Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Educación emocional: la frustración

Valores y emociones  · 

Educación emocional: la frustración

Por Sara Tarrés

Si hay un tema que nos preocupa especialmente a los padres de hoy en día es ser capaces de ayudar a nuestros hijos a gestionar adecuadamente sus emociones. Y a pesar que todas ellas son necesarias y que ninguna es negativa, también es cierto que si no aprendemos canalizarlas adecuadamente pueden crearnos serios problemas en un futuro. 

Este es el caso de muchas personas con baja tolerancia a la frustración. Personas que no toleran un no por respuesta o un fracaso en sus vidas. Por eso es necesario ayudar a nuestros hijos a aprender a aceptar las frustraciones con las que se va a ir encontrando a lo largo de toda su vida.

Pero, ¿qué es la frustración?

La frustración es un profundo sentimiento de malestar que aparece ante situaciones en las que nos vemos sobrepasados por la incapacidad, la impotencia, el desagrado o la desaprobación. Una respuesta emocional que se produce cuando nuestros deseos o expectativas no se ven cumplidas.  Algo que suele ocurrir con frecuencia en la vida.

En una sociedad como la nuestra, en la que muchos padres sobrevuelan las cabezas de sus hijos para evitar que se equivoquen o bien les ofrecen todo cuanto desean sin ser capaces de pronunciar un no, los niños aprenden a tenerlo todo sin esfuerzo o creyendo que todo cuanto dicen o hacen es correcto. Debido a que la sobreprotección y el exceso de permisividad impiden al niño a tolerar el fracaso, es importante evitar adoptar este tipo de estilos educativos.

Las rabietas son las principales manifestaciones de la frustración durante la infancia. Es precisamente durante la infancia cuando los niños deben aprender a canalizar las frustraciones. Siendo tarea de los padres y otros adultos de referencia ayudarles a entender que no siempre conseguiran ser los primeros, tener todo cuanto desean ni hacer lo que les venga en gana.

Para apoyarnos en esta tarea los cuentos son una excelente herramienta. En esta ocasión hemos escogido tres preciosos libros.

Más que mascotasMás que mascotas. Un álbum ilustrado que nos habla de las emociones y sentimientos más habituales que experimentan los niños en la infancia. En él encontraremos una mascota para cada emoción. Una forma divertida para ayudarles a identificar lo que sienten: tristeza, rabia, verguenza, etc.

El erizo que no se quería pinchar. Un libro con realidad aumentada de la colección Cuentos para emocionarse de la editorial Parramón. Un libro perfecto para que los niños aprendan lo importante que es prestar atención a nuestro estado de ánimo cuando nos relacionamos con los demás, y al mismo tiempo ser sensibles a las emociones de los demás.

Dani y cómo tolerar la frustraciónDani y cómo tolerar la fustración. Un libro que nos enseñará a aceptar la frustración a través de una historia con protagonistas reales, los educadores y los alumnos de La Granja Escuela de Santa Maria de Palautordera. Desde este proyecto educativo revolucionario e innovador, nos llegan las experiencias de aprendizaje en formato de cuentos para la educación emocional de los más pequeños, desde la reflexión y el trato siempre respetuoso de las emociones.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libros infantiles, libros frustración, frustración, tolerancia

Sara Tarrés

Sara Tarrés  ·  Mamá psicóloga infantil

Licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona, con Máster en dificultades del aprendizaje (ISEP) y Postgrado en Psicopatología infantojuvenil (ISEP). Ha trabajado como asesora y orientadora de padres y maestros en diferentes escuelas concertadas de Barcelona y como reeducadora de niños que presentaban diferentes dificultades en su aprendizaje. Actualmente dirige el blog Mamá Psicóloga Infantil desde donde orienta a padres en temas de crianza, desarrollo y educación. Esto le permite compaginar su faceta de madre a tiempo completo y su actividad profesional.

Comentar post

Ruth

Muy interesante