiempo ya se encarga de relativizarlo todo.

Expresar sentimientos, comunicarnos, captar momentos y sus significados, o plasmar vivencias es algo inherente al ser humano. Hacerlo a través de un diario, una necesidad que ha tenido su reflejo innumerables veces tanto en la literatura como en el cine desde diferentes registros. A todos nos vienen a la memoria libros como El diario de Ana Frank, que recoge la historia de una niña judía en la Segunda Guerra Mundial o películas como El Diario de Bridget Jones, basada en la novela del mismo nombre, en la que asistimos a las hilarantes peripecias de una solterona londinense.

Comenzar un diario en la infancia o en la adolescencia supone una experiencia intensa, estimulante, muy positiva y que conjuga importantes beneficios:

  • Permite exteriorizar sentimientos, sin presiones, en total libertad. Un diario es algo único, íntimo, secreto. Se puede ser uno mismo.
  • Obliga a reflexionar, a preguntarse cosas. Ordenar respuestas respecto a qué te pasa, qué te divierte, qué deseas o qué te preocupa es un ejercicio muy constructivo.
  • Exige esfuerzo y voluntad. Dedicar quince minutos cada noche a mirar qué te ha regalado el día, genera un hábito muy saludable.
  • Mejora capacidades lecto-escritoras, admite cultivar géneros (como la poesía) y mejorar la ortografía.
  • No hay edad para hacerlo. Los padres pueden recrearse en los primeros años de un niño y muchísimos adultos lo ponen en práctica como terapia, cuaderno de viaje, etc.
  • Fomenta, sin duda, la creatividad. No son sólo letras. Tienen cabida ilustraciones, garabatos, fotografías, pegatinas o cualquier otro objeto que signifique algo.
  • El “cuaderno” en sí es importante. Comprarlo y elegirlo en función de la personalidad de cada uno tiene su punto.
  • Hoy en día las nuevas tecnologías aportan facilidades. Aplicaciones de texto, blogs, redes… las posibilidades de escribir un diario y compartirlo si se quiere se multiplican. ¿Por qué no un diario colectivo de una clase, de un equipo de baloncesto o con tu mejor amigo/a?
  • Releer en la madurez aquello que escribiste cuando casi no habías “vivido” te hace relativizar las cosas y observar tu transformación como persona. Por no hablar de que te echarás unas risas, se te saltarán los colores en más de una ocasión y la nostalgia llamará a la puerta.

club

En los últimos años hemos vivido una efervescencia de propuestas literarias juveniles en esta línea -más bien preadolescentes- cuyo ejemplo más destacado quizás sea Diario de Greg, una colección que alcanza ya los diez títulos. En versión “chicas” (en el segmento de edad que va de los 9 a los 14 la separación por género está demasiado marcada a mi modo de ver) podemos destacar El Club de las Zapatillas Rojas, una saga que triunfa y nos dibuja las historias actuales de un grupo de cuatro amigas de 12 años que lo comparten todo de una manera muy intensa. Ana Punset (Tarragona, 1981), escritora y lectora profesional, es la autora de este relato que se complementa con las ilustraciones de Paula González, con una estética muy sugerente para esas edades. No está narrado en formato de diario, sino en tercera persona, pero se inicia a partir de unas zapatillas rojas y un diario que recibe Lucía, una de las protagonistas, como regalo de Navidad. Sus dibujos y anotaciones serán el reflejo de todas las vivencias de este grupo que representa identidades diferentes. Tal y como se nos dice, “dibujar, conseguía trasladarla a otra galaxia en la que solo existían ella y sus pensamientos”.  

friki

También del sello de literatura juvenil Montena (Grupo Penguin Random House) tenemos Diario de una friki, en el que conoceremos a Lia (y su grandiosa capacidad de liarla) en su primer año de instituto.

 

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: diarios infantiles, sagas infantiles, libro infantil

Ana Domínguez Vizcay

Periodista de formación y postgrado en Marketing Digital. Hace más de una década que me muevo en el ámbito de la comunicación corporativa y el marketing editorial y he podido disfrutar de algunas experiencias como editora. Me seduce el universo de la literatura infantil, sus fondos y sus formas. Compartir un cuento con mis hijos cada noche es la guinda que me endulza el día

Comentar post

Ainhoa

Que bonito és!!!