Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Expertos en lectura infantil: Antonio Gargallo

Jóvenes lectores  · 

Expertos en lectura infantil: Antonio Gargallo

Antonio Gargallo. Teruel 1976.

Licenciado en Traducción e Interpretación de Idiomas, así como diplomado en Magisterio de Educación Física, Inglés y Francés; además de estudiar un Máster oficial en Intervención y Mediación Familiar. Actualmente trabaja en un colegio público. Autor de "Moviola de tres vidas truncadas", "La Ciudad Milagrosa", "El poder de Joel", "Pelopincho y la puerta mágica" y "Daniel, un príncipe especial". Persona polifacética: le apasiona el Camino de Santiago, el deporte, la escritura, los idiomas, la educación, viajar y la psicología, intereses que le ayudan en su particular camino de adquirir el mayor desarrollo personal posible.

 

Antonio, con un currículum tan diverso como profesor y escritor y con una formación tan amplia, ¿cómo te defines profesionalmente? ¿Y como persona?

Me defino como maestro y escritor, pues trabajo a tiempo completo en un colegio público dando clases de Educación Física y luego escribo cuando el tiempo me lo permite. La carrera de Traducción e Interpretación la hice como hobby, pero no ejerzo de ello y si hago alguna interpretación siempre es de manera voluntaria cuando salgo fuera de España. En cuanto a mi persona, a modo de resumen, diría que soy una persona activa, humanista, sincera, que busca en la vida adquirir el mayor desarrollo personal al que estamos llamados, porque la vida es un camino de aventuras que vale la pena recorrer y experimentar.

¿A quién le debes tu amor por los libros?

Supongo que a todos los escritores que han conseguido que mi imaginación vuele con sus historias y crezca con ellas, además de las personas que he conocido y me han recomendado libros apasionantes, despertando en mí la curiosidad por seguir leyendo acerca de una determinada temática o del autor en cuestión.

¿Por qué decides dedicarte a la enseñanza?

Cuando era niño disfrutaba muchísimo en las clases de Educación Física. Esa pasión iba aumentando a medida que iba creciendo. Cuando llegó el momento de optar por una profesión quise dedicarme a aquello que me apasionaba y en algo que pudiese hacer feliz a los demás; así que me decanté por el camino de la enseñanza, donde podía hacer vibrar a los niños además de educarles.

¿Y cuáles fueron tus primeros pasos como escritor? ¿Cómo decides o te das cuenta de que quieres escribir cuentos infantiles y libros juveniles?

A veces pensamos que sabemos todo sobre nosotros, pero quien crea eso está perdiéndose gran parte de su persona y de su vida. Yo descubrí que tenía cualidades como escritor a la edad de 25 años. Me di cuenta de que tenía gran facilidad para expresar por escrito mis pensamientos y sentimientos, además de mucha imaginación; no obstante, jamás en mi vida me había planteado, ni en mis sueños más profundos, la posibilidad de escribir; pero a través de una experiencia muy fuerte que realicé, unas misiones en Nicaragua, descubrí que una manera de llegar a mucha gente, hacerle vibrar o incluso ayudarla, era a través de la escritura, de manera que me puse manos a la obra.

El siguiente paso lógico, debería ser conseguir un editor. ¿Fue una tarea fácil o una aventura? ¿Cómo se consigue llegar a ser una autor reconocido por los editores?

Fue una auténtica frustración, un camino de espinas del que aprendí muchísimo. Cuando terminé mi primera novela juvenil tenía una ilusión enorme por publicarla, dado que fueron dos años y medio de trabajo. Estaba súper orgulloso de haber sido capaz de crear una novela juvenil. Soñaba con entrar en una librería y ver mi obra, todos mis cuentos infantiles junto al resto de libros para niños. Lo que no sabía era que un autor novel tenía las puertas cerradas, pues las editoriales publican principalmente autores conocidos o premios. Entonces, consciente de que no era nadie, llevé la novela juvenil a una editorial muy pequeña de Castellón, que ni siquiera la leyó, directamente me dijo: “Somos una editorial pequeña y no podemos arriesgarnos a publicar una novela juvenil un autor novel como tú”. Yo les dije: “Pero ¿cuántos ejemplares necesitan para cubrir gastos?”. A lo que me dijeron: “Unos 200”. Y yo les dije con franqueza: “Esa cantidad la puedo vender”. Sin embargo, no me creyeron y me fui con una patada en el trasero y con toda mi ilusión por los suelos.

Dejé la novela juvenil en un cajón, mi sueño se desvaneció hasta que un día un amigo mío de Francia, que sabía había escrito una novela, me dijo: “Quiero leer tu novela, envíamela, por favor”. Así lo hice, y a los dos días me llamó emocionado diciéndome: “Toni, no te puedes ni imaginar cómo me ha gustado tu novela y cuánto me ha ayudado. Me ha hecho reflexionar sobre muchos aspectos de mi vida. ¡Tienes que publicarla porque es buenísima!”. Así que, animado por aquellas palabras y porque creía en la misma, opté por autopublicarla. Hice una tirada de 200 ejemplares, esos que no iba a ser capaz de vender según la editorial. Sin publicidad y sin marketing pronto se vendieron, así que hice 150 más, que también se agotaron.

Entretanto, yo seguía escribiendo y escribí una segunda novela juvenil titulada “Moviola de tres vidas truncadas” que envié a una editorial que ponía en su página web que aceptaba manuscritos: la editorial Sepha. Yo sólo deseaba que el editor la leyera, nada más, porque así sabría si me literatura era verdaderamente buena o no. ¡Y la leyó! Me felicitó por la obra y la publicó. Fueron momentos muy dulces para mí y una prueba de que uno tiene que luchar por aquello que quiere, porque nunca sabes cuándo se puede abrir la puerta.

Luego, dado que la novela estaba recibiendo grandes críticas, el editor me propuso que le enviase más material; así que le envié mi primera novela “La Ciudad Milagrosa”, junto con dos novelas infantiles que escribí: “El poder de Joel” y “Pelopincho y la puerta mágica”. ¡Y en apenas un año me convertí en el autor más publicado por la editorial! Esas tres obras las publicó a pesar de tener el año completo y cerrado, de manera que consiguieron saltar a todos los escritores que tenía por delante, haciendo incluso un sacrificio económico; pero Gonzalo Sichard, el editor, confió en mí, y eso era lo único que yo deseaba, encontrar a alguien que creyera en mí. Ahora, ya hemos sacado otra novela infantil “Daniel, un príncipe especial” y en mayo sacaremos una novela súper especial y en la que se espera una gran acogida, pues son muchísimos los lectores que esperan su salida: “El psicólogo de Nazaret”, una obra por la que siete editoriales se interesaron: una de Estados Unidos, otra de Argentina y cinco de España.


 ¿Y ser una autor reconocido por sus lectores?

Esa pregunta yo no la puedo responder. En mi blog cuelgo algunas de las opiniones que mis lectores me van enviando. Son todas muy especiales, así que en ellas encontrarán la respuesta a la pregunta, consultándolas en mi blog: http://antoniogargallo.blogspot.com

¿Cómo es tu proceso creativo? ¿Cómo consigues crear nuevos personajes, nuevas historias? ¿Qué necesitas para poder plasmar en un texto esas ideas?

Es difícil explicar la inspiración, pero básicamente desarrollo mentalmente una idea, creo sus personajes y cuando tengo toda la idea bien desarrollada, empiezo a plasmarla en papel. Y para escribir necesito fundamentalmente paz interior, silencio y al menos dos horas por delante donde no tenga interrupciones, de lo contrario casi no me vale la pena ni sentarme a escribir.

Cuando empiezas a escribir una obra o una novela infantil o juvenil, ¿la estás escribiendo pensando en un lector de una franja de edad determinada, o lo primero es la creación literaria y después, una vez acabada, es cuando puedes considerar para qué lectores es más adecuada?

Para escribir una obra infantil pienso en primer lugar en la franja de edad, porque es importantísimo adaptar el lenguaje al público al que va dirigida, así como la extensión de la misma, además de la temática. no es fácil escribir cuentos infantiles, ni libros juveniles, y menosuna novela juvenil.

En boolino estamos convencidos de que tenemos que conseguir que las niñas y los niños lean más, para que cuando sean adolescentes y adultos sigan haciéndolo, y hayan desarrollado más sus capacidades cognitivas. ¿Qué les recomiendas a los padres que quieren que sus hijos sean buenos lectores?

Los padres juegan un rol fundamental en la educación de sus hijos y estoy convencido de que pueden ser los mejores animadores lectores. Es por ello que el Plan lector que he creado para los alumnos de Primaria cuenta con una actividad pionera en el mundo literario que permite a los padres involucrarse a través de “El juego de las tres preguntas”, que permite a los padres interactuar con sus hijos a medida que los niños van leyendo la novela. Es una actividad que a los chavales les encanta y a los padres también. De hecho, me emocionó la opinión de una lectora de sexto de Primaria que me dijo: “Como mis padres siempre están trabajando, gracias a tu libro nos hemos podido sentar todos en familia y dialogar”. Así que les recomiendo que desde pequeñitos les cuenten cuentos y les regalen libros. ¡Qué mejor premio para un niño que ir a una librería con sus padres y dejar que el niño elija el libro que quiera leer! Eso el niño no lo olvidará nunca, dado que si para los padres la lectura es importante, para los niños también lo será, porque de forma natural se les ha inculcado que leer es divertido: ¡un premio!

¿Y qué les dirías a los padres que no están preocupados por si sus hijos leen o no, y están más tranquilos mientras les dejan ver la televisión, o jugando con las consolas?

Les diría que reflexionasen un poco, que las horas jugando en la consola son divertidas pero te dejan vacío, mientras que quien lee un buen libro acaba con un sentimiento de bienestar, esperanzador y revitalizador. Los niños no son objetos para aparcarlos frente a una pantalla y que no molesten. El niño es un ser magnífico, lleno de bondad y necesita recibir el cariño de sus padres, así como su atención, de lo contrario se estarán perdiendo la etapa más fantástica de la vida y ese tiempo ya sabemos que es irrecuperable.

¿Crees que despertar la conciencia crítica y divertir es conciliable cuando hablamos de literatura infantil y juvenil?

Es fundamental que la literatura infantil y juvenil sea divertida para despertar el interés por el placer hacia la lectura, pero a su vez es muy importante que las lecturas contengan valores y enseñanzas que les sirvan en su vida, que no resulten lecturas vacías.

Y para acabar, y abusando de la oportunidad brindada, nos atrevemos a pedirte que nos recomiendes alguno de tus libros (no todos…) para conseguir despertar en nuestros pequeños el amor por la lectura.

Un libro que está maravillando, tanto a niños como adultos, es “Pelopincho y la puerta mágica”. Me ha sorprendido la revolución que ha supuesto esta novela en la literatura infantil. La mayoría de niños que lo han leído coinciden en que es el mejor libro que han leído en sus vidas, que quieren que escriba una serie, que haga dibujos animados, una película o incluso cómics. Muchos padres me han felicitado, como aquella madre que me dijo: “A mí hijo no le gusta leer y apenas lee, a pesar de que en mi casa todos leemos muchísimo, pero tengo que decirte que tu libro le ha gustado tanto que en cuanto lo acabó lo primero que me dijo fue: ¿cuándo saldrá el siguiente libro de Pelopincho?”.

Es un libro con un potencial enorme, porque es muy divertido y, además, desarrolla temas muy importantes en nuestra sociedad, como el acoso escolar, de manera que los padres se aseguran de que su hijo nunca sufra ese estigma, dado que al niño se le dan las pautas de actuación para no entrar en esa dinámica. También me sorprende que los niños que lo han leído se decanten antes por Pelopincho que por libros tan conocidos como los de Gerónimo Stilton o Harry Potter. Es un libro que los maestros recomiendan a sus alumnos y lo incluyen dentro del Plan lector del centro, dado que permite trabajar valores, fomentar la animación lectora y la participación de los padres a través del juego mencionado anteriormente.

Si me lo permiten les comparto un vídeo -de apenas un minuto de duración- donde los niños expresan con sus propias palabras lo que ha supuesto para ellos dicha lectura, dado que su opinión es la que realmente cuenta.

Muchísimas gracias por tu tiempo y atención, y desde boolino te ofrecemos un espacio para compartir inquietudes y conocimientos con nuestros seguidores cuando quieras.

Un verdadero placer y recordad la frase que decía Santa Teresa: “Lee y conducirás, no leas y te conducirán”.

Algunos datos de Antonio:
email: agargallogil@gmail.com
blog: http://antoniogargallo.blogspot.com.es

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuentos infantiles, libros juveniles, novela juvenil

Comentar post