Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

El viaje del Globo Rojo

La hora del cuento  · 

El viaje del Globo Rojo

Por Nagore Carrillo Fernández

Esta es la historia de un globo que viaja por diferentes ciudades europeas hasta que regresa de nuevo con su dueño. Un microrrelato muy dulce para los más pequeños.

Todos, los domingos Pedro iba con su familia a un parque cercano a su casa. Un domingo el abuelo les acompaño y vio a un señor que vendía globos y viendo que su nieto los estaba mirando fijamente, decidió comprarle uno.

El nieto le dijo que el que más le gustaba era el rojo, y con el estuvo jugando toda la tarde. Pero cuando se iban a ir se levanto un fuerte viento y Pedro perdió su globo y se puso muy triste. El globo voló y voló y apareció en una gran ciudad donde la gente hablaba un idioma extraño, en vez de 'Buenos días' decían 'Bonjour' y había una torre de hierro muy alta, pero los parques eran muy parecidos al de Pedro.

Allí fue donde encontró a Emmanuel, que era un niño que al igual que Pedro le gustaba estar en el parque con su familia y amigos y estuvo todo el rato jugando con el globo, pero cuando fue atarlo bien se le escapo y el globo se fue.

La aventura del globo siguió, la siguiente parada que hizo fue en una importante cuidad, donde la gente hablaba un idioma parecido al español, en vez de decir 'Buenas tardes', decían 'Bouna sera'. Allí encontró a una niña que se llamaba Ana y en cuanto lo encontró empezaron a jugar, pero mientras jugaban Ana perdió el globo.

Mientras tanto Pedro estaba muy triste, porque echaba mucho de menos a su globo rojo, y todos los domingos volvía al parque en búsqueda de su preciado objeto.

Una de las muchas tardes, que Pedro y su familia fueron al parque y se sentaron en el banco del estanque. Estaban consolando al niño cuando el abuelo miró hacía el parque de juegos y grito:

-¡El globo Rojo! ¡Está ahí!

Fueron corriendo hacia allí y se lo llevaron a Pedro y se puso muy contento.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: la hora del cuento, cuentos infantiles para la hora del cuento, la hora del cuento de boolino

Comentar post