Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Entrevista al narrador oral Joan Boher por Cayetana Sanz

Jóvenes lectores  · 

Entrevista al narrador oral Joan Boher por Cayetana Sanz

 

Por Cayetana Sanz (TRIVIUM Gestió Cultural)

“Un cuento es un billete para iniciar un viaje.” Joan Boher

Licenciado en Filología Catalana y con formación en el campo de la Interpretación y de la Escritura Dramática para televisión y para teatro, desde hace 10 años Joan Boher se dedica de forma profesional a la Narración Oral y en estos momentos es uno de los narradores catalanes más solicitados. En esta entrevista conoceremos cómo fueron sus inicios, cómo construye sus espectáculos y cómo entiende la profesión y el oficio de narrador oral.

¿Cómo empezó la aventura de querer explicar cuentos para Joan Boher? ¿Qué la motivó?

La aventura comenzó hace más de 10 años. Al acabar la carrera de Filología, estaba haciendo Literatura Española en Barcelona y también tenía la intención de hacer teatro. Acabé haciendo teatro con el grupo de la Universidad y allí un chico me dijo que en una editorial buscaban a alguien para que fuera a contar cuentos. Yo había hecho un cursillo de cuentacuentos pero por nada del mundo pensé que pudiese convertirse en un oficio. Me presenté en la editorial y así fue como empecé a hacer dinamización a la lectura y a trabajar al servicio de la biblioteca. Con el tiempo, poco a poco, fui viendo que iban surgiendo  más y más bolos, y que la agenda se iba llenando, primero con el trabajo dentro de la editorial y después con los contactos que yo mismo empecé a hacer en bibliotecas. Al final acabé por dejar el trabajo en la editorial. Me di cuenta de que con mis propios contactos y con un mismo espectáculo hacía 100 bolos, lo que significaba mover la misma sesión por diferentes lugares y además poderla mejorar con el tiempo, ya que la narración oral, como está muy relacionada con las artes escénicas y con el teatro, permite ir trabajando el guión y mejorarlo.

Sí, cuando visité tu página web y vi el telón comprendí que tu manera de entender la narración oral está directamente relacionada con el teatro.

¡Exacto! Yo creo que el inicio del teatro es la narración oral. La persona que habla se expresa y para captar la atención teatraliza un poco. A partir de aquí si lo exageramos e incorporamos más actores, los actores ya hablan entre ellos y el público se lo queda mirando. La narración oral lo que tiene es que habla directamente al público, pero está muy conectada con las artes escénicas, con el teatro.

Eres narrador, escritor, guionista y especialista en actividades de dinamización lectora. ¿Con cuál de estas facetas te identificas más?

Bueno, a mi me gusta hacer un poco de todo y además, cuando estás en esto o dentro de muchísimos trabajos ves que unos se complementan con los otros y que todas las facetas se aportan y se inspiran entre sí. Que cuando haces de escritor los otros trabajos están aportando cosas.

Los niños van a una sesión de cuentos para vivir una aventura y no disimulan, si les gusta les gusta pero si no… ¿Cuál es el reto más importante para un narrador de cuentos infantiles?

El reto, para cualquier artista en general, es enganchar al público. Es el mismo reto para un padre que explica un cuento a sus hijos. La diferencia es que el padre lo explica en 5 minutos y el narrador debe estar en el escenario una hora aproximada y mantener la atención de los niños durante todo ese tiempo. El narrador tiene niños de 3 a 10 años y se encuentra con la dificultad de encontrar historias tan atractivas y dinámicas que puedan gustar tanto a los de 3 como a los de 10.  Incluso, a veces, vienen niños de 1 a 2 años y esto es un problema grande que tenemos los narradores, porque no entienden la historia. A estas edades se les debería hacer un espectáculo a medida.

¿Es quizá una cuestión que deberían tener más en cuenta los programadores y organizadores?

Los programadores deberían marcar más estas edades, ser más exigentes con los padres, aunque es un problema difícil de solucionar ya que a veces vienen con los hermanos mayores y con los pequeños, pero hay días que los padres vienen directamente con los niños pequeños, cuando se sabe y está testado que no escucharán y que lo que pasará es que el trabajo del narrador no llegará a los niños a los que tiene que llegar y que la sesión acabará por no lucir todo lo que debería haber lucido. Esto no sucede en un colegio, porque en la clase todos los niños tienen la misma edad. Pero a un centro comercial, en una librería, sí que los organizadores no acostumbran a tenerlo en cuenta y es una cuestión de primer orden.

Los organizadores muchas veces no tienen en cuenta la calidad de los narradores orales como artistas, y no se molestan mucho en exigir buenos profesionales, el factor precio les importa muchísimo más que el profesional. Si hacemos un símil es como si dijéramos que podemos cambiar un “Messi” por un jugador de segunda regional. Sí, ambos son futbolistas pero Messi” es “Messi”. Hay sectores donde se valora mucho la calidad de la gente y otros donde no tanto. Y en la narración oral yo creo que no tanto, y esto se acaba notando en los resultados.

¿Qué es la narración oral como espectáculo?

La narración oral es realmente un espectáculo con cara y ojos que puede estar muy bien hecho dentro de la sencillez que tiene y también puede estar fatalmente hecho. Es como la música, el teatro o la lectura. La pregunta no es si te gusta, la pregunta es: ¿qué música, qué teatro, qué lectura te gusta? Lo mismo sucede con la narración oral. La pregunta es: ¿cuál te gusta? Yo te diría que es una labor sobre todo de los programadores, pues en definitiva, si preguntas a los narradores todos te diremos que somos los mejores del mundo pero los programadores son los que finalmente decidirán quién lo es y quién no. Si hablamos del espacio donde se desarrolla la sesión, veremos que se tiene un poco la idea de que como es un formato que se puede hacer en cualquier parte se ha de acabar haciendo en cualquier lugar. Y bueno, sí, se puede hacer en cualquier parte, pero, salvando las distancias, es como la ópera, que también puedes traerla a la calle y hacerla ahí, pero se perderá un poco la atención de la gente y no será lo que podría haber sido con las condiciones adecuadas.

Los narradores sois como gimnastas, os servís de la palabra, de los gestos, de la improvisación, tenéis que estar en plena forma. ¿Cómo vives tú la gimnasia de contar cuentos a los niños, de mantener su atención y escucha?

Una de las ventajas más claras de la narración oral es que no es una obra de teatro, en la que hay un guión que debe seguirse. En narración oral también existe este guión pero el ámbito de la improvisación es muy alto, y puede llegar a ser tan alto que puedes empezar pensando en hacer un tipo de sesión y acabar haciendo otro, si por ejemplo te encuentras con un público muy pequeño o de edades mayores al que esperabas ver, aunque no es lo más aconsejable, ya que si has anunciado que contarías “Cuentos del mundo” y acabas contando “Cuentos catalanes”, aquí ha fallado algo. Pero bueno, mejor cambiar antes de que de alguna manera la cosa no acabe de funcionar bien.

Para alguien como tú que eres licenciado en Filología y que ha estudiado Estructura Dramática, imagino que la palabra es la materia prima alrededor de la cual se construye la estructura de lo que es el edificio de una sesión de cuentos.

Exacto, la palabra es el elemento más importante, pero antes destacaría una cosa a la que no se le da demasiada importancia a la hora de contar un cuento, sobre todo para el escritor o el autor, y que es la trama: el andamio del edificio. Las palabras acompañan pero la estructura es la trama, y es la estructura lo que engancha, es el constante “qué le pasará, qué le pasará...” lo que atrapa al público. Por eso un cuento es tan accesible y mágico, porque es fresco, es rápido y va directamente al grano. Las palabras son el acompañamiento de la trama y los elementos que usamos los narradores para tirar al público a la piscina de la historia y con las que hacemos visible lo que es invisible. Con las palabras vamos pintando el cuento.

¿Cómo ayudan las sesiones de cuentacuentos a acercar a los niños a la lectura?

Los narradores orales gracias a estas actividades de animación a la lectura tenemos mucho trabajo, pero hemos de entender que la narración oral también es un espectáculo y que como espectáculo puede no estar directamente relacionado con la lectura. Pero al tener mucho que ver con el mundo cultural, con la imaginación y la fantasía, con la creación de personajes y con el hecho de mantener la atención y la escucha, acaba por estar muy vinculado también con el hecho de leer. Personalmente, yo no me obsesionaría tanto con la relación de la narración oral con la animación a la lectura sino con la fantasía, la imaginación, la participación en la creación. Al final, los cuentacuentos, en nuestro trabajo en las bibliotecas, que es una parte muy importante de nuestra labor, somos un poco como “El flautista de Hamelín” que se lleva a los niños no hacia la montaña para robarlos a sus padres sino hacia las bibliotecas, para llevarlos a un lugar rico en imaginación. Después de la actividad es labor de los bibliotecarios y bibliotecarias ofrecerles cuentos relacionados con lo que han escuchado, para que el espectáculo que han visto sirva para crear en ellos el hábito de leer y de ver la biblioteca como un lugar dinámico, divertido y estimulante. Sin duda ha tenido lugar una gran revolución cultural en las bibliotecas en los últimos años. No tienen nada que ver con las bibliotecas que yo recuerdo de niño: lugares oscuros, sucios y olvidados; ahora son lugares luminosos, fantásticos y repletos de actividades.

Vives en un reto continuo. Continuamente pensando en cómo tener enganchado al público. ¿De qué se compone el repertorio de Joan Boher?

Se podría decir que vivo en la ficción y que mi problema es cómo hacer llegar estas ficciones al público. Sí, la complicación es encontrar las historias que hagan que la gente se quede atrapada escuchándote. El narrador oral se va haciendo a través del proceso de elección, de ir dejando de lado muchas cosas.

En mi repertorio hay de todo, cuentos de tradición popular, cuentos de escritores modernos y algunos, muy pocos, escritos por mí, pero en todos los casos muy adaptados y, a veces, incluso mezclados. Con el tiempo he acabado haciendo una “sesión tipo”, una sesión básica donde hay una introducción, unos cuantos cuentos y un final. Los cuentos que explico ofrecen un poco de todo: participación, humor, aventura, hasta una pizca de narración visual. Busco el equilibrio, dotar a la sesión de variedad, momentos de relax, espacios para la risa, tensión... Por ejemplo, al inicio de la sesión es cuando hay más paciencia así que puedo permitirme ser más descriptivo, después es cuando incorporo algún relato de aventura o de humor y la traca la reservo para el final que es cuando ya se ha agotado la paciencia. Una sesión es como una sinfonía, ha de tener diferentes movimientos.

¿Qué edades tienen los niños de tus espectáculos?

Las edades van de 1 a 100 años.

En una frase: ¿qué es un cuento?

Un cuento es un billete para iniciar un viaje.

Tu oficio en tres palabras.

Agua y fuego... y ¡echadle leña que se apaga! Visto desde fuera puede parecer muy bonito, pero como oficio es un eterno equilibrio. Estamos dentro del mundo cultural y al mundo cultural no se le da la importancia que merece, y tal vez no es tanto un problema de dinero como de calidad. Debe trabajarse más la mentalidad, la creatividad de las personas.

Tus 3 principales herramientas como narrador infantil.

La imaginación, el humor y el dinamismo.

3 ingredientes que siempre encontraremos en una sesión de Joan Boher.

Buenas historias, participación y un buen ambiente.

Un balance en una frase de lo que ha sido tu trayectoria en el campo de la narración infantil durante estos 10 años.

El balance general como narrador oral lo definiría como “un no parar nunca” y como narrador infantil repetiría sin duda, estoy muy contento del repertorio que he conseguido hacer: 20 sesiones infantiles, ¡que se dice pronto! En estos momentos me gustaría llevarlas al teatro en un espectáculo más teatralizado de narración oral.

Podéis seguir a Joan Boher en su página web, en Facebook y en la página web de la Associació de Narradors orals de Catalunya.

http://www.joanboher.cat/

https://www.facebook.com/joan.boher

http://associacionarradors.wix.com/associacionarradors


Imagen del banner (1)

RHM 230x50 1305 v03 Salamandra 5-3 230 X 50 0213

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: blogueros amigos, cayetana sanz, trivium, joan boher, narración oral, literatura infantil, cuentos

Comentar post