Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

"La tierra y el insecto"

La hora del cuento  · 

"La tierra y el insecto"

Por Matilde Toimil

Un cuento para acercar a los niños a la naturaleza, la tierra y los insectos. Para que aprendan a valorarla, respetarla y tomen consciencia de que los animales se ven afectados por nuestro impacto medioambiental.

Puede que en una impenetrable selva, una remota isla o un inhóspito desierto, el espíritu de la tierra tiene escondido un árbol muy especial.

Cuando de sus ramas cae una hoja, en el algún lugar aparece una nueva planta o animal.

Un día, el espíritu de la tierra reunió a todos los animales y les enseño lo que parecía un palo muy pequeñito.

Esto que veis aquí es la última hoja que cayó de mi árbol. No es una planta ni una semilla, es un pequeño insecto que os necesita.

-Yo le daría mis ojos si pudiese.- Dijo una lombriz de tierra.

-Yo puedo hacerlo- dijo el espíritu de la tierra- ¿Le darás tus ojos al pequeño insecto?

-Sí.- Dijo la lombriz.

Que así sea, a partir de ahora el insecto palo tendrá ojos y las lombrices vivirán bajo tierra bajo mi protección alimentándose de mí.

-Yo le daré mis patas.- Dijo una serpiente.

A partir de ahora, el insecto palo tendrá patas y la serpiente aun sin patas podrá ser tan rápida como lo era antes, subir a los árboles y hasta nadar.

-Yo le daré mi boca.- Dijo una esponja.

El insecto palo tendrá una boca y aunque nadie recuerde su antigua forma la esponja vivirá bajo el mar alimentándose del agua que atraviese su cuerpo sin que ningún animal la moleste.

-Muchas gracias.- Dijo el insecto palo, ahora que tenía boca.

-Yo le daré mi pelo.- Dijo una rana.

A partir de ahora, las ranas no tendrán pelo, pero su piel será tan especial que podrán respirar a través de ella y...

-El insecto palo interrumpió y dijo: No necesito el pelo no tengo ni frio ni calor. Muchas gracias.

De entre los animales se levantó uno gritando:

-Yo, yo, yo. Me vendría muy bien. Cuando hace sol se me quema la cabeza y cuando hace frio se me congelan las orejas.- Dijo un humano.

Que así sea. Dijo el espíritu de la tierra. El humano tendrá pelo en su cuerpo como mejor le convenga.

-Yo le daré mi habilidad de las manos.- Dijo un canguro.

De ahora en adelante el canguro tendrá una larga cola y fuertes piernas que le permitirán dar grandes saltos y como le resultara difícil llevar a sus bebes en brazos tendrá un marsupio en su barriga para llevarlos de un lado a otro.

-Gracias.- Dijo el insecto.- Solo necesito mis patas para agarrarme a las hierbas.

-Yo, yo, yo. Me vendría muy bien, cuantas cosas podría hacer.- Dijo el humano.

Entonces el hombre tendrá la habilidad en sus manos.

-Yo le daré mi inteligencia.- Dijo un mosquito.

Desde ahora, los mosquitos solo tendrán que saber que deben encontrar un animal para chuparle la sangre.

-No quiero la inteligencia. Me encuentro muy bien ahora. Muchas gracias.

-Yo, yo, yo. No sé si me vendrá bien pero quien sabe.- Dijo otra vez el humano.

A partir de ahora el humano tendrá la inteligencia para aprender y descubrir muchas cosas. Pero antes de iros quiero dar un regalo a alguien que lo necesita.

Les daré el amor a todos los humanos, le hará querer compartir su vida con su familia y amigos, será su mayor virtud y no habrá nada que los haga más felices.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuentos sobre la tierra, cuentos sobre insectos

Comentar post