Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Las islas maravillosas

Valores y emociones  · 

Las islas maravillosas

Puede que sea porque evocan la suspensión del tiempo, un lugar alejado y atemporal en el que la vida se detiene, casi como en los libros, que las islas han ocupado y siguen haciéndolo, un lugar privilegiado en la literatura.

 

De isla, aislarse, separarse de lo otro, abstraerse. La isla evoca introspección y la introspección, viaje. El tipo viaje que supone la observación hacia adentro; la isla está rodeada, delineada y encerrada por el mar, así, la individualidad parece hacerse más evidente y nos recuerda que también nosotros somos islas.

Las islas que imaginamos las pueblan toda clase de misterios; las islas nos sugieren fantasías y ensueños y puede que por ello ocupen un lugar tan importante en la literatura.

La isla en la literatura desdibuja las fronteras entre realidad y fantasía, que a menudo aparecen demasiado delimitadas en la literatura infantil. La isla funde lo maravilloso con lo cotidiano y nos lo ofrece como un espejismo, como un mundo desconocido en el que tenemos que adentrarnos hasta el fondo si realmente queremos conocer.

Un misterio que invita a ser desentrañado y que, sin embargo, es imposible de resolver; aquí reside la fuerza de la isla. La isla es un espacio desconocido, mágico, atrayente y absolutamente fértil.

La literatura infantil y juvenil está plagada de islas maravillosas, desde La isla misteriosa de Julio Verne, a la del Tesoro, la de Nunca Jamás, la del Hombre Niebla o las más recientes Islas fabulosas. Todas ellas, diferentes, suponen una invitación firme al viaje, a la curiosidad, a la imaginación. Tres ingredientes indispensables en la literatura infantil.

Y todos ellos se encuentran concentrados en El país de Jamás lo Creerás, de Norman Messenger.



Cuenta el autor que se encontraba holgazaneando en su barca, cuando -como aquellas islas fantasmas que antiguos navegantes descubrían a lo lejos- encontró una isla espectacular. Messenger no pudo más que navegar hacia aquella isla para descubrir todos y cada uno de sus encantos. Lo que nos ofrece es el diario fantástico y maravilloso de aquella expedición.

Un libro espléndido que invita a un viaje exterior, que deviene interior, y que es metáfora de una aventura por nuestra imaginación. El país de Jamás lo Creerás nos hace interrogarnos, imaginar y despierta nuestra curiosidad por descubrir toda esa isla fantástica que bien podría ser el espacio de la imaginación de un niño o un adulto. Una isla móvil, que se alza y se traslada a su antojo haciéndose imposible de encontrar en un segundo viaje.

Un libro de gran formato ricamente ilustrado, a modo de un viejo tratado de botánica o un libro de viajes medieval que cautiva automáticamente al lector. Ilustraciones que muestran fauna y flora de todo tipo y color, montañas fantasmales y de historias, seres fantásticos, legendarios y poéticos que nos recuerdan que lo desconocido es una fuente de los más variados pensamientos.

“Una a una, las luces de las casas van apagándose y los isleños se entregan al sueño con prontitud mientras escuchan las historias que susurra la montaña.” Una increíble oda al viaje y a la lectura como la mejor manera de descubrir otros mundos. Imaginados o verdaderos, eso es lo de menos.

 

Salamandra 5-3 230 X 50 0213

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: que libro escojo hoy, el pais de nunca lo creeras, norman messenger, literatura infantil y juvenil

Comentar post