Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

El niño que quería ser pirata

La hora del cuento  · 

El niño que quería ser pirata

Por Dácil

Había una vez, un niño que trabajaba en un restaurante, pero estaba muy triste, muy triste, porque él, en realidad, quería ser pirata.

Un día vinieron unos piratas de verdad al restaurante y el niño se empeñó en servirles. Estaba muy emocionado porque iba a conocer piratas de verdad. Se hicieron amigos y cuando llegó la hora de despedirse les pidió que les llevara con ellos.

- No puede ser.- Dijo el capitán pirata- Es una vida muy dura para un niño.

Y lo dejaron en el restaurante más triste que nunca.

Estaba limpiando la mesa cuando... ¡se encontró con un mapa! Pero no un mapa cualquiera...." ¡Era el mapa del tesoro!

Al poco volvieron los piratas y le preguntaron:

- Niño, ¿no habrás visto un mapa del tesoro por aquí?

- Siiiiiiiiiiiiiii- Contestó el pequeño muy contento.- Pero sólo os lo daré si me lleváis con vosotros a buscar el tesoro.- les dijo con firmeza

Así fue como los piratas se lo llevaron con ellos al barco.

Cuando estaban en alta mar estalló una gran tormenta que agitó al barco de una lado para otro. El niño gritó a los piratas:

- ¡Rápido! ¡Ataros al barco y así no os caeréis!

Y todos los piratas se ataron al barco.
Cayeron rayos...
Pom, pum catapuuuuum

Y truenos

Croooc, catacroooooc

¡Y relámpagos!

¡Catapum chimpún!

Pero, de repente, se acabó la tormenta.

El capitán pirata les pregunto a todos si estaban bien y todos contestaron:

- ¡Siiiiii

- Muy bien niño. –le felicitó el capitán por tener una idea tan buena.- Como premio puedes subirte al palo mayor.

El niño, muy contento, se subió al palo mayor y desde arriba…

- ¡Tierra a la vista!- Vio una isla, pero una isla cualquiera... ¡Era la isla del tesoro!

Entonces, los piratas se bajaron a tierra y miraron el mapa.

Primero, tenían que atravesar la selva de los monos furiosos

¡Uh. Ah. Uh!

Luego, la cueva del dragón zampón.

¡Gruarrrrrrr!

Y por último, encontrar una X muy grande.

Pronto llegaron a la selva de los monos furiosos y empezaron a caerles cocos en la cabeza.

¡Ay! ¡ay!

Los monos se los estaban tirando desde los árboles.

El niño les dijo que abrieran sus paraguas y los cocos empezaron a rebotar. Así lograron salir de la selva de los monos que cada vez estaban más y más furiosos

¡Uh. Ah. Uh!

Los piratas llegaron a la cueva del dragón zampón.

De repente, salió un dragón muuuuy feo

- ¡Gruaaaaaaarl! ¡Tengo mucha hambre!- Rugió.- Os voy a comer a toooodos

Los piratas se echaron a temblar. Entonces, el niño les gritó:

- Rápido. Tiradles vuestros bocatas de chorizo.

- Noooooo, que están muy buenos.- Protestaron los piratas

- Síiiiiiiii, que si no nos come.

Todos le tiraron sus bocatas de chorizo.

- Ñam, ñam, gruaaaar ¿qué es esto tan rico?- Exclamó el dragón. Mientras se inflaba a bocatas los piratas escaparon corriendo.

Una vez a salvo se pusieron a buscar la X muy grande.

Pero no la encontraban por ningún lado.

El niño decidió subirse a la palmera más alta para ver mejor. Desde allí pudo verla. Era tan grande que no se veía desde el suelo.

Indicó a los piratas dónde estaba y se pusieron a cavar.

Encontraron un cofre, pero no un cofre cualquiera... ¡Era el cofre del tesoro!

Y dentro había... ¡Monedas! ¡Chuches! ¡Juguetes! ¡Joyas! ¡Espadas! ¡Escudos! Y muchas cosas más.

Los piratas se llevaron el tesoro al barco para repartirlo. El capitán pirata le dijo al niño que podía quedarse con ellos y vivir muchas aventuras. Y colorín colorado, ¡este cuento se ha acabado!

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuento de aventuras, cuentos de aventuras

Comentar post