Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

En el país de ¡Ah!

La hora del cuento  · 

En el país de ¡Ah!

Por Choni Fernández

Un cuento creativo, muy dulce, que invita a los niños a soñar despiertos. ¿Y vosotros con qué soñáis?

-¡Buenos días mami!

- Buenos días tesoro. Todo listo para desayunar ¿Mermelada de fresa o de melocotón?

- Fresa porfi.

- Vaya, eso significa que estamos de muy buen humor, ¿no es así?

- Ajá.

- Seguro que has dormido genial, y has soñado… ¿con qué has soñado?

- Pues… ¿te acuerdas que ayer me preguntaste que cuento habíamos visto en clase por la mañana?

- Si, y me dijiste que habíais estado leyendo El mago de Oz.

- Pues esta noche he soñado que yo era Dorothy.

- ¿Y tenías unos preciosos zapatos rojos como ella también?

- No, yo llevaba unas deportivas rojas, chulísimas, con cordones que brillaban.

- ¡Vaya! ¿Pero, si que habría un arco iris, no?

- Si, eso sí. Pegote y yo teníamos que seguir el camino de piedrecitas de colores para llegar al país de ¡Ah!

- Espera, espera, no tan deprisa… ¿Quién es Pegote?

- Dorothy en el cuento tiene un perrito que se llama Totó, ¿verdad? pues yo en mi sueño tengo un corderito blanco que se llama Pegote, y que me sigue a todos lados.

- ¿Y el país de ¡Ah!? ¿Por qué tienes que llegar a ese país?

- Porque en ese país, que está al final del arco iris, nadie, pero nadie, nadie, suspende nunca las matemáticas, y yo quiero llegar hasta allí.

- Que buen país es ese. ¿Tiene algo que ver esto con que se acerca la fecha de las notas de fin de curso?

- ¡Ah! Jajajajaja

- Ya veo, ya.

- Noooooo, no lo he hecho a propósito, ya sabes… es un sueño.

- Bueno anda,  sigue contándome. ¿Y el hombre de hojalata, el león y el espantapájaros?

- En mi sueño no existen ninguno de los tres.

- Existirán otros personajes, imagino.

- ¡Claro! En mi sueño hay un semáforo, un gato callejero y una escoba.

- Jajajajaja…… ¡No me lo puedo creer!

- Te va a encantar, escucha: el semáforo está empeñado en parar cuando encontramos tramos del camino con piedras verdes.

- ¿Piedras verdes? ¿No tendrían que ser piedras rojas? Los peatones paramos cuando la luz está en rojo, no en verde.

- Pues este semáforo es un rebelde, y le gusta llevar la contraria.

- ¿Y el gato? ¿El gato también es un miedoso como el león del cuento?

- El gato quiere llegar al país de ¡Ah! porque le han dicho que allí los gatos pueden beber leche condensada todos los días a todas horas.

- Un gato de lo más tragón sin duda.

- ¡No lo sabes tú bien! Durante el camino se zampó todas las tartas de limón que nos salían al paso.

- ¿Os salían al paso tartas de limón?

- ¡Siiiiii! ¿No te parece chulo? Las tartas de limón colgaban de los árboles a los lados del camino, así que el solo tenía que lanzar su zarpa y Ñam Ñam

- Definitivamente, es mucho mejor este cuento.

- Lo sé. ¿Y se te ocurre que hacía la escoba?

- La verdad es que no, ¿Cantar? ¿Bailar?

- ¡Jugar a las escondidas con Pegote!

- ¡Una escoba jugando a las escondidas con un corderito! Nunca, nunca, lo habría adivinado.

- Pegote se tapaba los ojos, contaba hasta diez y entonces salía corriendo en busca de la escoba que, casi siempre, se escondía detrás de algunos de los árboles.

- ¡Vaya, vaya! Fue un viaje muy interesante, menudos compañeros te has buscado para que te acompañen.

- Pero eso no es todo. En el cuento hay dos brujas, ¿te acuerdas?

- Si, una bruja buena y otra mala. La Bruja Buena del Norte y la Bruja Mala del Oeste. ¿En tu sueño también hay brujas buenas y malas como estas?

- En mi sueño son dos elfos, y los dos son buenos. El Elfo de Arriba y el Elfo de Abajo.

- ¿Y eso que significa? ¿Un elfo de la Tierra y otro elfo del Cielo?

- No, frío, frío. Un elfo de arriba del camino y otro de debajo del camino.

- No entiendo…. ¿Arriba y abajo del camino? ¿Qué significa?

- Verás mami, el camino en realidad es una alfombra, una enoooooorme alfombra de colores. Por eso el elfo de arriba y el de abajo siempre están discutiendo.

- ¿Discutiendo?

- Si, pero en broma. Discuten porque por la parte de arriba hay siempre menos gente que por la de abajo.

- ¿No tendría que ser al revés?

- Allí no. Porque por la parte de abajo suelen viajar los gnomos, las hadas, los duendes, los trasgos, las mariquitas de cien colores, los príncipes rana, etcétera.

- ¡Que tráfico! Jajajajaja

- Pero entonces….

- ¿Pasa algo antes de que podáis llegar? ¿Llegáis al fin? ¡Qué emoción!

- No lo recuerdo. No sé si al final llegamos a ¡Ah!

- ¿Pero cómo puede ser eso? ¡Si estáis todos deseándolo!

- Ya, pero es que cuando ya queda muy poquito se levanta una tormenta enorme y nos levanta por los aires.

- Claro, en el cuento del Mago de Oz es un tornado. ¿Y qué sucede entonces?

- Todas las piedras de colores que forman la alfombra de Arriba y Abajo salen volando también.

- ¿Y los elfos?

- Todos, también ellos. El semáforo, el gato, la escoba, las tartas de limón, los árboles, Pegote… Toooooodo el mundo por los aires.

- ¿Y?

- Y cuando estaba llamando a Pegote, e intentaba agarrarme al semáforo, mientras cogía la escoba con la otra mano, un trozo de tarta de limón se me ha pegado a la cara… y me he despertado.

- Así decía yo que estabas un poco pegajosa…. ¡A lavarse la cara antes de desayunar! ¡Vamos, vamos!

- Jajajajaja… ¿Te ha gustado mami?

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: lahoradelcuento, cuentos infantiles

Choni Fernández

Choni Fernández  ·  Me gusta este libro

Nací en Madrid, me licencié en Antropología Americana, y he colaborado en revistas como Historia y vida, o Revista de Literatura. Primeras Noticias, En la actualidad lo hago para Clij. Revista de literatura infantil y juvenil.

Comentar post