Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Entrevista a Marta Altés

Jóvenes lectores  · 

Entrevista a Marta Altés

Marta Altés es una catalana afincada en Londres que lo dejó todo por hacer un máster de ilustración infantil en Cambridge. La cosa salió bien y ya son varios los libros que ha editado dentro y fuera de nuestras fronteras. 

Hace unos días quedamos con ella para que nos explicara más cosas acerca de su último libro, Soy un artista, recientemente editado por Blackie Books y el momento actual que está viviendo.

Hoy hablamos con... Marta Altés.

Hola Marta, empecemos por el principio, ¿cuándo y por qué decides que quieres dedicarte por completo a la ilustración?

Dejar mi trabajo, en el que llevaba cinco años, para ir a Cambridge a estudiar el máster de ilustración infantil fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Sacrifiqué muchas cosas para marcharme a estudiar, pero ha valido la pena. Cuando dejé el trabajo pedí un crédito, que todavía estoy pagando poco a poco, para estudiar el máster y la verdad es que fue una locura. Me fui únicamente con una noche de bed & breakfast reservada, y los primeros meses fueron duros.

Pero fue una locura que mereció la pena, que sentía que tenía que hacer. Si me hubieran dicho entonces que después del curso se publicarían mis libros, no me lo hubiese creído. ¡Estoy contentísima!

Primero se reconoció tu trabajo fuera y luego han comenzado a editarte en España: ¿azar o falta de oportunidades?

En mi caso fue casualidad. Cuando trabajaba de diseñadora fui a ver a un par de editoriales, pero el trabajo que yo presentaba, lo veo ahora y sé que no era bueno. Necesitaba aún muchísimo trabajo. Entonces quise irme para aprender, fui a Inglaterra (trabajé como nunca había trabajado) y allá me dieron trabajo cuando acabé el Máster, pero no porque aquí no tuviera oportunidades, si no porque tuve la suerte de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. 

Ahora sí es cierto que me están contactando editoriales de aquí para publicar, pero si hubiera sido al revés, a lo mejor en Inglaterra no me habrían contactado porque es otro mercado. Nunca lo sabremos.

Estamos hartos de escuchar que estamos a la cola de Europa en educación, que suspendemos en comprensión lectora… Desde tu perspectiva, ¿qué diferencias ves entre España e Inglaterra en este sentido?

Yo hace poco que me dedico a esto, he trabajado mucho y he tenido mucha suerte, pero no tengo la suficiente información para poder valorar las diferencias entre uno y otro mercado.

Sí es cierto que allí se toman más tiempo para hacer cada libro. Aquí se hacen mucho más rápido y yo me tomo las cosas con más calma, para darle vueltas a las ideas, para poder rectificar… Si tienes poco tiempo no puedes hacer esto.

En cuanto a la comprensión lectora, creo que es un trabajo de ambos, las escuelas y los padres. Pienso que los padres tienen una función muy importante, los niños tienen que verles leer y ellos tienen que leer a los niños, crear una rutina de lectura que no esté basada en la obligación sino en la diversión. Pero como decía, no tengo suficiente información, y no estoy en contacto directo con ninguna escuela.

Quiero pensar que a la mayoría de los niños les gusta leer… y los libros que se hacen ahora rompen muchas barreras de cuentos de princesas y de dragones, que tienen que estar, pero también tiene que haber libros que hablen de la muerte o de sentirse solo… los niños no son tontos.

El álbum ilustrado es un gran espacio de reflexión dirigido a niños pero que también pueden disfrutar adultos. ¿Crees que es un formato apto para ambos públicos?

Precisamente, intento que todos los libros que hago tengan diferentes lecturas: el niño tiene que disfrutar del libro pero, al mismo tiempo, quiero que lo disfruten los padres también. Ya que ellos son los que empezarán a leerles los libros a los niños.

Es muy diferente un álbum ilustrado que una novela, el juego que hay entre palabras e imágenes, es algo que no puedes encontrar en una novela. Por ejemplo, cuando empiezas a leer, los libros tienen muchos dibujos, pero cuando el nivel de lectura va siendo mayor, los dibujos van quedando en un segundo plano, ¡a mí me gustan los dibujos! es una pena que desaparezcan cuando el nivel de lectura es "mayor".

Depende de qué libro es mejor que no tenga dibujos, imaginarlos, pero en otros es interesante tener a los personajes sirve para moverlos a tu antojo. Por ejemplo, el cómic también es un gran herramienta para enseñar a un niño a leer.

Los niños son lectores de imágenes, es lo primero que leen y, en este sentido, me gusta crear contradicción entre imágenes y palabras en los libros.

Sí que creo que es un formato para ambos públicos. Y precisamente, los tiempos están cambiando, y hay muchos adultos comprando álbumes ilustrados para ellos. Eso me hace feliz.

En tu caso, creas texto e ilustración, ¿cómo es el proceso?

Todo empieza con una idea, la ventaja de trabajar con texto e ilustración es que pueden cambiar al mismo tiempo, mientras trabajas, en cambio si tienes que ilustrar un texto, es difícil encontrar el equilibro entre el texto y la imagen. En cualquier caso un álbum ilustrado tendría que tener ese equilibrio entre palabras e imagen, que uno no pudiera vivir sin el otro.

Soy una artista refleja una actitud divertida y despreocupada de la infancia, un espacio de libertad creativa sin corsés ni normas, ¿esta actitud es premeditada o es tu manera de entender la infancia?

Más bien la segunda. Yo no me puse a pensar: “voy a hacer un libro que sea una oda a la creatividad”, sino que pensé: “voy a hacer un libro con el que me lo pase bien.” Y así fue, me gustaría que los niños se lo pasaran bien leyéndolo y se atrevieran a hacer lo que quisieran. Que no pensaran: “ay, es que no dibujo bien…”. ¡Que dibujen!

Además hay un guiño al mundo del arte más conceptual, yo me tomo las cosas con mucho humor, y traté de reflejar en el libro una forma de verlo divertida.

¿Piensas que se debe potenciar la creatividad?

¡Claro! Es importantísimo! ¿Por qué sólo hay una hora de plástica en la escuela? Igual que la música, que ahora la quieren quitar, es como si las cosas creativas no fuesen importantes. Y me da pena, me da muchísima pena. Es para mí un gran paso atrás.

¿Cuáles son tus ilustradores actuales favoritos?

Jon Klassen me gusta muchísimo. Max  me encanta, Luci Gutiérrez, Beatrice Alemagna, Isol…

¿Hay algún cuento de tu infancia que recuerdes con cariño?

El pequeño vampiro me encantaba, Querida Susi, querido Paul y después toda una colección de cuentos cortitos, había uno que se llamaba La luna que perdió el camino que me encantaba.

Eran otro tipo de cuentos, pero me gustaban. Tenían texto e ilustración pero muchas veces no había esa relación entre texto e ilustración que se da en un álbum ilustrado, aunque también me gustan estos libros tan sencillos. Pienso que tiene que haber de todo.

Muchísimas gracias por todo Marta.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: hablamos con, marta altés, soy un artista, ilustración infantil, cuentos para niños, arte, creatividad

Comentar post