Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La mirada más gatuna de Estambul

Valores y emociones  · 

La mirada más gatuna de Estambul

Por Ana Domínguez Vizcay

La Ciudad de los gatos es casi una guía turística ilustrada de una de las ciudades más bellas del mundo. Al tiempo, nos habla de la mezcla de culturas, la amistad y el amor por los libros.

En cierto modo, me ha recordado a una película que adoro y forma parte de mi filmoteca familiar, Los Aristogatos. Aquella aventura de una gata burguesa y sus tres mininos que, guiados por un gato vagabundo, descubren los bajos fondos del París de comienzos del siglo XX. Aquellos escenarios de callejuelas estrechas, edificios abandonados, tejados y azoteas me parecían, y me siguen pareciendo, fascinantes.

la ciudad de los gatosMe ha sucedido lo mismo con este libro, La Ciudad de los gatos, el último lanzamiento de la editorial Lata de Sal, dentro de su Colección Gatos, que nos sorprende siempre por la calidad y la calidez de su edición. En este caso, Estambul es la gran protagonista, una gran urbe que respira luz, historia y mezcla de culturas. Y Lila y su amigo Omar –que se nos pierde en la tercera página- los responsables, junto a un montón de gatos callejeros, de que vayamos descubriendo esta ciudad de cuento.

Nos dice la autora e ilustradora, Carmen García Iglesias (Bilbao, 1957) que le encanta viajar y hacer viajar a los protagonistas de sus libros. Es una autora gatuna, que adora estos animales. Dice que, estando en una de las salas del Museo de Kariye, observó a un precioso gato mirando absorto el mosaico de una de las paredes. Esto le impresionó, así que fue fijándose en todos los felinos que habitaban la ciudad. “Descansando sobre los coches aparcados, en el Palacio Topkapi, sobre las lápidas de los cementerios, en el zoco, en librerías…”.

El gato callejero es parte intrínseca del carácter y la cultura de la capital de Turquía. Se habla de que ya los sultanes otomanos adoraban a estos felinos, que eran habituales huéspedes en los jardines de los palacios. Hoy en día, reciben el beneplácito de la administración, el cuidado y respeto de los habitantes de la ciudad y son objetivo constante de las fotografías que miles de turistas realizan a diario.

El recorrido que nos plantea la autora dibuja algunos de los lugares emblemáticos de Estambul. La Mezquita Azul, Santa Sofía, la Torre Gálata, el Museo Arqueológico, el puerto… Al tiempo, nos deja pinceladas que hablan sobre la tradición oral, historias de sultanes, expresiones artísticas como los mosaicos bizantinos, hasta referencias gastronómicas. Me encanta la imagen del puesto callejero de “Tursu Suyu”, una mezcla de verduras encurtidas muy típicas de allí.

gatos

Los textos van saltando de página en página con la ligereza de un gato, con suavidad, sin quitar protagonismo a los dibujos. Frases breves, diálogos concretos, con la información justa. “Hemos visto brillar estrellas en las paredes y las piedrecitas de los mosaicos tienen tantos colores que nos perdemos si intentamos contarlos”.

A mí me ha impresionado la sonrisa de esta familia de gatos que parecen multiplicarse en cada página. Se ve que aman y dominan las calles, plazas, azoteas y balcones por los que pasean. Y me ha gustado, especialmente, el color  y el detalle de las ilustraciones que nos permiten percibir la diferencia entre la luz que atraviesa una vidriera o la que apaga la ciudad durante un atardecer mirando al mar.

Un libro precioso, una historia ágil con sorpresa final y una guía de viaje con perspectiva gatuna por una de las ciudades más bellas del mundo. ¡Guau! Perdón, ¡miau!

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuentos de animales, cuentos con valores

Comentar post