Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Emociones en la adolescencia

Jóvenes lectores  · 

Emociones en la adolescencia

Por María José Madarnas

Libros juveniles para tratar las fobias sociales que se intensifican en la adolescencia y durante la vida en la escuela. Historias protagonizadas por jóvenes que permiten al joven lector identificarse y verse reflejado en la historia.

A lo largo de los años de infancia y adolescencia, el carácter de la persona pasa por diversos estados en su proceso de formación. Por este motivo es de especial relevancia que las crisis que puedan padecerse en esos años sean pasajeras y de crecimiento.

Por desgracia, no siempre es así. Y del mismo modo que un árbol joven sobre el que se ejerce una presión continuada puede ver cómo su tronco se tuerce para siempre, existen traumas infantiles y preadolescentes que pueden dejar secuelas en la personalidad.

Algunas de estas secuelas pueden extenderse durante toda la vida adulta de quien las padece y acabar influyendo en todas sus relaciones sociales y en su actitud ante la vida en general.

Algunos de estos traumas precoces generan fobias sociales. Entendemos por fobia social un trastorno de ansiedad en el que se presenta una intensa timidez y diversos tipos de miedos, marcados y persistentes en el tiempo.

Quien sufre de fobia social se siente agobiado y temeroso a afrontar reuniones sociales, interacción con otras personas, ser observados o simplemente estar en presencia de multitudes o grupos reducidos, aunque pasen completamente desapercibidos.

Además, suelen padecer especial miedo a estar cerca de figuras de autoridad. Aunque saben que sus sensaciones son irracionales, no pueden evitarlas y el mero hecho de conocer que deberán enfrentarse a situaciones que les angustian les provoca ansiedad anticipatoria. Esto provoca que el sufrimiento se extienda también a los momentos en los que están completamente solos.

La fobia social puede ser generalizada (a toda interacción social o a la mayoría de ellas) o específica (se restringe a determinados ambientes, personas o situaciones). La fobia social reduce el rendimiento académico de niños y adolescentes y el rendimiento profesional en adultos.

Hay numerosas causas que provocan estas fobias, que, por lo general, suelen iniciarse en la adolescencia o en los años previos a ella. Los padres sobreprotectores o un entorno familiar agresivo o poco comunicativo, están entre los factores más frecuentes.

Otra causa frecuente son los traumas provocados por agresiones en edades tempranas. El acoso escolar tiene un papel destacado en este sentido, siendo el origen de gran parte de las fobias sociales entre adolescentes.

auEl socavamiento de la autoestima del niño le lleva a creer que es la única persona que sufre este problema y cae en una timidez patológica que siente como un mecanismo de defensa ante potenciales nuevas agresiones. Piensa que pasar desapercibido es la mejor manera de no ser agredido y que en cuanto alguien pueda fijarse en él, se está exponiendo a ser víctima de nuevo.

Combatir la fobia social adolescente requiere de mucho tacto y paciencia, además de la asistencia médica profesional especializada. La ayuda del entorno familiar es, lógicamente, esencial. Pero a veces los familiares de la víctima se sienten perdidos y también necesitan ayuda.

Un modo de saber lo que están pasando las víctimas de fobia social y cómo ayudarlas es leyendo el libro Buscando a Audrey de la famosa autora Sophie Kinsella, donde se narra con sutileza la evolución de una adolescente que padece esta fobia.

También es adecuado que los afectados por fobias sociales se conozcan entre sí. Este tipo de reuniones les ayudan a relativizar su problema. También es adecuado que los padres de los afectados puedan compartir experiencias.

Prevenir los traumas de niños siempre es deseable pero no siempre es posible. Las consecuencias de esos traumas o la generación de fobias sociales por otros motivos, serán menos graves si detectamos de modo temprano la aparición de comportamientos extraños y de cuadros de ansiedad.

Lograr una adolescencia saludable es clave para que el joven de hoy sea un adulto pleno y feliz el día de mañana.

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libro juvenil, la sociedad, emociones, fobias

María José Madarnas

Me apasionan las letras, por eso decidí desde pequeña que me dedicaría a trabajar en una profesión en la que ellas fueran las protagonistas. Así me dedico a la escritura y a la traducción. De pequeña leía todo lo que caía en mis manos y ahora además escribo sobre todo lo que me gusta, sobre lo que sueño y sobre lo que me preocupa. Escribo para divertirme, para relajarme, para compartir con otros lo que pienso, para llevar las palabras dichas en otra lengua a nuevos lectores, pero sobre todo por el inmenso placer de escribir. Un texto vive no cuando alguien lo escribe, sino cuando alguien lo lee. Así que, muchas gracias por leer. Twitter: @klamajama

Comentar post