Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

La salud de las cosquillas

Queremos saber...  · 

La salud de las cosquillas

Por Nora Rodríguez

Desde las primeras semanas de vida todos los niños aprenden a establecer con sus padres un diálogo no verbal mediante el tacto y los movimientos corporales. Por esta razón, el contacto piel a piel y las cosquillas suaves son para ellos experiencias sensoriales cargadas de contenido emocional.

¿Cuándo y cómo deben hacerse las cosquillas?

  • Cuando tienen menos de dos meses las cosquillas deben hacerse sólo en las plantas de los pies o en las palmas de las manos, de un modo muy suave, apenas rozando la piel y más lentas que a un niño de un año o mayor. Y nunca más de un minuto y medio. Cuando son tan pequeños las cosquillas son una forma diferente de comunicación.
  • A partir de los seis meses, cuando el niño percibe los gestos, las cosquillas constituyen un juego en el que el bebé intervine pidiendo más con sus sonrisas o gritos intermitentes. La interacción puede durar más tiempo, aunque lo recomendado es entre cinco y ocho minutos. A esta edad también se pueden usar otros elementos para hacer cosquillas, como tiras de lana, un calcetín puesto en la mano o un muñeco de peluche.
  • Después del año las cosquillas en el abdomen, alrededor de la cintura y debajo de la axila son las que más les agradan y además les ayudan a descubrir nuevas sensaciones y a reforzar su imagen corporal. El tiempo recomendado es entre diez y quince minutos, con muchos intervalos.

Cosquillas para expresar la tensión emocional

A menudo, jugar a cosquillas después del año y medio es muy saludable cuando los niños necesitan descargar emociones, ya sea porque van a la guardería o cuando hay que ayudarlos a superar algún tipo de tensión, como la llegada de un hermano o una separación familiar. Con las cosquillas consiguen relajarse, desafían, se protegen, se esconden, piden más... Durante estos intercambios, después de la ducha o antes de acostarse, puedes poner una música relajante de fondo. Lo más recomendable es que las cosquillas no las hagan ambos padres a la vez, ya que para los niños es difícil controlar el juego con dos adultos al mismo tiempo.

¿Cuándo es el momento apropiado?

El momento apropiado para jugar a las cosquillas es cuando tu hijo te da muestras de que desea jugar porque está llamando tu atención y buscando tus reacciones, o porque ha respondido positivamente a tu primer intento. Por el contrario, nunca hay que intentar:

  • hacerle cosquillas a un niño cuando está enfadado, con sueño o hambre, ya que el efecto es contraproducente.
  • cuando se le ha negado algo y, a cambio, se le ofrece jugar a las cosquillas.

Encuentros especiales

Recuerda que debe ser tu hijo quién marque el ritmo de juego. Puedes empezar haciéndole cosquillas suavemente en las piernas y en las plantas de los pies y ver cómo reacciona. Si lo acepta, sabes que puedes continuar, pero prestando atención a sus reacciones y nunca intentando sobrepasar los límites de su rechazo con más estímulos.

Aprender a anticiparse a los acontecimientos

Las cosquillas constituyen un juego excelente mediante el cual los niños desde muy pequeños no sólo disfrutan del contacto físico y afectivo sino que también aprenden a anticiparse a los acontecimientos. Desde que mamá o papá levantan una mano, la mueven por ejemplo como se mueven las patas de una araña y tocan al niño, hay un tiempo de espera en que el niño sabe que debe esperar a que esto suceda. Cuando son mayores y conocen más signos de lenguaje no verbal, puedes hacerle gestos o mímica de cosquillas desde una mayor distancia. No dudes que él sabrá de antemano cuáles son las claves de vuestro código secreto.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cosquillas, emociones, familia

Nora Rodríguez

Nora Rodríguez  ·  Happy Schools Institute

Escritora, ensayista y pedagoga, así como pionera en el estudio de la violencia escolar en España y un referente mundial en innovación pedagógica. Durante más de veinte años ha impartido conferencias y formación sobre educación a profesores y directivos de diversas universidades, y a padres en organismos internacionales.

Comentar post