Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La hora del cuento: El pez luna

La hora del cuento  · 

La hora del cuento: El pez luna

Hoy en nuestra Hora del cuento, os traemos un cuento de nuestra amiga Maruja Esperante, actriz y escritora. La breve historia de un pez y una niña que vieron belleza y amistad donde otros sólo vieron fealdad.

El pez luna, por Maruja Esperante

 

 

Habitamos un mundo de cristal rodeado de agua salada.

Damos vueltas siguiendo nuestra propia trayectoria, a veces nos cruzamos pero nunca nos detenemos a mirarnos.

Cada día vienen a vernos cientos de niños alborotados e ilusionados.

Sé que no vienen a verme a mí y los que llegan a interesarse, se decepcionan en cuanto ven que se acerca mi cuerpo extraño.

Pez luna me llamo y mi nombre sugiere belleza, luz y poesía pero yo no soy nada de eso.

Soy más bien feo, amorfo, de un tono gris mate y de piel rugosa.

Tengo compañeros que también son feos, pero se llaman cabracho, rape y barracuda, no pez luna.

Nadie espera algo de ellos por su nombre.

Al principio las visitas me ilusionaban. Hacían que abandonara mi trayectoria para descender hasta el nivel donde estaban los niños.

Lo hice varias veces hasta que advertí que esa manera de señalarme, las risas entre ellos, no eran precisamente de admiración. Me di cuenta cuando vi cómo miraban al tiburón o la manera en la que juntaban las manitas cuando encontraban al pez payaso.

- Mira mami, ahí está Nemo. ¡Qué mono!

- ¡Hala, qué tiburón más chulo!

- ¡Y ese pez tan raro! ¡Es bien feo!

Así que dejé de bajar.

Hasta hoy.

Hoy vino de visita un colegio diferente.

Me fijé en una niña que caminaba sola y detrás del resto de sus compañeros. Era bajita y redonda, no delgada como las demás, de piel morena y ojos achinados. Tenía una maraña de indomable pelo negro que intentaba sujetar inútilmente con un coletero. Vi que se entretuvo mirando el cartel con la información de mi especie y deslizó un dedo repasando mi contorno.

- ¡Hola lindo pescadito! (Cantando canción mexicana) En el agua clara que brota en la fuente un lindo pescado salta de repente.

- ¿Lindo pescadito?

- (Cantando) Lindo pescadito, no quieres salir a jugar con mi aro, vamos al jardín.

Descendí lentamente hasta colocarme frente a ella. Me miró, sonrió y aplaudió.

- ¡Señorita, señorita! Este lindo pescadito ha venido a saludarme.

- ¿Qué dices Bella?

- ¡Que le he cantado “Lindo pescadito” a este pececito y le ha gustado y ahora quiere jugar conmigo!

- ¿A cuál le has cantado Lindo pescadito? ¿A ése?

- ¡Sí a ese, al más lindo de todos, al que tiene nombre de poema señorita!

- Pues Bella, ya tienes un amigo en el acuario. Ahora vámonos o perderemos al grupo.

Abrió la mano y la colocó frente al cristal durante unos segundos y salió corriendo. Recordé lo que era sentirme feliz.

 

registrate banner post esp

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: la hora del cuento, maruja esperante, el pez luna, cuentos infantiles, literatura infantil

Comentar post

Autor

me gustan los cuentos y quiciera implementar la ra del cuento ene el