Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La cocina de noche, sueños entre pasteles

Valores y emociones  · 

La cocina de noche, sueños entre pasteles

Por Andrea Pérez

Hace unos meses Kalandraka anunciaba la feliz noticia de su plan editorial para el 2014: Maurice Sendak. Una biblioteca Sendak editada en las cinco lenguas peninsulares a la que pertenecerán diez libros que se editarán durante el 2014 y a los que se sumarán otros tantos en 2015.

El primero de ellos es La cocina de noche, un libro polémico que suscitó en 1970, momento de su publicación, críticas feroces de los sectores más conservadores que censuraron la desnudez de su protagonista.

Un viaje onírico

La cocina de noche comienza con Miguel siendo despertado por unos ruidos en mitad de la noche. De pronto, cuando manda callar a los ruidosos, comienza a caer y a caer para acabar aterrizando en una onírica ciudad-cocina nocturna llena de edificios que son botes de mermelada, cartones de leche, batidoras y otros instrumentos de cocina. Es entonces cuando tres enormes cocineros con la imagen de Oliver Hardy acuden al gran bol al que Miguel ha caído y comienzan a amasarlo junto al pastel.

Ingredientes, instrumentos, alimentos y personas se fusionan y se mezclan en el extraño y maravilloso sueño de Miguel en el que Sendak nos sumerge mostrándonos al niño moverse a su antojo entre pasteles, botes de leche y masas de pan.

Referencias autobiográficas

Sendak explicaba en una entrevista que el cuento nace de una anécdota autobiográfica; en una panadería próxima a su casa podía leerse: “¡Mientras tú duermes, nosotros horneamos!”. Lo que era un reclamo publicitario para atraer clientes, al pequeño Sendak le parecía de una crueldad intolerable; él no quería dormir, lo que verdaderamente quería era descubrir cómo horneaban
todos estos pasteles los tres gordos panaderos que aparecían en los cupones de la panadería. Ese lugar que a Sendak se le presentaba como mágico y lleno de diversión, es el que retrata en La cocina de noche, un cuento que para él fue la revancha por no haber podido acudir, de pequeño, a disfrutar junto a ellos.

Instinto y diversión

Un cuento con claras referencias y paralelismos con Little Nemo in Slumberland, de Winsor McCay, en el que también vemos el ambiente nocturno como espacio de libertad para imaginar, soñar y jugar, en contraposición a la realidad, aburrida y demasiado pragmática para un niño. También Sendak utiliza esta lógica de los sueños en la que todo es posible, en la que lo único que guía es el instinto, la fantasía y la vitalidad infantil.

Una gran oda al sueño y a la imaginación, espacios en los que Miguel se mueve libre y feliz ajeno a ruidos desaprobatorios, críticas, juicios morales y todas esas fobias que el mundo de los adultos proyecta a menudo sobre los niños. 

Un maravilloso, clásico e imprescindible cuento rimado, perfecto para ser narrado o cantado, lleno de humor, de vitalismo y de alegríaLa cocina de noche nos transporta a ese lugar de la infancia que los adultos han perdido y que el fantástico genio de Sendak retrata como un espacio de amor, libertad, temperamento e intuición.

Imagen de (1)

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libros recomendados, la cocina de noche, maurice sendak, cuentos para niños, cuentos para dormir

Comentar post