Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Las espantosas verdades de Halloween

Valores y emociones  · 

Las espantosas verdades de Halloween

Por Héctor Mellinas

Este fin de semana celebramos el ya instaurado en nuestra cultura globalizadamente cosmopolita Halloween y por eso en Boolino queremos hablaros del concepto clave que define esta celebración y que no siempre se ha entendido como debiera.

Hemos dicho en más de una ocasión que celebrar Halloween significa sacar a la calle nuestros miedos y mostrar abiertamente que éstos no nos paralizan ni nos condicionan, que, en realidad, no tememos que alguien con una máscara blanca más alargada que el cuchillo que lleva en la mano nos apuñale. Pero esto no es verdad.

Celebrar Halloween no tiene nada de terapéutico para nuestros miedos reales. Lo que llevamos a la calle son sustos, aquellos estímulos que nos paralizan un segundo antes de poderlos superar y seguir con total tranquilidad. Cómo integrar estos sobresaltos es, podríamos decir, la finalidad de libros como Cuando ruge el león, un álbum ilustrado a acuarela de Corimbo que se centra en superar conflictos para dejar de lado la negatividad de la situación del mismo modo que Halloween permite presentar estos espantos desde la inocencia y el humor, de modo que aquello que nos asusta pasa a quedar asociado con algo positivo.

Lo que no somos, sin embargo, capaces de sacar de nuestro fuero interno es aquello de verdad nos da miedo y que pocos son los que se atreven a reconocerlo. Charles Bukowski (1920 – 1994) es uno de los escritores que, sin ningún tipo de pudor, ha vomitado sobre el papel verdades dolorosas sobre la condición humana de un modo violentamente sórdido.

folliesSituado temporalmente en la América de Roosevelt, en plena depresión civil, los personajes protagonistas de Tráeme tu amor y otros relatos, editado por Libros del Zorro Rojo con las excelentemente acordes ilustraciones de Robert Crumb (cuya iconografía de cómic le va como anillo al dedo a Bukowski), son seres que comparten y exteriorizan de un modo que roza la psicopatía algunos de los miedos inherentes al ser humano como son el miedo a ser sustituido (ya sea a nivel sentimental o bien en un plano profesional) y el rechazo a perder la capacidad de control de las situaciones.

Bukowski construye, en buena medida, con sus personajes la que ahora denominamos típica imagería americana: las Ziegfeld Follies, varietés de carretera, bajos fondos alcoholizados... Todos ellos elementos sórdidos que plagan las páginas del alineado escritor, cuya denuncia, en última instancia, es el control que la época ejerce sobre el hombre y que les lleva a recurrir a todo tipo de adicciones; solo aquellos capaces de superar las presiones del contexto, de no dejarse llevar por la recesión económica y moral americana, sobrevivirán a la presión que sus miedos ejercen.

El contexto de crisis permitió actuar en nombre de los miedos personales, algo mucho menos inocente que los sustos que caracterizan una celebración como Halloween.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: Charles Bokowski, libro ilustrado, Halloween, sustos, miedos

Comentar post